El programa Soy Frigo llega por primera vez a Cataluña y ofrece oportunidades laborales a personas con discapacidad intelectual


El programa de 'venta con propósito' Soy Frigo elige Badalona como punto de partida de la iniciativa en Cataluña.  Desde su nacimiento en 2015, la iniciativa ha aportado formación y una primera oportunidad laboral a más de 4.500 personas en España a través de la venta con propósito, ayudando a personas jóvenes y, sobre todo, a los colectivos vulnerables. Ahora, la iniciativa de la conocida marca de helados llega a la ciudad de la mano de la Fundación Badalona Capaç.

La edición de este año del programa, que se ha puesto en marcha en la ciudad, representa una oportunidad para cuatro badaloneses que, a través de la venta con propósito, aprenderán el oficio de la venta al por menor mientras impulsan sus capacidades. El punto de venta de helados, que en este caso es estático y está situado en el Paseo Marítimo de Badalona, está abierto de 11:00h a 20:00h a todos los badaloneses que se quieran acercar.  Desde 2015, Soy Frigo ha generado un impacto positivo a más de 10.000  personas en Europa y más 100.000 en todo el mundo, muchas de ellas con algún tipo de discapacidad o con riesgo de exclusión social y laboral.

La incorporación de esta iniciativa de inserción laboral en Badalona ha sido posible gracias a la colaboración de la Fundación Badalona Capaç, que lucha por la integración laboral de personas con discapacidad intelectual.  El impacto social de esta iniciativa se basa en la inserción laboral a largo plazo; no solo se formará a las personas contratadas, si no que también se facilitará un monitor a cada una de ellas para proporcionarles toda la ayuda que necesiten y para asegurar que su experiencia laboral  en Soy Frigo es un éxito.

La edición de este año se ha puesto en marcha en el Paseo Marítimo con la presencia del alcalde de Badalona, Rubén Guijarro;  de la presidenta de la Fundación Badalona Capaç, Maite Arqué, y de la responsable nacional de Soy Frigo, Cristina Nadal. El acto también ha servido para presentar el punto de venta con las dos bicicletse ubicadas en el paseo marítimo de Badalona.  "Todo badalonés tiene derecho a una oportunidad laboral -asegura el alcalde de Badalona, Rubén Guijarro- es por ello que celebramos la llegada del programa Soy Frigo a nuestra ciudad, a la vez que continuamos trabajando por un comercio y un turismo sostenible y con un impacto social positivo". 

Por su parte, Maite Arqué, presidenta de Badalona Capaç, ha destacado que "el programa Soy Frigo aporta un gran apoder a sus participantes y ayuda a visibilizar las capacidades que tienen las personas con discapacidad intelectual.  Esta iniciativa permite continuar mejorando la calidad de vida de las personas con las que trabajamos a través de la inclusión social y el desarrollo personal."

Finalmente, Cristina Nadal, responsable de Soy Frigo en España, destaca la necesidad de que "las empresas y las marcas enfoquen sus acciones más allá del aspecto comercial, y que busquen generar un impacto positivo conjunto a través de un propósito que aporten mejoras a nuestros pueblos y ciudades".  Por ello, son necesarias las alianzas y tal y como dice siempre la Ana Palencia, "Se trata de compartir y no competir".

 

Sobre 'Soy Frigo'

"Soy Frigo" es un programa de venta con propósito con un alcance mundial y está impulsado por Unilever a través de su marca de helados Frigo®. Con la iniciativa, los participantes tienen la posibilidad de mejorar su empleabilidad y vivir experiencias profesionales gestionando un punto de venta de helados móvil o fijo. Previamente, todos los participantes reciben una formación en línea en desarrollo personal y profesional con el objetivo de mejorar sus aptitudes y su empleabilidad futura. El programa, que nació en España en 2015, se ha exportado a diferentes países de todo el mundo hasta alcanzar un impacto positivo en más de 100.000 personas en todo el planeta.

 

Sobre Fundación Badalona Capaç

Desde la Fundación Badalona Capaç velamos por la inclusión y la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo (DID). Trabajamos desde el reconocimiento individual de la persona, garantizando los apoyos necesarios en el camino hacia la mejora de su calidad de vida, así como la de sus respectivas familias, en la defensa de sus derechos y promoción de la ciudadanía.