Al día

“HASTA PRONTO, MADRID. GRACIAS POR TODO”. CIERRA LA COCINA DE MARÍA LUISA


María Luisa Banzo, la reina de las setas, las trufas y los sabores de siempre, se despide atesorando los buenos recuerdos y la infinidad de amigos que ha ido cultivando durante todos estos años a través de la cocina, y agradeciendo de corazón todo el cariño recibido

El 3 de julio será la última oportunidad para disfrutar de la pasión que María Luisa, soriana de corazón y madrileña de adopción, imprime en sus tradicionales recetas

 

La querida cocinera, exdiputada y maestra María Luisa Banzo y su marido Ángel cierran su negocio, La Cocina de María Luisa (Jorge Juan, 42. Madrid. Tel. 91 781 01 80. www.lacocinademarialuisa.es), que llevaban regentando los últimos 18 años en el Barrio de Salamanca. La pandemia de Covid-19 ha traído a María Luisa y a su marido, al igual que a muchos de sus compañeros en la hostelería, serias desavenencias con los propietarios del local que han desembocado en duros problemas económicos y también importantes problemas de salud a María Luisa.

Menos de 10 días quedan para disfrutar de su buen hacer. El domingo 3 de julio será el último día para pedir sus Codornices, el Jabalí o la Trucha de La Fuentona escabechados, el Rape langostado o las exquisitas setas apenas tratadas como solo ella las prepara en la capital. Sin olvidarnos de la reina de su cocina: la Manita de cerdo rellena de trufa. Quizás lleguen a las sugerencias los Cangrejos de río que tan ricos hace en salsa… Pero sin duda, lo que seguramente querrán hacer muchos de sus incondicionales sea despedirse de su queridísima y carismática soriana, que se ha ganado la admiración y el afecto de su clientela durante casi 20 años.

Quienes lo deseen podrán reservar su mesa aún estos días para el servicio de comidas a partir de las 13:30 h de lunes a domingo y por la noche, de 20:00 a 23:30 de jueves a sábado. A María Luisa, que cierra esta etapa sabiendo que necesita cuidarse, con pesar, pero llena de gratitud con la ciudad y las miles de personas que han pasado por su casa, le encantará brindar con todos sus amigos y clientes estos días por todos los años de cariño, admiración y dedicación, más allá de la cocina.

Con los ojos brillantes, y el corazón emocionado, pocas palabras le salen a estas alturas a María Luisa, solo “hasta pronto, Madrid. Gracias por todo”.

Hasta pronto, María Luisa. Gracias a ti.