Al día

Las empresas reclaman a la administración una regulación homogénea en las ciudades para la distribución de mercancías

El I Congreso AECOC de Smart Distribution reunió a los responsables de logística de empresas líderes como Mercadona, Mango, Veepee Group, Coseral y Cofares, que analizaron el impacto que ha tenido el COVID-19 en sus operaciones

El I Congreso AECOC de Smart Distribution reunió en su jornada de clausura a los responsables de logística y cadena de suministro de Mercadona, Mango, Veepee Group, Coseral y Cofares para analizar qué retos tienen ante sí las compañías en el ámbito de la distribución urbana. Todos los portavoces empresariales coincidieron en reclamar a la administración una armonización en la regulación del tráfico en las ciudades, que evite condiciones diferentes en cuestiones estratégicas como el acceso, el tipo de vehículos permitidos, la gestión de las zonas de carga y descarga o la gestión de la logística nocturna, entre otros.

“En ocasiones tenemos que recurrir a acuerdos con los ayuntamientos de las ciudades en las que operamos para poder hacer nuestros procesos logísticos, y no creemos que sea una solución adecuada; pedimos a la administración una regulación homogénea que unifique las condiciones para la distribución de mercancías en todas las ciudades”, reclamó el responsable de movilidad de Mercadona, Paco Roselló.

En la misma línea se expresó el director de transporte de Mango, Paco Fernández, que pidió “diálogo para unificar la normativa en todo el país y no volver loco al sector” tras reconocer el espíritu colaborador que están mostrando tanto la DGT como la administración.

En el detalle de medidas a aplicar, Fernández consideró urgente iniciar el proceso de digitalización de las zonas de carga y descarga, la creación de carriles multiusos, la electrificación de la última milla y el despliegue de redes de taquillas para la entrega de paquetería. “Creemos mucho en la solución de taquillas; da autonomía al distribuidor para hacer entregas en horarios fuera de lo habitual, y al cliente para recoger el pedido cuando lo considere”.

Impacto del COVID
Una de las cuestiones centrales del debate fue el impacto del COVID-19 y del confinamiento en las operaciones logísticas de las empresas. El portavoz de Mercadona aseguró que el crecimiento del online aún no se ha detenido y ha recordado que la empresa apuntaló su estrategia de distribución en la última milla con la apertura de su tercera colmena en Getafe y la inversión en vehículos y personal realizada por la empresa.

Roselló también aplaudió las medidas adoptadas por el gobierno durante la crisis, como la flexibilización de los horarios de descarga y los descansos, que “fueron muy positivas para abastecer a los supermercados”.

El COO de Veepee Group, Víctor del Pozo, indicó que las ventas del grupo de comercio online crecieron entre el 75% y el 100% durante las semanas de confinamiento. “Hemos tenido que resolver algunos retos, como adaptar nuestro surtido a un cliente que estaba en casa y cambiar los procesos de entrega para evitar el miedo al contagio”.

De cara al futuro, del Pozo asegura que la crisis sanitaria ha acelerado tres años el crecimiento previsto del e-commerce y augura un futuro próximo con un cliente mucho más digital y que trabajará mucho más desde casa, lo que provocará un aumento de la entrega a domicilio.

Fernández, por su parte, apuntó a que Mango ha ganado unos 900.000 usuarios en sus plataformas online durante el confinamiento. “Hemos superado el plan de negocio a tres años para el e-commerce y hemos vivido semanas con ventas equivalentes a un Black Friday de forma constante”, explica Fernández,

Aun así, reconoce dificultades en el proceso. “Vivimos un frenazo en seco de las ventas en las primeras semanas y ahora debemos adaptarnos a una nueva realidad, en la que seguiremos apostando por las tiendas como punto de experiencia física para los clientes y en las que tendremos que profundizar la experiencia omnicanal”.

Sostenibilidad y logística inversa
Otro de los puntos en la que todos los participantes en el debate coincidieron es en el hecho de que la crisis sanitaria no ha restado importancia a la sostenibilidad como eje estratégico de sus procesos logísticos. “No tenemos que olvidar la reducción de emisiones que vivimos durante el COVID, por lo que debemos buscar la manera de transportar más consumiendo menos recursos naturales”, argumentó Roselló, que indicó que la estrategia de Mercadona pasa por optimizar la eficiencia en la carga -hoy superior al 90% por envío-, analizar las rutas y renovar las flotas tanto de camiones como de vehículos de última milla.

El portavoz de Mercadona reivindicó el modelo de la empresa de “ser sostenibles e invisibles para los vecinos”, a la hora de evitar ruidos y apostar por las horas menos transitadas. Coincide esta visión con la de Mango, que también tiene en la entrega nocturna uno de sus puntales para la sostenibilidad tanto acústica como ambiental en sus procesos de entrega de última milla.

Fernández reconoció que estos procesos logísticos en tienda en las horas valle no solo facilitan las entregas y son más sostenibles, sino que les permiten ser más eficientes en los procesos de logística inversa y devoluciones. “Toda solución de ida debe ser aplicable a la vuelta. Hay sectores en los que las ratios de devolución están por encima del 60%, por lo que ser capaces de aprovechar los procesos de entrega para gestionar estos retornos es sumamente importante".