Al día

Las tendencias tecnológicas que están transformando el sector logístico, según Toughbook

La industria logística tiene la oportunidad de seguir mejorando la eficiencia y la eficacia con la tecnología y la inteligencia artificial, la realidad virtual y aumentada y con la robótica

Los negocios globales, desde el comercio electrónico hasta el transporte esencial de alimentos, se basan en la eficacia de la logística en la cadena de suministro. Se calcula que, solo en la UE, hay más de 4,3 millones de vehículos de transporte entregando mercancías en todo momento.

En este marco, una interrupción en la cadena de suministro logístico puede causar el caos. Los casos de errores logísticos abundan, especialmente en campañas como las de Navidad, en las que las empresas se esfuerzan por repartir la cantidad habitual de mercancía y a la vez satisfacer la creciente demanda de comercio electrónico.

Sin embargo, la tecnología sigue evolucionando y sus ventajas se pueden ver claramente en la industria logística. Las siguientes son algunas de las tendencias tecnológicas que tienen el mayor impacto:

 

1. Inteligencia artificial

VUCA es un término que se usa a menudo para describir los desafíos en la cadena de suministro moderna. Los volúmenes en logística pueden variar mucho de un momento a otro (volatilidad) y no son predecibles (incertidumbre). Al mismo tiempo, las cadenas lineales se están convirtiendo cada vez más en redes complejas (Complejidad), por lo que el motivo de ciertos cambios a menudo no está claro (Ambigüedad).

El resultado es que las empresas son constantemente emboscadas por cambios en, por ejemplo, los patrones de demanda, como se refleja en los centros logísticos. El número de pedidos que llegan a través de la web varía de un día a otro y de una hora a otra. Muchos consumidores realizan sus pedidos por la noche, lo que a veces deja muy poco tiempo para recoger, empacar y enviar para la entrega al día siguiente. El uso de inteligencia artificial ofrece una solución: al recopilar, combinar y analizar datos internos y externos, los centros logísticos pueden detectar cambios en la demanda con antelación y predecir el impacto en la carga de trabajo, de modo que puedan calibrar la cantidad adecuada de empleados en el momento adecuado.

 

2. “Appificación”

En el día a día existe una aplicación para todo, y esa tendencia es cada vez más común en el mundo empresarial. En el transporte logístico, por ejemplo, los conductores utilizan cada vez más aplicaciones para asuntos como la gestión digital de envíos, el transporte transfronterizo, el seguimiento de la temperatura en el espacio de carga, la reserva de plazas de aparcamiento seguras o para fotografiar y registrar mercancías dañadas.

Un pionero en la adopción de dispositivos y aplicaciones de computación móvil en esta área es el proveedor de servicios logísticos Raben. Cuenta con 4.000 dispositivos móviles TOUGHBOOK que combinan las funciones de una tableta, un teléfono y un lector de códigos de barras. Están equipados con software para la navegación, gestión de vehículos y proporcionan acceso al archivo de documentos de Raben. Los dispositivos también se han adaptado a los requisitos de las agencias gubernamentales, como las aduanas de varios países.

 

3. Realidad virtual y aumentada

La realidad virtual (VR) y la realidad aumentada (RA) también están entrando con fuerza en los almacenes. La RV permite, por ejemplo, simular carretillas elevadoras u otras situaciones realistas para formar a conductores. Por otra parte, la RA ya se utiliza en varios almacenes para la preparación de pedidos. Para ello, los empleados llevan "gafas inteligentes" que proyectan las instrucciones de preparación, como el lugar de recogida y el número de artículos, en su campo de visión.

La RA puede ser particularmente útil en almacenes que realizan actividades de valor agregado, como reparación, revisión, prueba o calibración de equipos de alta tecnología. Una solución de RA puede indicar qué parte debe quitarse o instalarse y de qué manera. l agregar elementos de juego a procesos como la preparación de pedidos (gamificación), no solo se suma a la experiencia del trabajador, sino que también aumenta la productividad de una manera intuitiva.

 

4. Auge de la robótica

El personal sigue siendo el elemento de mayor coste en la mayoría de almacenes y algunas empresas están buscando soluciones que las hagan menos dependientes de ellos. Por ello, el interés por la robótica está creciendo: la agencia de investigación de mercado ABI Research estima que la cantidad de almacenes que utilizan robótica crecerá de 4.000 en 2018 a más de 50.000 en 2025. Para entonces, se calcula que más de cuatro millones de robots estarán activos en el sector logístico a nivel mundial.

Los rápidos avances tecnológicos han dado lugar a una nueva generación de robots, como los “robots colaborativos”, llamados ‘cobots’, y 'robots móviles autónomos'. Los cobots pueden ayudar a los empleados en tareas físicas y repetitivas, como recoger artículos de los contenedores de almacenamiento, preparar kits con varias piezas, empacar productos en cajas de envío y apilar paletas o contenedores rodantes. Los robots móviles autónomos (AMR) son robots móviles que encuentran su camino a través del almacén de forma independiente, por ejemplo, para recoger ubicaciones. Al utilizar los AMR de forma inteligente, los almacenes pueden reducir las distancias que recorren los recolectores de pedidos y aumentar la productividad.

A medida que las tendencias sociales y económicas evolucionen, no hay duda de que las presiones sobre la industria de la logística seguirán aumentando. Sin embargo, el rápido desarrollo de la informática móvil y digital significa una gran oportunidad para seguir mejorando la eficiencia y la eficacia de las cadenas de suministro.

http://www.panasonic.com/global