Al día

#DíaMundialdelaArquitectura Tres hoteles concebidos para epatar


La marca de Barceló Hotel Group Royal Hideaway Luxury Hotels & Resorts destaca por una arquitectura de autor que hace del hotel el verdadero destino de vacaciones

Con motivo del Día Mundial de la Arquitectura, la marca Royal Hideaway Luxury Hotels & Resorts de Barceló Hotel Group propone tres hoteles cuya arquitectura y diseño no dejan indiferentes. Aunque con estilos e influencias dispares, todos ellos tienen en común su condición de hotel-destino donde cada detalle está orientado al disfrute de los sentidos.   

La Bobadilla, a Royal Hideaway Hotel

A principios de los años 80, Dr. Rolf Egli y D. Rudolf Staab adquirieron una finca en pleno bosque mediterráneo con la intención de construir un bonito restaurante en la campiña andaluza. Se enamoraron de la belleza del paisaje, con sus verdes colinas de encinas y olivares en un entorno virgen, donde el silencio solo es interrumpido por el trinar de los pájaros.

El arquitecto Jesús del Valle no solo interpretó sus deseos, sino que los llevó un paso más allá. Lo que en un principio iba a ser un restaurante acabó convirtiéndose en La Bobadilla, a Royal Hideaway Hotel, un cortijo escondido en la Sierra de Loja concebido como un pequeño pueblo andaluz de arquitectura mudéjar que aboga por la filosofía Slow Travel y el lujo sostenible.

La finca fue creciendo hasta adquirir 700 hectáreas para evitar que cerca se construyeran otros negocios que rompieran con la exclusividad de La Bobadilla, a Royal Hideaway Hotel. Un remanso de paz con categoría cinco estrellas que, en 2020, se alzó como el ‘Mejor hotel boutique de España’ en los World Travel Awards, considerados los Oscar del turismo.

Lo más impactante cuando uno se adentra en el hotel es el hall de columnas de mármol blanco que evoca a la Mezquita-Catedral de Córdoba, la cual aúna los estilos gótico, renacentista y barroco de la tradición cristiana con maestría y forma parte de la llamada Ruta del Califato que conecta las ciudades de Granada y Córdoba, pasando por Jaén.

Mientras que el agua, al igual que en los palacios de La Alhambra, es una constante que se repite en todas las dependencias del hotel, invitando a la relajación de los sentidos y a la contemplación de la naturaleza. Su piscina exterior de 1.500 m², rodeada de palmeras y jardines aromáticos, es un oasis en la Sierra de Loja.

 

Royal Hideaway Corales Resort

Localizado en la costa de Adeje e ideado por el arquitecto tinerfeño Leonardo Omar, Royal Hideaway Corales Resort exhibe un diseño con forma de barco y clara inspiración marina. El resultado es una construcción totalmente blanca que respeta la naturaleza volcánica y la climatología de la isla, funcionando como un espejo de los rayos solares para mantener el interior del hotel a una buena temperatura.

Este hotel cinco estrellas está situado en plena playa de la Enramada y se compone por dos edificios: Royal Hideaway Corales Suites para todos los públicos –con suites de hasta 85 metros cuadrados, villas y penthouse, 52 de ellas con piscina privada– y Royal Hideaway Corales Beach, cuyo concepto Adults Only asegura unas vacaciones de absoluto descanso.

Se trata de uno de los mejores hoteles de las Islas Canarias, reconocido como ‘Mejor hotel para familias de Europa y del Mediterráneo’ en los Condé Nast Johansens de 2021 y ‘Mejor hotel con villas de lujo de España’ en los World Travel Awards (conocidos como los Oscars del turismo) por tercer año consecutivo.

 

Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel

Inaugurado en el año 1890, Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel forma parte de la tradición turística de Gran Canaria desde entonces. Un referente en cuanto a elegancia clásica y lujo gracias a la conservación y rehabilitación tanto de sus instalaciones y espacios históricos como de las numerosas obras de arte que albergan sus muros, la mayoría de las cuales pertenecen al legado del artista canario Néstor Martín-Fernández de la Torre.

Además de ser el hotel en funcionamiento más antiguo de Canarias, es también uno de los ejemplos más significativos del movimiento regionalista de la arquitectura de la ciudad del siglo XX, resultante de materializar la visión del arquitecto Miguel Martín-Fernández de la Torre en 1951, cuando se reinauguró el hotel con la configuración que aún se mantiene hoy en día.

Todos estos motivos le han merecido el reconocimiento de prestigiosos premios como los World Luxury Hotel Awards en categorías que destacan la historia, el valor cultural y la tradición de los hoteles dentro del destino o estar entre los 10 mejores proyectos de sostenibilidad y rehabilitación hotelera de 2019 según los galardones Re Think Hotel.