Al día

Más pinsas, "tapas" y también para llevar en El Bacaro de Fabio Gasparini


El chef veneciano Fabio Gasparini junto a los hermanos Guerrero -Aarón y Mesala- apenas han parado durante este tiempo. Pronto adaptaron su cocina al delivery y llevan desde abril mejorando cada día ese servicio y ampliando su oferta… ¡hasta su mítica Carbonara Originale llega perfecta a casa!

Con la vuelta a la ‘casi normalidad’, también se puede disfrutar en su coqueta sala de una carta en la que se quedan nuevas pinsas -ahora ya son 10- ideadas durante el confinamiento, y algunos cicchetti irresistibles

 

Restaurantes italianos hay muchos en la capital, pero auténticos -de los que son capaces de trasladarnos al Véneto-, muy pocos. El Bacaro de Fabio Gasparini (Hartzenbusch, 9. Tel. 91 445 46 68. www.elbacaroristobar.es/) no lleva ni un año en el barrio de Chamberí -pandemia incluida-, y ya se ha ganado a muchos incondicionales enamorados de sus pinsas y la que se podría decir que es la mejor carbonara de Madrid. El producto genuino, 100% italiano y de calidad, la magnífica mano de Fabio y el buen hacer de sus socios son la clave del éxito de este pequeño local con gran categoría. 

El parón fue un golpe duro para todos pero este equipo no se rindió y pronto empezó a mover los hilos del delivery por su zona. Primero fueron sus increíbles pinsas -con legión de fans-, y algunos de sus cicchetti -la versión veneciana de las tapas- los que empezaron a repartir; después adaptaron su Carbonara Originale para que llegara en óptimas condiciones también a domicilio, y poco a poco han ido ampliando incluso creando recetas nuevas que se quedan también en sala. Es el caso de los Ravioli de langostinos al ajillo, una auténtica delicia, la Parmigiana de berenjenas; o unas cuantas nuevas pinsas -ahora suman 10-: de Anchoas, Puttanesca, 4 quesos, Atún y cebolla, Gorgonzola y speck, Burrata y tomates cherry o la básica pero irresistible Margherita. De lo que ya existía, no hay que perderse la de Mortadella, burrata y pistachos, los Paccheri al ragú… y hablando de postres, sus tres básicos que no necesitan cambio -Tiramisú, Pannacotta y Cannoli siciliano- porque ya son perfectos. En esta ‘tasca’ veneciana ahora también presumen de nuevas tapas ideales para combinar con una cerveza, una copa de vino o un Aperol Spritz. ¿Sabríais elegir solo una entre los Grissini y mortadela, la Sobrasada picante, Gnocchi al pesto, Vitello tonnato, Burrata con anchoa o cherry y rúcula o el Ravioli del día?

Y ya que arrancaron con el delivery, lo mantienen pese a estar de nuevo con la sala abierta para que nadie se quede sin su italiano favorito -todavía hay restricción de aforo aunque eso sí, quien va tiene el espacio suficiente entre mesas, gel hidroalcohólico, la garantía de que desinfectan bien su mesa antes de sentarse, manteles desechables y la carta en formato QR-. Los pedidos para casa o la oficina se pueden hacer directamente en su web y pasar a recogerlos o recibirlos a domicilio -están indicados todos los códigos postales a los que llegan aunque también se puede pedir un Glovo-. El horario de pedidos es de martes a sábado de 13:00 h. a 15:30 h. y de 20:00 h. a 23:15 h. y domingos de 12:30 h. a 16:00 h. y a la cuenta se añaden 3’50 € de porte, aunque con más de 30 € de consumo, lo llevan gratis.

El Bacaro de Fabio Gasparini (www.elbacaroristobar.es/) se alberga en un local moderno, sencillo y acogedor con una pequeña barra y una salita con mesas bajas de madera. También cuenta con una mesa ‘VIP’ para 8 personas desde la que se ve todo lo que ocurre en la barra. Debido a su condición de ‘taberna’ y sus dimensiones, el restaurante tiene capacidad para 26 personas por lo que es necesario reservar mesa en alguno de los turnos: 13:30 o 15:00 h. para comidas y 21:00 o 22:30 horas para cenas. El precio medio en carta es de unos 25-30 € y abren de martes a sábado desde las 10:00 h. -para tomarse un estupendo desayuno típico italiano-, hasta las 17:00 (la cocina de 13:00 a 16:00 h.) y de 20:00 a 00:00 horas; y los domingos solo en horario de mañana hasta las 17:00 h.