Al día

Cinco razones por las que la lata de aluminio es el envase más sostenible

El 75% del aluminio que se ha producido en el mundo a lo largo de la historia está todavía en uso en la actualidad

La lata de aluminio se recicla infinitas veces, sea cual sea su color, tamaño, formato o diseño

 

La lata de aluminio es el envase de bebida más reciclado en Europa con una tasa del 76%[1]. Un porcentaje que en España llega al 64%. Esto significa que más de seis de cada diez latas que consumimos en nuestro país se reciclan.

Con motivo del Día Mundial del Reciclaje, que se celebra el próximo 17 de mayo, Ball, líder mundial en la fabricación de latas de bebidas, presenta las razones por las que la lata de aluminio es el envase más sostenible y está perfectamente integrada en la economía circular.

1- Es eternamente reciclable. La lata puede reciclarse infinitas veces independientemente de su color, formato, tamaño o diseño. Y sin perder calidad en el proceso. En tan solo 60 días, la lata depositada en el contenedor amarillo puede volver como nueva al lineal del supermercado o a la barra de un bar.

2- Está fabricada por un solo material. La lata está compuesta únicamente de aluminio y no hay que separar de ella capas ni otros elementos para reciclarla. Por eso, cuando una lata llega a una planta de reciclaje, es muy fácil y rápido dividirla del resto de residuos.

3- Conserva su valor hasta el final y siempre. ¿A que nunca te habrías parado a pensar que las latas de tu nevera podrían remontarse al siglo XIX? El 75% del aluminio que se ha producido en el mundo a lo largo de la historia está todavía en uso en la actualidad. El aluminio reciclado también se utiliza en otros sectores, como la construcción o la automoción.

4- Es resistente, ligera y fácil de apilar. El peso de una lata de bebidas estándar se ha reducido un 35% desde los años 80. El hecho de que sea tan ligera no solo la convierte en el envase perfecto para llevar en el bolso o la mochila, también la hace más sostenible. Se utiliza menor cantidad de aluminio en su fabricación y se necesita menos energía para transportarlas.

5- Y además… la lata de aluminio mantiene mejor las propiedades de las bebidas en su interior: se enfrían más rápidamente y actúan como barrera contra la luz, lo que la convierte en el envase energéticamente más eficiente para el consumidor. No solo eso, sino que reciclar aluminio y no tener que volver a producir aluminio virgen supone un ahorro de energía del 95%.

De los cuatro principales materiales utilizados para envasar las bebidas -el plástico PET, el vidrio, el brick y las latas de aluminio- estas últimas son las que más se reciclan. En Ball no nos conformamos con estos resultados y estamos trabajando para lograr incrementar esta tasa hasta el 90% a nivel global (o más allá del 90%, en el caso de España). Como líder mundial en la fabricación de envases de aluminio para bebidas, tenemos una responsabilidad con nuestros grupos de interés y con el planeta de mejorar nuestro impacto ambiental y social, así como de asumir el liderazgo en la industria en el desarrollo de soluciones que hagan frente a la actual crisis climática”, afirma Lluís Pitarch, Manager de Sostenibilidad y Asuntos Públicos para el Sur de Europa de Ball.

 


[1] Dato publicado el 16 de diciembre de 2021 por Metal Packaging Europe

www.ball.com