Al día

‘La Mesa de Conus’, el lugar ideal para celebrar en petit comité la "nueva normalidad"


Por fin avanzamos y podemos volver a disfrutar de las reuniones familiares, de los encuentros con amigos… y en muchas zonas, ya en fase 2, hasta juntarnos en nuevos restaurantes como este, que se convertirá en uno de nuestros favoritos

Por sus características de ‘mesa familiar’, y el hecho de que Víctor es el único que cocina y sirve a los comensales en cada turno -hasta un máximo de 12 siendo del mismo grupo-, sin duda este restaurante vigués se convierte en una opción segura -y además deliciosa- en la que empezar a recuperar las buenas costumbres

En su menú degustación de 44 € se cuelan ahora, junto al Jamón ibérico de bellota Doña Lola y sus siempre presentes Croquetas ‘de la Yaya’, aperitivos del mejor marisco del norte y como siempre, un plato de pescado, uno de carne, queso, y unos toques dulces para el final que quitan el sentido

 

En marzo os hablábamos de un chef que cocina “como los ángeles”, Víctor Conus (Barcelona, 1987) que desde pequeño jugaba a cocinar porque quería hacerlo como sus padres o sus abuelas y que por fin a principios de 2020 hacía realidad su sueño con nombre propio poniendo en marcha La Mesa de Conus (Rúa San Roque, 3. Vigo. Tel. 698 174 873 www.lamesadeconus.com). ¿Quién nos iba a decir que marzo iba a ser un mes tan diferente? El caso es que su concepto, una mesa ‘única’ (o no) para compartir como en familia, con un máximo de 10 miembros sentados a su alrededor, en la que el propio Víctor elabora y sirve a la hora justa lo que ha preparado, se ha convertido en una de las mejores opciones para recuperar la vuelta a la ‘nueva normalidad’.

De este modo, el próximo jueves 28 La Mesa de Conus reabre sus puertas para acoger a toda esa gente con ganas de risas en torno a la mesa, de disfrutar de la buena gastronomía y no tener que ponerse el delantal por un rato… Se podrá ir a comer de jueves a domingo y a cenar de jueves a sábado, aunque si se junta un grupo de más de 4 personas que quieran ir otro día, también pueden reservar. Lo importante es que nunca habrá más de 12 personas en el restaurante, y estas solo si son del mismo grupo. En caso de haber varias reservas, el aforo se mantendrá en 10 y se puede distribuir a la gente en la mesa alta y en las bajas manteniendo las distancias necesarias tanto para la seguridad como la intimidad de los comensales. Los turnos, como siempre, son a las 14:30 y a las 22:00 horas y en la mesa siempre habrá sobres monodosis de gel desinfectante para ‘dar la bienvenida’.

¡Ya estamos organizados! Y ahora… ¿qué comemos? El menú depende del mercado, pero hay básicos que no cambian, como el Jamón ibérico de bellota Doña Lola -empresa de su familia-; o las deliciosas Croquetas ‘de la Yaya’. Ahora en temporada, se sigue con un aperitivo del buen marisco gallego y a partir de ahí, lo que traiga la marea, el huerto -cuando empiecen a recoger sus tomates va a ser un espectáculo- o la granja. Hay un plato de pescado; un pase de carne en el que abundan recetas con el cerdo ibérico de la casa -presa, pluma, lagarto, abanico, carrilleras…-; una sorpresa para los queseros; y para cerrar, doble ración de postre, que suelen ser bien equilibrados entre el dulce y el salado, como por ejemplo el Ceviche de fresas, espuma de mascarpone y hojaldre de pastelería… de cierre, un beso ¡pero sin contagios!, que no cunda el pánico. Este, se come. En total, seis pases (y alguna sorpresa) que se pueden acompañar con una buena selección de vinos y cervezas especiales -pero nunca bebidas azucaradas-. El concepto está pensado para adultos -o niños mayores y ‘de buen paladar’- justamente porque hay oferta única y porque Víctor pone la hora de comer… ¡y hay que estar en la mesa!

Además La Mesa de Conus (www.lamesadeconus.com) también se puede ‘trasladar’ a casa los fines de semana. Víctor sigue preparando algunos platos para llevar como ha estado haciendo estos días: Callos, sus deliciosas Croquetas de jamón ibérico con la receta de su abuela y productos de la firma familiar Jamones Doña Lola, pueden encargarse y recogerse en la puerta del local, donde por supuesto se tomarán todas las medidas de higiene oportunas.

Es necesario reservar con antelación y acudir puntual a la hora de comer… ¡que se enfría! El precio único de este cuidado menú es de 44 € por persona (bebidas aparte).