inicio
Lunes 19 de agosto de 2019
06/08/2019
preparar para imprimir

LA SALVE

 

Lanza su primera cerveza colaborativa

LA SALVE crea la primera cerveza colaborativa: LA SALVE Pika y se trata de un producto nuevo, innovador, una cerveza de calidad y kilómetro cero, elaborada con materias primas del entorno más próximo, pero además, se trata del primer fruto de la filosofía colaborativa que la primera cervecera de Euskadi ha puesto en marcha.

LA SALVE Pika es un producto recién hecho e ideal para esta época del año por sus cualidades refrescantes, con toda la calidad de la cerveza LA SALVE a la que se le ha  añadido zumo de limón natural exprimido; creado en colaboración con clientes, distribuidores y consumidores para adaptarse 100% a los gustos de los mismos, y, por este motivo, se lanzará de forma paulatina mediante la red de hostelería de LA SALVE.

La idea de mezclar cerveza con zumo de limón surgió en Alemania en los años 20, donde los ciclistas popularizaron este tipo de mezcla para calmar su sed. Allí se acuñó el término radler para este tipo de cerveza; sin embargo, aunque se conoce y reconoce, no se suele utilizar en Euskadi. Aquí, si quieres una cerveza con limón, pides una “pika”. De ahí el nombre de la primera cerveza con zumo de limón de LA SALVE: LA SALVE Pika.

Desde la fábrica de LA SALVE en Bilbao se lanzan esta semana al mercado 25.000 litros de LA SALVE Pika, con el objetivo de seguir valorando en 20 establecimientos amigos de LA SALVE el proceso de trabajo iniciado hace ahora 3 meses por el maestro cervecero, Luis Cachón, en colaboración con clientes, hosteleros, distribuidores y consumidores. Una vez testado el producto en estos establecimientos, durante 3 meses, se hará una valoración final y decidirá la extensión al conjunto de la red de clientes totales.

Y es que la fábrica de LA SALVE en Bilbao, abierta ahora hace un año, tiene como objetivo no solo hacer cervezas kilómetro 0 de calidad traccionando toda la cadena de valor, sino que también pretende ser punto de colaboración y de cercanía con el consumidor para elaborar productos 100% adaptados a sus gustos locales. Por este motivo, LA SALVE Pika nace de un trabajo colaborativo del maestro cervecero de LA SALVE, Luis Cachón, junto con consumidores; 110 clientes representativos; 10 hosteleros de los más de 2.500 con los que trabaja LA SALVE y del distribuidor PATXI KOOP.

En palabras de Luis Cachón, maestro cervecero de LA SALVE “LA SALVE Pika es una cerveza con limón, 100% natural, hecha con nuestros ingredientes de siempre a los que hemos añadido zumo de limón exprimido. Es fácil de beber, con apenas 3º, matices de olores frescos y a cebada y con un toque refrescante de limón que hará las delicias de los consumidores”. El nuevo producto estará disponible en 20 establecimientos hosteleros amigos y, en octubre, después de validado, se hará extensiva a toda la red de hostelería de LA SALVE que abarca más de 2.500 establecimientos.

Eduardo Saiz Lekue, director de cervezas LA SALVE ha querido destacar que “cuando despertamos LA SALVE, teníamos muy claro que no solo reflotábamos una empresa local, sino que su historia estaría ligada a la de Bilbao para siempre y que, precisamente esto, sería una de nuestras fortalezas y de nuestras mayores responsabilidades a la hora de competir en un mercado donde solo con marcas que enamoren a los consumidores seremos capaces de sobrevivir”. Ahora, fruto de ese compromiso, implanta en su fábrica de Bilbao la filosofía colaborativa, de la que LA SALVE Pika es el primer fruto.

Se trata, en definitiva, de conocer bien los intereses y preferencias de los consumidores y del lugar al que LA SALVE representa y elaborar, por lo tanto, productos ligados 100% al gusto de los consumidores.

 

Cervezas con historia, cervezas premiadas

Hace escasos días, LA SALVE ha visto reconocida la calidad de sus cervezas elaboradas en la fábrica de Bilbao con 2 Oros y 1 Plata en los World Beer Challenge, uno de los reconocimientos más importantes del mundo de la cerveza. Las cervezas premiadas con Oro han sido LA SALVE Txirene (91 puntos) y LA SALVE Botxo (90 puntos) y con plata, LA SALVE Sirimiri (89 puntos). Se trata de las “Cervezas con historia de Bilbao” que LA SALVE lanzó al mercado hace un año en colaboración con Bilbao Historiko, entidad que trabaja para recuperar las tradiciones de la Villa y recuperar su esencia dentro y fuera de ella.

LA SALVE  Sirimiri, fue la primera cerveza que se produjo en la nueva fábrica de LA SALVE en Bilbao y se caracteriza por ser una cerveza fácil de beber, pero con matices de olores frescos y a cebada. LA SALVE Txirene, por su parte, se caracteriza por su especial sabor a lúpulo y por ser cerveza de tendencia para los consumidores que buscan productos complejos; y LA SALVE Botxo, es una cerveza de trigo con mucha personalidad que ha cosechado un gran éxito entre los consumidores a lo largo de los meses que lleva en el mercado.

Ahora, LA SALVE Pika se une a esta categoría de “Cervezas con historia” de LA SALVE al recuperar un término cervecero muy arraigado entre los amantes de la cerveza en Bilbao y en Euskadi, donde la cerveza con limón se ha llamado históricamente “Pika”.

 

Acerca de LA SALVE

LA SALVE inauguraba hace ahora un año su fábrica en Bilbao. Se trata de la tercera fábrica que LA SALVE pone en marcha contando la que nació en 1886 en la Campa de La Salve y la posterior en la calle Artasamina. La puesta en marcha de lo que es el mayor centro productivo de cerveza de Euskadi ha conllevado una inversión de 2 millones de euros y supone el arranque de la producción de LA SALVE en Bizkaia. La nueva fábrica ha comenzado produciendo a un ritmo de 200.000 litros de cerveza km0 al año, con un cuidado proceso de elaboración y selección de la materia prima con origen cercano; cerveza generadora de valor, en unas instalaciones a la vanguardia de las fábricas cerveceras de Europa y con la idea de aumentar la producción paulatinamente.  LA SALVE es la segunda cervecera más antigua del país en activo y cuenta en su accionariado con la contribución de Mahou San Miguel, que posee un 42,7% en la cervecera bilbaína. Esta relación ha sido clave para reabrir la fábrica en la capital vizcaína. Con la puesta en marcha de estas instalaciones, LA SALVE recupera la producción local después de que su antigua fábrica cerrase sus puertas en 1977.

Las capacidades y recursos de Mahou y su respeto a un proyecto local están colaborando a que LA SALVE pueda cumplir su sueño de reinventar esta marca como cerveza de Bilbao que aspira a recuperar su hueco en el sector cervecero y conseguir el 10% de la cuota de mercado desde sus compromisos con lo próximo.

LA SALVE nace en 1886 de la mano de José Schumann y Cordés, hijo de un cervecero alemán, que instala una fábrica destinada a la elaboración de cervezas y bebidas gaseosas junto a la Ría. La fábrica original se ubicó en sus orígenes en la Campa de La Salve y de ahí heredó su nombre. Posteriormente se trasladó a poca distancia, al inicio de la calle Artasamina, pero siempre mantuvo un puesto de venta de cervezas en la Campa donde nació.

Desde 1910, LA SALVE estuvo en manos de la familia Pérez-Yarza, que regentaba en Bilbao numerosos negocios de alimentación y hostelería, entre ellos los cafés Boulevard y Arriaga, el Bar Carabanchel y el Hotel Excelsior.

www.lasalvebilbao.com                           



BUSCAR EN ESTA SECCIÓN
Introduzca unas palabras para realizar la búsqueda en la sección "Novedades del Mercado". Si lo desea puede limitar los resultados por periodos de tiempo.
Desde:
Hasta: