Al día

3 de cada 5 cartas digitales de restaurantes no están bien adaptadas a los consumidores

Advierten de posibles estafas de phising o spam Int a través de servicios de cartas digitales sin confianza

Según QueCarta.com startup madrileña especializada en la transformación digital de la restauración post Covid-19, más del 83% de las cartas digitales que ofrecen en España los restaurantes y bares hoy no ofrecen un servicio de valor para los clientes.

El principal problema que se encuentra el consumidor actualmente es que no sabe utilizar el código QR que hay que escanear cuando se sienta en la mesa. Sin embargo los problemas en la experiencia de usuario llegan cuando acceden a la carta. 

Se calcula que una carta digital mal adaptada hace perder a un restaurante o bar hasta un 17% de facturación mensual.

Por otro lado, desde QueCarta.com explican que muchos clientes han descubierto nuevos platos que no conocían gracias a la carta digital. Este formato ha permitido detallar más información como los datos nutricionales. El hecho de poder acompañar cada plato con una fotografía o incluso en algunos casos vídeos, ha permitido redescubrir platos entre clientes habituales de un restaurante.

En esta línea, el 73% de los restaurantes reconoce haber dado un nuevo aire a platos que no tenían demasiada salida gracias a las cartas digitales que les ha permitido añadir imágenes y explicaciones a estos platos con poco éxito en su menú.

José Durán CoFundador de QueCarta.com explica, “El principal problema de las cartas actuales es que no exprimen el potencial de comunicación con el cliente. Muchas de las soluciones por las que han optado muchos restaurantes sólo muestran un PDF de la carta de toda la vida digitalizado”.

 

Estafas de cartas digitales

De hecho, desde QueCarta.com se advierte de que algunos anunciantes por redes sociales ofrecen servicios de cartas digitales a un precio muy bajo cuyo única función final se basa en el escaneo de la carta y publicación en un servidor para compartir.

El principal problema de las estafas a través de cartas digitales no se queda sólo en el formato que sea una simple digitalización de la carta. Debemos recordar que hoy en día es posible pagar y pedir a través de la carta digital así como recolectar datos de consumo de los clientes para ajustar stocks y ofrecer ofertas en cada local”.

Aunque son casos muy aislados, ante la posibilidad de pagar o de conectar con los datos de los clientes, no deja de ser un riesgo la vulnerabilidad de phising, pharming o spamming al que se puede someter a través de cartas digitales mal adaptadas. Por este motivo desde QueCarta.com se aconseja siempre acudir a desarrolladores de confianza para el diseño de soluciones como las cartas digitales.

 

Un sector reticente a la transformación digital

A pesar de que la digitalización del sector de la restauración ha llegado para quedarse, no se trata de una tarea nada sencilla. Aún hoy en día más del 35% de los restaurantes no ha adoptado la carta digital y de este porcentaje más de la mitad no piensa hacerlo.

Se trata de restaurantes y bares de toda la vida en los que los clientes rara vez consultan la carta o se muestra en pizarras a través de la barra. Sin duda la restauración tradicional tiene un peso especial en el sector y será muy complicado cambiar sus hábitos”, explica el coFundador de QueCarta.com.

El sector no está acostumbrado y aplicar la transformación digital supondría cambiar muchos de los procesos que se desarrollan a través del camarero cuando anota una comanda.

Desde QueCarta.com se ha preguntado al sector y estos son los principales motivos por los que algunos restaurantes no introducen a día de hoy las cartas digitales en sus locales:

•         Desconocimiento. En la era del acceso a la información este hecho provoca un exceso de información que acaba derivando en la conocida infoxicación. Los propietarios de negocios de restauración se encuentran perdidos ante tanta oferta.
 

•         Pizarras: A día de hoy muchos bares y restaurantes españoles trabajan sin cartas de cara a sus clientes. Publican sus precios en grandes pizarras ubicadas en el local. No consideran necesario interactuar con su cliente de otra manera alternativa.
 

•         Conflicto generacional sin tecnología: El gran obstáculo para la digitalización del sector es que se trata de un modelo de trabajo muy tradicional en el que apenas tiene cabida la tecnología más allá del TPV para pagar.
 

•         Poca costumbre digital en el sector: Unido al punto anterior, algunos restaurantes no tienen ni página web ni servicio online de reservas y se trata de una generación en la que apenas ha penetrado la tecnología.
 

•         Reticentes a cambiar su forma de trabajar: Como punto final en el rechazo a la transformación digital del sector se encuentra el hecho de que en este proceso de adaptación habría que cambiar muchas costumbres incluso en la forma de trabajar. “Al no haber camarero que filtre la comanda, la cocina podría colapsar ante una avalancha de pedidos, es una de las excusas más habituales por parte de los responsables de los negocios”, explica el coFundador de QueCarta.com.