inicio
Domingo 16 de junio de 2019
13/12/2018
preparar para imprimir

Comidas navideñas: el enemigo de las alergias alimentarias

La alergia al marisco y a los frutos secos vuelven a casa por Navidad

Por la presente, queda inaugurada la temporada de cenas y comidas. En estas fechas, cualquier excusa es buena para reunirse con familiares y amigos para comer o cenar. De hecho, cada restaurante en nuestro país facturará una media de 16.106€ durante estas fechas, un 7% más que en 2017, según una encuesta realizada por Universal-Pay. Las cifras hablan por sí solas, pero del mismo modo que aumentan las reuniones en torno a una mesa, también lo hacen las alergias.

Los frutos secos son uno de los alimentos que más reacción alérgica provocan, junto al marisco y los pescados. Alimentos cuyo consumo se dispara en esta época del año. ¿El problema? Sus proteínas son muy similares a las de los ácaros y el polen, por ese motivo, muchas personas alérgicas a estos alérgenos pueden sufrir urticaria al ingerirlos. Las personas que padecen intolerancia alimentaria al gluten, a los frutos secos, al marisco o al huevo deben prestar especial atención estas fechas, para que su Navidad no se convierta
en una película de terror.

Aunque la mayoría son leves, la mitad de las reacciones alérgicas tratadas en urgencias suelen estar provocadas por la ingesta de algún alimento, según datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC). La prevención es clave, ya que la mayoría de estas reacciones se producen dentro de los 30 minutos posteriores a su consumo. Conscientes de ello, desde IMF Business School han elaborado una guía con 5 consejos claves para prevenirlas:

Leer detenidamente los ingredientes. Aunque puede parecer algo obvio, ¿cuántos lo hacen? Las prisas o el exceso de confianza en muchos de los productos que compramos e ingerimos pueden jugarnos una mala pasada. Por eso, es aconsejable leer detenidamente la lista de ingredientes y alérgenos, sobre todo de aquellos alimentos que se consumen por primera vez.

¡Trazas! El “Grinch” de las navidades. Puede que en el listado de ingredientes no aparezca, pero muchos alimentos pueden contener trazas. Buen ejemplo de ello son los patés y embutidos, que pueden contener trazas de leche, o los bombones de chocolate, harina.

¿Ante la duda? Mejor comer verdura. También es importante poner atención a la contaminación cruzada, sobre todo a la hora de cocinar en casa. Hay que lavar bien los alimentos, además de no mezclar los utensilios de cocina.

Mejor pecar de pesado. Si comemos fuera, debemos optar por menús adaptados, además de avisar al camarero de nuestra alergia para asegurarnos de que no nos servirán nada que no podamos tomar. Las personas con anafilaxia y que pueden tener una reacción alérgica más grave deben llevar siempre consigo una inyección intramuscular de adrenalina, ya que el establecimiento no tiene porqué contar con ella.

Adiós a lo crudo. En estas fechas mejor olvidarse de los pescados crudos (goodbye sushi) y si se opta por cenar o comer pescados frescos como lubina, salmón, atún o dorada, es fundamental que estén bien cocinados antes de consumirlos ya que los pescados crudos pueden tener anisakis y provocar reacciones alérgicas a todo tipo de personas.

Pero como no sólo de comida vive el hombre y en Navidad mucho menos, además de las reacciones alérgicas citadas, desde IMF Business School recomiendan a los asmáticos evitar acercarse a los spray de nieve artificial, ya que les puede irritar los pulmones, a los alérgicos al moho no comprar árboles de Navidad vivos y a los alérgicos al látex huir de la flor de pascua, ya que procede del árbol del caucho de la que se extrae este material.

De todos modos, solo un profesional puede diagnosticar qué tipo de alergia sufrimos o si somos o no intolerantes. Por eso, desde la escuela son conscientes de la importancia de la especialización en dichos ámbitos, ya que facilitará su incorporación al mundo laboral e incrementará sus posibilidades de asesorar a las empresas alimentarias y contribuir a la mejora de la salud de la sociedad. De hecho, junto con la Universidad Camilo José Cela, desde la escuela han lanzado dos másteres en este sector: el Máster en Dietética, Nutrición y Seguridad Alimentaria y el Máster en Calidad, Higiene y Seguridad Alimentaria Online.

Sobre IMF Business School

Es una escuela de negocios internacional, que ha formado a más de 110.000 alumnos desde su creación en el año 2001. La escuela dispone de una innovadora plataforma educativa a través de la que imparte masters oficiales y profesionales y más de 900 cursos en Ciencias Técnicas e Ingeniería, Ciencias de la Salud y la Educación, Ciencias Económicas y Empresariales, Ciencias Jurídicas y Ciencias Sociales y Humanidades. Con el objetivo de ofrecer un aprendizaje mucho más cercano entre el alumno y el profesor, la escuela ha puesto en marcha una metodología Student Centered Learning, que pone al estudiante en el centro de la actividad formadora de manera que los profesores dejan de ser comunicadores unidireccionales para convertirse en guías e inspiradores que muestran el camino para adquirir los conocimientos.

Entre los másteres de la escuela destacan el Máster en Dirección y Administración de Empresas (MBA) que aparece en el primer puesto del ranking MBA Online Especialidad Dirección General del PortalMBA.es y también en primera posición en el ranking de Masters MBA en España 2018 del mismo portal, por segundo año consecutivo. Además, el Máster en Prevención de Riesgos Laborales (PRL), se sitúa como el número uno del Top 5 elaborado por Mundo Posgrado en España en 2018. En la actualidad, la escuela cuenta con sedes en Latinoamérica y Europa, y diferentes acuerdos con universidades de los cinco continentes.

Para más información: http://www.imf-formacion.com/ 



BUSCAR EN ESTA SECCIÓN
Introduzca unas palabras para realizar la búsqueda en la sección "Al día". Si lo desea puede limitar los resultados por periodos de tiempo.
Desde:
Hasta: