Al día

¿No sabes cómo pasar del tinte sintético al natural?

Un abrazo, un encuentro con familia y amigos, un viaje, un paisaje, un amanecer, disfrutar de nuestro planeta, cuidarlo y…. cuidarnos. Esta pandemia nos ha traído un importante proceso de cambio de mentalidad.La búsqueda de lo natural, el home made o el disfrute de lo “slow” se ha convertido en una de las prioridadespost confinamiento.La cosmética es también parte de este cambio: un cambio sostenible, con ingredientes locales, que revaloricen los rituales de belleza basados en el tiempo y en el disfrute y adaptándolos a nuestros días es una propuesta ganadora en hoy en día.

Esto es así porque nuestro cabello ha sido protagonista en los meses de encierro, donde hemos evitado enseñar cómo teníamos el estado de nuestro pelo tras días sin visitar la peluquería. ¿Quién no ha deseado mejorar su color y cuidado en casa sin sentir la dependencia de una coloración sintética que sólo tiene buenos resultados si te pones en manos de un profesional? Y además de ello, si sabemos que su uso ayudaría a cuidar el planeta, la respuesta sería un sí mayoritario… Pero, ¿aquiénno le ha frenado hacerlo por desconocer qué pasos a seguir para que quede perfecto?

Para Sandra Vivancos, creadora de la firma de cosmética natural Henna Morena, es el momento del cambio. “Aprovechémoslo y no perdamos lo que hemos ganado estos meses, los beneficios son muchísimos. Esto no es una moda, debe ser un cambio sin retorno. La mayoría de la gente tiene dudas sobre las diferencias entre un tinte natural o sintético y ¡lo natural no son más que beneficios!.

Lo desconocido suele darnos miedo, sin embargo, resulta irónico que lo desconocido sea, en este caso, la naturaleza. Cuidarse a través de las plantas es uno de los rituales más antiguos que existen, así que es importante vencer los miedos y conocer los beneficios de cuidar el cabello de la manera más natural que existe. Ahora, además, hemos descubierto que la libertad de poder hacerlo desde casa es un “plus” clave, porque nuestro hogar se ha convertido en nuestra zona de confort, nuestra fortaleza, nuestro refugio. Las plantas  aportan vitaminas, minerales y nutrientes esenciales, además de, en algunos casos, taninos que dan color. Pasar de la coloración sintética a la vegetal requiere, ante todo, un cambio de chip y después, conocer cómo va a reaccionar el cabello. 

¿CÓMO PASARTE A LA COLORACIÓN NATURAL?

Con unos sencillos trucos, el cambio será perfecto. No hay que tener dudas, los tintes naturales cuidan mejor el cabello que los sintéticos:

 

1. Tomar conciencia 

Este es el primerísimo paso para dejar un hábito que creíamos que era la única opción, el consumo de químicos-sintéticos en el cabello, y empezar a descubrir una nueva manera de cuidar nuestra melena y piel.  Nuestro cabello, al igual que todo nuestro cuerpo, actúa como contenedor de químicos. Algunos, poco a poco, han sido expulsados, pero otros siguen dañando nuestras fibras capilares. 

El cabello está compuesto por un 97% de proteína y un 3% de humedad. Esta resistente y fibrosa proteína, que también podemos encontrar en las uñas, se llama queratina. La queratina es la encargada de dar consistencia y fuerza al cabello; la humedad o el agua, es las que se encarga de hidratarlo. 

El cabello es una fibra fuerte y elástica. Pero, ¿qué le sucede cuando le hacemos tratamientos sintéticos y agresivos? Como por ejemplo, excesos de secadores, planchas, mechas, estirados que cambian la estructura capilar… daño al cabello asegurado. Por otro lado, el grado de porosidad de un cabello varía entre: poroso, ligeramente poroso o extremadamente poroso. Cuando el cabello está dañado, la cutícula está herida, ha perdido capas de su barrera protectora, por lo que se vuelve más porosa. 

 

2. Paciencia 

Hay que poner remedio, sí, pero también hay que empezar a entender los tiempos de la naturaleza y adaptarnos a ellos, y ser constante para que nuestro cambio tenga resultados. Por eso antes de definir el color que queremos en nuestro cabello, debemos reestructurar las fibras capilares y recuperar la salud del mismo, si no está sano no hay color bonito. 

Si tenemos el cabello dañado por los tintes sintéticos, antes de teñir con un tinte vegetal, necesitaremos aportar más grasas como el aceite de primera presión en frío para nutrir en profundidad el núcleo del cabello y además ayudará a reparar la cutícula de éste. 

 

3. Prepara y recupera

Los aceites de primera prensada en frío son los protagonistas en este paso. Nutrir el cabello con grasas buenas, para que después pueda absorber bien los pigmentos y minerales de las plantas es la clave. Los aceites penetran en la epidermis nutriéndola y protegiendo la capa lípida. Tienen efectos calmantes, suavizantes, tonificantes y regeneradores.

 

4. La fórmula perfecta

Unúltimo consejo antes de aplicar el tinte: preparar una mascarilla de Gel de Aloe y Aceite de Almendras y Lavanda. ¿Cómo? Poniendo en un bol (de cerámica o de cristal) 4 cucharadas de Aceite de Almendras y Lavanda, añade 4 cucharadas de Gel de Aloe, removerlo con una espátula y aplicar la mezcla sobre el cabello seco de raíz a puntas. Dejaractuar durante 2h y luego hay que lavarse el pelo con agua abundante.  

Cuando se tenga la melena bien hidratada y preparada para el cambio entonces, es la hora de escoger la mejor combinación de color para el cabello.

Después de estos cuatro pasos ya sólo queda disfrutar de la libertad de lo natural. Hay que tener en cuenta que los tintes vegetales no funcionan como los tintes sintéticos. Las plantas tienen limitaciones, pero también un campo de muchísimas posibilidades que hay que descubrir, como su capacidad de pigmentación y nutrición.