Al día

"Ángel de Viñas" de González Byass recuperará dos viñedos singulares ubicados en el corazón de Espiells

La segunda iniciativa de “Ángel de Viñas” de González Byass tendrá como objetivo la recuperación y conservación de dos viñedos de Xarel.lo y Macabeo localizados en Espiells, zona vitivinícola histórica del Alto Penedés. Con 40 y 50 años, respectivamente, se ubican en un pequeño enclave rural con mucha riqueza natural y vitícola. Ambas parcelas, trabajadas por varias generaciones de una familia de viticultores vinculada durante años a Vilarnau y procedentes de Espiells, serán las protagonistas de la segunda acción de este plan que González Byass y su Fundación han puesto en marcha en colaboración con la Universidad Politécnica de Madrid.

La primera parcela, de la variedad Xarel.lo, cuenta con una extensión de 1,2 hectáreas. Desde el 2019, Oriol Roig, integrante de una familia de viticultores vinculada a Vilarnau, cuida este viñedo de 40 años de antigüedad dividido en dos parcelas. Una se encuentra en la parte superior de la ladera y se injertó manualmente en 1982. La segunda, en la parte inferior, fue injertada en 1984. La extensión de este viñedo viejo presenta un suelo arcillo-calcáreo, con parte superficial de textura franco-limosa, lo que garantiza un buen drenaje de las lluvias. Asimismo, se caracteriza por la estructura de los vasos, así como por contar con unos brazos muy extendidos en el centro de la cepa, dos aspectos que reflejan su longevidad.

El segundo viñedo, de la variedad Macabeo y con 0,4 hectáreas, fue plantando en 1972 por el abuelo de Roig. Medio siglo después, cuenta con unas cepas de esta variedad que siguen un marco propio de la época de 13 por 5 palmos, con un suelo franco-arcilloso con muy buen drenaje. La viña presenta un pie rupestre (Rupestris du Lot), muy empleado tras la plaga de la filoxera y hoy ya en desuso en la región del Penedés.

La tierra y las cepas de estos dos viñedos serán el escenario donde los profesionales de González Byass realizarán las labores necesarias para cuidar el patrimonio natural que atesora este lugar. Un trabajo para el que han contado con la colaboración del Grupo de Investigación de Viticultura de la Universidad Politécnica de Madrid, integrado por profesionales de la talla de José Ramón Lissarrague, Vicente Sotés y Pilar Baeza.

Así, en los primeros compases de 2022, esta Familia de Vino inicia en el corazón de Espiells el segundo capítulo de “Ángel de Viñas”, un proyecto que comenzó en agosto de 2021 con la recuperación de un viñedo de 74 años de la Denominación de Origen Rueda, ubicado en Madrigal de las Altas Torres (Ávila).

Acerca de “Ángel de Viñas”

Enmarcado en el plan sostenible de González Byass “5+5 Cuidando el Planeta”, “Ángel de Viñas” trabaja para recuperar y conservar los viñedos viejos de España creando un ecosistema global y cooperativo que agrupe a técnicos, divulgadores, historiadores y universidades. Creado junto a su Fundación y en colaboración con la Universidad Politécnica de Madrid, esta iniciativa abre una ventana hacia el pasado que permite caminar en la dirección que fija el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 15 “Vida de ecosistemas terrestres”.

Para lograr su objetivo, “Ángel de Viñas” integrará, anualmente, tres viñedos singulares que González Byass adquirirá el compromiso de preservar su existencia, mantener su explotación y apoyar su divulgación. En esta apuesta de largo recorrido, los viñedos seleccionados contarán, durante un mínimo de tres años, con una protección económica que garantice la continuidad del plan, que podrá consistir en la compra de la uva, el vino o el apoyo en las labores necesarias para su conservación.

“Ángel de Viñas” es una nueva muestra del compromiso de esta Familia de Vino por el cuidado y la protección del suelo y los viñedos, una filosofía que guía su día a día en los lugares donde se encuentra y que ahora amplía al resto de la geografía vitivinícola española.