Al día

Cómo la leche puede ser una aliada del sueño

La calidad y la duración del sueño se han visto alterados con este cambio de rutina que hemos experimentado en estas últimas semanas. La búsqueda para poner solución a la gestión del sueño tiene su respuesta en la alimentación.

Kaiku Sin Lactosa y su gama de leche sin lactosa, digestiva, ligera y con sabor, recopila las razones por las que la leche puede ser nuestro aliado para evitar las noches en vela

 

UN VASO DE LECHE ANTES DE DORMIR

Los lácteos contienen, entre otros elementos, melatonina, la hormona que participa en el control de los ciclos de sueño. Además, también es una fuente de triptófano, aminoácido precursor de la serotonina, responsable en ayudar a reducir los niveles de estrés de nuestro cuerpo.

Consumir estas propiedades a través de alimentos como la leche puede favorecer la aparición del sueño, aunque no se trata de una solución milagrosa. 

Además, la gama de leche Kaiku Sin Lactosa puede contribuir aún más a mejorar la calidad del sueño porque es ligera y sienta bien.

Nuestro ritual se basa en preparar un vaso de leche, calentarlo y disfrutar de su sabor para comenzar la fase de relajamiento antes de dormir.

EVITA CIERTOS ALIMENTOS

La cena es la última comida del día antes de ir a dormir, por tanto, hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones para no acostarse con el estómago lleno.

Una de las reglas es cenar pronto y ligero, es decir, evitar fritos o rebozados y reemplazarlo por productos hervidos, asados, cocidos o a la plancha. También es importante qué cenamos, lo ideal es combinar proteínas como el pescado o la carne con verduras.

RELÁJATE

A pesar de los cambios de rutina, hay que intentar establecer una hora fija de sueño y, sobre todo, cuidar los hábitos que tenemos antes de dormir.

Ver la televisión o utilizar el móvil por la luz artificial que irradian pueden alterar el sueño. Además, el uso de estos dispositivos aumenta el estado de alerta e impide conciliar mejor el sueño.

Lo ideal es leer un libro antes de dormir o acudir a alguna técnica de relajación o respiración que nos permita desconectar del día y relajarnos.