Al día

A’OLLO celebra el Día Mundial de la Tarta de Chocolate con su postre estrella, el coulant de chocolate con helado de nata

El 27 de enero está bien remarcado en los calendarios de los auténticos foodies y de los amantes de los placeres puesto que se celebra el Día Mundial de la Tarta de Chocolate. Para los golosos y los no tanto, la simple palabra chocolate evoca tantas ideas que el mejor plan es deleitarse sin complejos. Por eso, LA CANTINA A’OLLO, ubicada en la séptima planta del hotel INNSiDE by Meliá Madrid Gran Vía, presenta otra visión de la típica tarta, un irresistible coulant de chocolate, en el que tres variedades de este alimento de los dioses harán que los paladares se estremezcan de placer. 

 

El restaurante A’OLLO elabora este volcán de chocolate con los deliciosos productos de la casa chocolatera de lujo francesa Valrhona, junto a un helado de nata elaborado con leche fresca gallega, en el que los mejores ingredientes se combinan en las características propias de una tarta y un suflé. El chocolate negro Guanaja, con un 70% de cacao, el preferido por los grandes profesionales de la pastelería del mundo por su amargor, se une al chocolate Alpaco, con un 66% de cacao, de tonos amaderados y florales para crear un exterior esponjoso que dé paso en cada cucharada a su interior fluido de cremosa salsa de chocolate. Coronando la tentación, perlas crocantes cuyo ingrediente principal es el chocolate Caramelia de agradable sabor a caramelo y notas de mantequilla salada.

Un exquisito postre para deleitarse desde las alturas de la Gran Vía de Madrid con el mejor chocolate en su más esmerada preparación, acompañado de uno de los vinos dulces, rones o whiskys de la extensa carta de A’OLLO.

El sabor de Galicia, la calidad del producto de siempre y la hospitalidad que ofrece al comensal haciéndole sentir “un dos nosos” son tres singularidades que hacen de A’OLLO un restaurante único en las alturas de la capital en el que vivir una auténtica experiencia gastronómica. Esta inspiradora experiencia gastronómica finaliza con un viaje a su tripulación amiga, LE TAVERNIER. Una planta más arriba, este rooftop es el espacio perfecto para tomar un cóctel y terminar surcando el cielo de Madrid.