Al día

Zebra identifica las cuatro áreas estratégicas donde la tecnología puede ayudar a las pymes a agilizar la salida de productos de sus almacenes

Zebra Technologies Corporation, empresa innovadora con soluciones y socios que permiten a los negocios mejorar su rendimiento, ha identificado cuatro áreas estratégicas en las que la tecnología puede ayudar a las pymes a optimizar la gestión de sus almacenes y mejorar la preparación, el empaquetado, el envío y la entrega de pedidos.

Según el Warehousing Vision Study1 de Zebra Technologies, realizado antes de la pandemia, el 77% de los operadores de almacenes estaba de acuerdo en que necesitaba modernizar sus instalaciones, pero admitían que eran lentos a la hora de implementar nuevos dispositivos y tecnologías. Ahora, sin embargo, los cambios en el mercado han hecho que todo este proceso se acelere. De hecho, el McKinsey Global Institute señala que la digitalización y la automatización de los procesos podría suponer hasta un 60% de crecimiento en la productividad anual. 

Aunque muchas pequeñas y medianas empresas vieron disminuidos sus ingresos en 2020 -o incluso tuvieron que parar sus operaciones-, otras aprovecharon para acelerar sus planes de automatización y sus inversiones en digitalización tecnológica”, comenta Amanda Honig, Small and Medium-Sized Business (SMB) Industry Lead de Zebra Technologies. “El cambio es una constante y la pandemia no será el último imprevisto que afecte las cadenas de suministro. Las pymes han aprendido que es vital tener un mayor control de sus operaciones y conseguir una mayor visibilidad de toda la cadena de suministro les ayudará a conocer el estado exacto del inventario o la ubicación de los activos y el personal para ajustar proactivamente sus estrategias. Esto será importante sobre todo ahora que se está recuperando la confianza de los consumidores y se acerca la temporada de compras navideñas”,

La tecnología y las soluciones que pueden ayudar a las pymes a ofrecer el mejor servicio al cliente son las mismas que utilizan las grandes empresas, sólo que adaptadas a las necesidades de un negocio de menor volumen:

  • Paso 1: facilitar la preparación de los pedidos en el almacén. Según el Instituto de Tecnología de Georgia2, la preparación de pedidos representa el 63% de todos los costes operativos de un almacén. También es uno de los procesos que más tiempo consume y tiene una de las tasas más altas de rotación de empleados. Las apps móviles y los dispositivos portátiles de manos libres ayudan a coger artículos o manejar carretillas elevadoras de forma rápida y segura. Si los dispositivos se sincronizan con el software de gestión de tareas y las aplicaciones de realidad aumentada adecuadas, los trabajadores sabrán exactamente dónde ir y qué coger para cumplir con cada pedido, sin perder tiempo ni energía. Además, a medida que el negocio crezca, se puede considerar la integración de otras tecnologías, como los robots móviles autónomos (AMR) o los robots colaborativos (cobots) que pueden operar ayudar a los trabajadores a trasladar los artículos a las estaciones de embalaje.

 

  • Paso 2: mejorar el empaquetado de los pedidos. La modernización del proceso de empaquetado es otro factor importante para garantizar la satisfacción del cliente. Los dispositivos portátiles y el software inteligente de gestión del flujo de trabajo ayudan a decidir a los trabajadores de primera línea sobre los materiales ideales para embalar cada producto o palé, de tal forma que cada mercancía esté más protegida y no se dañe durante el trayecto. También deben añadirse a los paquetes etiquetas con códigos de barras y RFID para que los operarios del almacén, los clientes e incluso los consumidores finales puedan localizar sus artículos en cualquier punto del proceso de envío. Esto ayuda a reducir la pérdida de artículos y evitar la falta de stock, ya que los operarios pueden acceder al inventario según sea necesario.

 

  • Paso 3: asegurar que los pedidos salgan y se dirijan a la dirección correcta. Los inspectores de control de calidad y los responsables de logística, equipados con dispositivos móviles multifuncionales, pueden utilizar escáneres de códigos de barras o lectores RFID para garantizar que cada paquete etiquetado o pedido paletizado esté completo y cargado en el remolque correcto con el transportista adecuado. Todos los operadores de almacén o centros de distribución deberían utilizar sistemas RTLS (sistemas de localización en tiempo real) para ver los productos que entran y salen. La instalación de lectores RFID fijos en las puertas de los muelles de carga puede automatizar este seguimiento del inventario y evitar los costes asociados a los envíos erróneos. Las soluciones basadas en cámaras y sensores también pueden proporcionar visibilidad sobre la utilización de remolques o contenedores.

 

  • Paso 4: confirmar la entrega de los pedidos. Hay una gran cantidad de soluciones tecnológicas que pueden utilizarse para ayudar al personal del almacén, a los conductores de reparto y a los clientes a seguir los movimientos de los pedidos, ya sea por camión, avión, barco o ferrocarril. El GPS, los dispositivos electrónicos de registro, los ordenadores móviles y otras soluciones inalámbricas conectadas pueden añadirse a los productos y a los vehículos para conseguir una visibilidad en tiempo real de las horas de salida y llegada. Si algo se retrasa, se puede alertar a los partners de la cadena de suministro y a los clientes. Finalmente, al llegar al centro de distribución, a la tienda o a la casa del consumidor, un rápido escaneo del código de barras o la lectura de la etiqueta RFID puede confirmar la recepción del pedido. 

 

Para obtener más información sobre las soluciones adecuadas para ayudar a las pymes y los pequeños almacenes a transformarse digitalmente y satisfacer mejor las demandas de los clientes, pinche aquí.