El nuevo premix de Tanqueray reivindica la sencillez del gin tonic


¿A quién no le gusta disfrutar de una puesta de sol con su pareja, un encuentro con los amigos íntimos o una cita con los compañeros después del trabajo? La verdad es que cada vez disfrutamos más de las cosas simples de la vida, descubriendo nuevas formas de vivir y de disfrutar. Para aquellos que creen que la clave de la elegancia reside en la sencillez, Tanqueray Gin Tonic se convierte en la propuesta perfecta con la que celebrar este 19 de octubre, el día internacional dedicado a este deseado cóctel por muchos.

El origen del gin tonic se remonta al sigo XIX, cuando los soldados británicos -que se encontraban en la India- mezclaron por primera vez ginebra y tónica para suavizar el sabor amargo de la quinina, medicina natural contra la malaria. En aquel entonces se rumorea que también incluían ya zumo de limón y azúcar a la receta. Hoy en día, el famoso cóctel ha conseguido lo que otros muchos han intentado: conquistar los paladares más exigentes de todo el mundo.

En un paso más por reinventarse, la ginebra británica premium, Tanqueray, ha traído una forma de disfrutarlo como nunca: Tanqueray Gin Tonic. Y llega en dos ediciones, London Dry y Flor de Sevilla, a través de la cuales se podrá descubrir un sabor inconfundible. Sus botánicos, sus toques cítricos y su formato práctico lo hacen ideal tomarlo para cualquier momento, pero sobre todo para el tardeo. ¡Tan fácil como abrir y disfrutar!
 
Se puede servir con hielo en un highball (vaso alto y ancho), incluyendo una rodaja de lima para la versión London Dry, o de naranja para la versión Flor de Sevilla. Si se prefiere, también se puede tomar muy frío directo de la botella con pajita.

Se puede comprar Tanqueray Gin Tonic London Dry y Tanqueray Gin Tonic Flor de Sevilla en sus formatos de 275 ml. en esta dirección y en supermercados por un precio de 3€.