Al día

Fontaneda cuida el medio ambiente y la calidad de su trigo con Compromiso Harmony


Desde ya hace varios años, Fontaneda, la mítica marca de galletas de Mondelez International, abandera en España el Compromiso Harmony, un programa de buenas prácticas que tiene como objetivos preservar la biodiversidad, limitar el impacto medioambiental y mejorar la calidad de la producción de trigo. A través de este proyecto, Fontaneda emplea de manera exclusiva la variedad de trigo Harmony, un trigo de máxima calidad y respetuoso con el entorno.

 

Del trigo sostenible a la galleta

Es curioso pensar cómo de unas semillas de trigo se materializan las galletas Fontaneda. Pero detrás de cada galleta existe una compleja elaboración, que comienza desde la plantación de las semillas de trigo en otoño hasta la llegada de la primavera, que es cuando brotan las espigas del trigo en los campos de Fontaneda en diferentes comunidades españolas. Con la llegada del verano, se realiza ya la cosecha del trigo sostenible que se utiliza para elaborar las galletas Fontaneda.

Javier García Alcazar, Senior Brand Manager Bakery Spain Mondelēz International, destaca que “es muy importante la implicación de todos los agricultores locales de Castilla y León, Navarra y Aragón que forman parte del Compromiso Harmony. Gracias a ellos logramos dos objetivos muy importantes para nosotros: cuidar del medio ambiente y asegurar el gran sabor familiar de nuestras galletas”.

 

Preservar la biodiversidad

Los más de 138 agricultores que están unidos a este proyecto no solo se encargan de la plantación y recolección del trigo, también llevan a cabo prácticas agrícolas que ayudan a preservar la biodiversidad y cuidar del medio ambiente, enmarcadas dentro del Código de buenas prácticas del Compromiso Harmony.

Este Código contiene 51 requisitos, como por ejemplo, el de la plantación de flores silvestres en cada uno de los campos Harmony para garantizar el proceso de polinización. Es vital que la población de abejas y de mariposas crezca para favorecer el equilibrio ecológico. Por ello, las flores silvestres se convierten en un reclamo para estos insectos y provocan el incremento de su población. Desde la puesta en marcha de este punto, ya se ha triplicado el número de la población de abejas.

 

Jesús Calleja, nuevo embajador del Compromiso Harmony

Para difundir los valores y  beneficios del Compromiso Harmony, el alpinista y aventurero Jesús Calleja se ha convertido en el embajador de la nueva campaña de Fontaneda “Cuidando lo nuestro, cuidamos de ti”. Por ello, fiel a su filosofía vital, Calleja ha conocido de primera mano los secretos del Compromiso Harmony de la mano de Javier Gómez-Corcuera, agricultor que le explicó el proceso del trigo sostenible de Fontaneda, desde la siembra hasta la cosecha.

“He podido conocer un proyecto que apoya a los agricultores locales de regiones tan espectaculares como Castilla y León, Navarra y Aragón en la búsqueda del mejor trigo posible, mientras proporciona herramientas para proteger el medio ambiente que rodea los campos seleccionados. Trabajar en proporcionar calidad a nuestra tierra y hacerlo de forma sostenible, a través de iniciativas como el Compromiso Harmony, nos ayudará a controlar el cambio climático”, comenta Jesús Calleja.

 

Cómo llevar el trigo sostenible a nuestra casa

Aunque la filosofía del Compromiso Harmony puede considerarse exclusiva del entorno rural, trasladar la elaboración de trigo del campo a la ciudad es posible. Como si de una manualidad se tratara, hacer crecer trigo sostenible como el que emplea Fontaneda en sus galletas puede ser una tarea sencilla y entretenida. Por ello, para sembrar hierba de trigo sostenible en casa necesitamos seguir cinco sencillos pasos, que además, resumimos en este vídeo.

1- Coger las semillas de trigo y dejarlas en agua durante 6 u 8 horas.

2- Después de este tiempo, escurrir las semillas e introducirlas en una bolsa germinadora, donde deben estar 24 horas. Además, en este paso, debemos asegurarnos de que las semillas siempre estén mojadas

3- Tras ese proceso, las semillas ya estarán listas para plantarlas en la tierra. Cogemos sustrato ecológico y lo introducimos en un macetero. Justo después, colocamos las semillas de trigo encima de la tierra, del sustrato, sin necesidad de enterrarlas, y la regamos.

4- Dejamos la maceta durante tres días en un lugar de nuestra casa donde no tenga luz natural. Si no tenemos, introducirla en el armario es una solución. Hay que asegurarse de seguir regándolo y que la tierra siempre esté mojada.

5- Después de ese periodo, debemos sacarlas a la luz natural, aunque evitando el sol directo. Durante 7 y 10 días la hierba habrá crecido lo suficiente para ser recolectada. Aunque, si queremos ver el trigo al igual que está en el campo, debemos trasplantarlo, dejarlo crecer y secarlo hasta que adopte su color amarillento natural.