Al día

Baileys y Glovo te llevan a casa la carta de postres más grande de España


Gracias a la colaboración entre Baileys y Glovo, podrás disfrutar en Madrid y Barcelona de La Caprichería de Baileys, la carta de postres más grande de España elaborados con las distintas variedades de la famosa crema de whisky irlandesa. Podrás disfrutarlos a través de la aplicación de Glovo, donde tiene su propia burbuja.

Allí encontramos una selección de los dulces creados en exclusiva por algunos de las más importantes reposterías del país, como el chef Miquel Escursell; o los famosos Manolitos de Manolo Bakes. Un viaje por una indulgente “burbuja dulce” que también incluye los más deliciosos postres y caprichos que se pueden imaginar. Desde los clásicos “de toda la vida” como los churros de Chocolatería San Ginés, reinventados con un twist de Baileys; hasta los más divertidos y sorprendentes como los tequeños rellenos de Baileys de Teke Factory.

Originales postres de autor, “estacionales” en edición limitada, o los famosos postres de Navidad, panettones, roscones, etc. Todos elaborados con las distintas variedades de Baileys: Original, Chocolat Luxe, Strawberries & Cream y Almande.

Por parte de Diageo, esta iniciativa permite disfrutar las creaciones artesanales y de pequeños comercios que ha desarrollado para estas Navidades a domicilio.  Así se pueden degustar de forma cómoda y segura en unos momentos tan necesarios para contribuir a su reactivación.

Desde Glovo queremos ofrecer a los usuarios el máximo de opciones posibles para llegar así a todos los gustos y momentos de consumo. Con este acuerdo, hacemos posible endulzar aún más los postres que los usuarios pueden encontrar en la app y ofrecerles, así, la mejor experiencia posible¨. Afirma Diego Nouet, Director General de Iberia de Glovo.

Sin lugar a duda, el 2020 ha sido un año de cambios y de una ¨nueva normalidad¨ que ha hecho que perdamos viejos hábitos e incorporemos a nuestra rutina nuevas costumbres que, aunque estuviesen presentes, ahora, las normalizamos cada vez más.

Un ejemplo de esto es nuestra manera de consumir, sobre todo en la gastronomía que ha dado un giro de 360º. Si bien antes disfrutábamos de merendolas de chocolate con churros, de las tapas y de las cañas con los amigos, estos meses nos han enseñado a disfrutar también desde casa el plato de nuestro restaurante favorito o, por qué no, a recrearlo desde nuestras cocinas.

Otra tendencia que vimos y que llegó a muchos hogares para quedarse, ha sido el tiempo que dedicamos a cocinar. La demanda a través de Glovo de productos para hacer repostería en casa, como harina, huevos y; levadura, creció tanto durante el período de confinamiento como la de productos de parafarmacia.

Aunque sabemos que siempre están los más duchos en los fogones y los menos cocinillas, estos meses fueron ejemplo de lo importante y satisfactorio que es no dejar de darnos ese capricho y momento de placer, de hincar la cuchara en un buen postre.

Por ello y sabiendo que este año serán unas Navidades diferentes, con este proyecto, Baileys y Glovo apuestan por hacerlas más dulces. Convirtiéndose en el placer indulgente por excelencia, de los maestros reposteros de cada casa y los amateurs que aún lo intentan. Haciéndonos sentir más cerca de los que tenemos lejos y por qué no, garantizándonos el postre para esas cenas y reuniones, ahora un poco más reducidas, pero igual de importantes.

 

                                                 #dateuncapricho