Al día

La nueva normalidad. Tendencias en el sector de los pagos que llegan para quedarse

El sector de los medios de pago está en constante evolución y por ello, es importante conocer cuáles serán las tendencias de pago, que, sin duda, tendrán un papel fundamental ante este nuevo escenario propiciado por la pandemia y caracterizado por el incremento de uso de los medios de pago digitales.

La forma en la que pagamos ha experimentado grandes cambios en los últimos años, no solo como consecuencia de la crisis sanitaria, sino también por el avance de la digitalización y las nuevas tecnologías.

Las empresas han visto la necesidad de adaptarse a estos cambios a un ritmo acelerado a medida que el consumidor demandaba una experiencia de compra rápida, fluida y con el menor contacto posible. La experiencia de usuario juega un papel fundamental en todo esto y los comercios deben ser capaces de adaptar las opciones disponibles para el pago al nuevo consumidor post pandemia, incrementando su apuesta por la tecnología con el objetivo de estar a la altura de las circunstancias y de las necesidades del usuario.

A continuación, se recogen algunas de las principales tendencias de pago que marcarán el ecosistema de pagos de 2021:

Pagos con código QR

Más del 90% de los usuarios de móviles en España reconoce haber escaneado alguna vez un código QR. Los códigos QR se han convertido en una de las principales tendencias de pago de este año, no solo por la comodidad de uso que supone para el usuario final, ya que únicamente necesita disponer de su propio teléfono móvil para escanear el código QR del establecimiento en el que desea efectuar el pago, sino también, por su fácil y rápida implementación para el comercio.

Pagos contactless

Desde el inicio de la pandemia, los pagos contactless han experimentado un elevado crecimiento de uso. Esta modalidad de pago permite al cliente efectuar una compra mediante sistemas que no requieren de contacto físico, lo que facilita mantener las medidas de prevención e higiene para evitar el contagio.

Las tarjetas, los móviles o los wearables que utilizan este tipo de tecnología son utilizados de forma frecuente por el usuario aportándole una mayor agilidad y rapidez en el momento del pago. Simplemente es necesario acercar el dispositivo al terminal de pago del comercio y en cuestión de segundos el pago queda efectuado.

Tarjetas sin número y tokenización

Las tarjetas tal y como se conocen hasta ahora, han experimentado cambios notables que es necesario comentar, ya que suponen una importante evolución para el sector de los medios de pago.

Algunas entidades bancarias han aprovechado este nuevo escenario post pandemia caracterizado por un incremento en el uso de los pagos digitales, para invertir en tecnología y lanzar una nueva tipología de tarjetas más seguras, que no reflejan datos del usuario, lo que contribuye a reducir el fraude en caso de que se produzca el robo de la tarjeta.

Este tipo de tarjetas son aquellas que no llevan impreso en su superficie ningún número, fecha de caducidad o CVV. De esta forma, se pretende que el dueño de la tarjeta sea el único que pueda consultar todos esos datos comprometidos mediante el acceso a la web o a la app de su banco cada vez que los necesite.

Con respecto a la tokenización de los pagos, se trata de una funcionalidad muy potente que permite convertir los datos de la tarjeta en un código alfanumérico (token único) vinculado a esa tarjeta con el objetivo de almacenar los datos de forma segura para poder usarlos en un futuro, facilitando así las compras recurrentes.

Los usuarios son los mayores beneficiados ante este tipo de soluciones, ya que, gracias a ella evitan volver a introducir los datos de su tarjeta, guardando su método de pago preferido y agilizando el proceso de compra en general.

Sistemas de pago biométricos

Dos de cada tres consumidores prefieren usar soluciones sin contacto en vez de las alternativas táctiles. La autenticación a través de sistemas biométricos está teniendo una gran aceptación entre los usuarios, ya que permite efectuar transacciones en cuestión de segundos evitando la introducción del número PIN y mejorando la experiencia de compra del consumidor.

La biometría se encuentra en constante evolución y se prevé que con el paso de los años alcance una mayor presencia entre los usuarios. Entre las recientes novedades destacan las tarjetas con huella dactilar, el eye-tracking, el reconocimiento facial o la gestión por voz.

Pagos desatendidos

El pago desatendido es aquel que se realiza sin que haya ninguna persona de soporte de forma física que ayude al cliente en el proceso de compra. Por ello, resulta de vital importancia que este tipo de sistemas sean lo más digitales e intuitivos posible.

Un ejemplo de pago desatendido serían la nueva tipología de gasolineras en las que el cliente puede repostar mediante la interacción con una pantalla táctil, que le permite seleccionar el importe que desea repostar, imprimir el ticket y llenar el depósito de su coche, todo ello de forma rápida y sencilla, sin la asistencia física de una persona de soporte.

Este tipo de soluciones de pago no solo mejoran la experiencia de compra del cliente, por su rapidez y ahorro de tiempo sin necesidad de tener que esperar para efectuar el pago, sino que también resulta muy beneficioso para los comercios, ya que permiten testear o promocionar nuevos productos. Esto es posible mediante la ubicación de estos en lugares específicos que permitan detectar si esos productos funcionan bien, según el tipo de consumidor al que se dirigen, y obtener así información valiosa para su posterior aplicación en otros canales de venta.

Desde Sipay, plataforma de pagos, destacan la importancia de que los comercios se adapten a las nuevas tendencias de pago para poder ofrecer al cliente final una buena experiencia de compra que se encuentre a la altura de las nuevas
circunstancias, ofreciendo una amplia variedad de formas de pago para que el cliente se sienta lo más cómodo posible.