inicio
Domingo 20 de octubre de 2019
04/04/2019
preparar para imprimir

foodVAC celebra una década ‘cocinado lento para que sirvas rápido’

 
 
     

“Somos una empresa creada por cocineros, para cocineros, y nuestro lema nos define, ‘cocinamos lento para que sirvas rápido’”. Así se describen los impulsores y creadores de foodVAC, una empresa valenciana fundada en 2009 por tres jóvenes chefs, Alejandro Villanueva, David Espartero y Miguel Arenas, con el objetivo de ofrecer “cocina de quinta gama de alta calidad”. Una década después de su primer pedido -que se realizó el 1 de abril de 2009-, foodVAC se ha convertido ya en una de las empresas de cocina al vacío más destacadas del mercado nacional, y una de las más internacionales, pues tienen presencia en una docena de países. 

Con un portafolio de más de una treintena de referencias, foodVAC ofrece lo que definen como “alta cocina al vacío”. Todas sus especialidades están basadas en materias primas de altísima calidad, libres de gluten, y sin conservantes químicos. Los productos se envasan previamente, dándoles una nueva piel, se cuecen a baja temperatura, con cocciones lentas de hasta 48 horas. Así, se logra una pasteurización total, para mayor seguridad alimentaria, consiguiendo que las cualidades organolépticas de cada plato se conserven intactas, y con una textura más jugosa. 

En foodVAC garantizan que todo su catálogo está elaborado de principio a fin por ellos, en su obrador ubicado en La Pobla de Vallbona (Valencia). “No compramos nada para reetiquetar, así garantizamos la trazabilidad y la calidad de todo lo que vendemos”, subrayan sus impulsores. Y es que, desde su origen, su objetivo ha sido y es, “ofrecer soluciones al profesional de la restauración, para optimizar recursos y ahorrar costes”. y es que, con la quinta gama, el restaurador no sólo ahorra esfuerzo laboral y tiempo, sino que las mermas se eliminan por completo.  

foodVAC nació ‘de un coulant’ 

Los inicios de foodVAC fueron singulares y difíciles. Todo se originó cuando David Espartero, que por aquel entonces trabajaba de chef en un afamado hotel valenciano, empezó a cocinar coulants para restaurantes amigos, en un pequeño local de Xirivella (Valencia). Junto con Alejandro Villanueva vieron que el negocio podría crecer si se profesionalizaban. Más tarde se incorporó al equipo Miguel Arenas, encargado hoy de dirigir la producción. Así, lo que al principio eran solo pedidos de coulants de chocolate, acabó convirtiéndose en foodVAC, una empresa que a día de hoy cuenta con más de una treintena de empleados y que exporta a países como Francia, Alemania, Italia, Benelux, Portugal, Croacia, Malta, Hong Kong, Reino Unido, y muy pronto lo hará a Canadá y Japón.

Especialistas en carnes y postres, pero además… 

El portafolio de foodVAC está compuesto por tres grandes familias: carnes, pescados y postres. Cada año incorporan novedades, recetas más elaboradas para ofrecer más soluciones al cocinero. La mayoría de ellos se envasan en monoración y en gran formato, con el objetivo de que el hostelero pueda hacer un escandallo más exacto. Asimismo, realizan pedidos a medida y personalizados, según las necesidades de cada cliente. 

Las estrellas de su catálogo son el secreto de cerdo ibérico, el cochinillo deshuesado, el cordero nacional, la carrillada, el rabo de ternera deshuesado y, cómo no, el coulant de chocolate Valrhona (para microondas y para horno convencional). A destacar que todo su catálogo es apto para celíacos, puesto que no contienen gluten.  

foodVAC, además, ofrece en su web recetas y consejos para la regeneración de todos sus productos, porque en la quinta gama, el secreto no solo está en la calidad de las materias primas y el control de las cocciones, sino también en una correcta regeneración. 



BUSCAR EN ESTA SECCIÓN
Introduzca unas palabras para realizar la búsqueda en la sección "Al día". Si lo desea puede limitar los resultados por periodos de tiempo.
Desde:
Hasta: