AMBAR reivindica el valor de lo pequeño en su nueva campaña


AMBAR, la pequeña cervecera del Ebro, presenta este verano el lema “Ser pequeño sabe mejor”, demostrando que independientemente del tamaño, con un producto excelente es posible ilusionarse, superar retos complicados y ganar a los grandes.

Queremos mostrar la pasión con la que elaboramos nuestra cerveza dice Sergi Martínez, director de marketing del Grupo Agora, al que pertenece Ambar.  La campaña refleja en distintas situaciones cómo tener un gran tamaño no es lo más importante para ganar en el deporte, triunfar en la cultura o tener éxito en cualquier proyecto. Es al revés, ser pequeño es una singularidad que permite ser auténtico, inconformista y muy exigente, y así  vencer las dificultades y ser más feliz. De hecho, ¡es la historia de nuestra vida! añade Martínez.

En el spot aparecen varios cerveceros divirtiéndose entre lúpulos para señalar que “siendo tan pequeños son los únicos que pueden usar lúpulo recién molido”, lo que les permite elaborar “un cervezón”. Este novedoso proceso de molido del lúpulo en flor mantiene intactos los perfiles aromáticos que ofrecen amargor a la cerveza, resultando en un sabor más fresco durante más tiempo.

La campaña, que arranca este domingo 10 de julio en las principales cadenas de televisión, utilizará también el exterior y el medio digital. Entre las acciones especiales previstas dentro de la campaña, se encuentran también el patrocinio de espacios en programas de gran audiencia o la instalación de lonas en edificios.

 

Nueva imagen de marca

Desde hace unas semanas, Ambar está en los lineales de supermercados y los establecimientos de hostelería con una imagen renovada. Mantiene sus colores tradicionales en blanco y rojo, y señala su origen a orillas del Ebro desde 1900. Para acompañar esta renovación, se ha lanzado una nueva botella, más sostenible, fabricada en un 85,5 % con vidrio reciclado y aligerada en su peso, que además reduce el consumo de papel por el menor tamaño de la etiqueta y la desaparición del collarín.

Como se señala en la nueva campaña, tras años investigando cómo mantener el frescor aromático durante más tiempo, Ambar ha decidido moler el lúpulo en flor inmediatamente antes de cada cocción, incorporando intactas las partículas aromáticas que aportan esa sensación diferente e inigualable en su cerveza.