inicio
Martes 13 de noviembre de 2018
08/11/2018
preparar para imprimir

Presentación del mayor estudio de tendencias de consumo de cerveza en el País Vasco

 

LA SALVE y el profesor e investigador de la UPV/EHU, Dr. Joseba A. Etxebarria Gangoti, han presentado hoy el mayor estudio del sector cervecero vasco realizado hasta el momento. En esta exhaustiva radiografía, han participado 2.064 consumidores de cerveza habituales que han respondido acerca de sus gustos, tendencias y su opinión respecto al consumo en relación a la economía o sobre la marca bilbaína LA SALVE..

La cerveza es la bebida con contenido alcohólico con mayor impacto en la economía. El sector de la cerveza representa actualmente el 1,8% del PIB, según datos de 2017, muy lejos del 0,52% que suponía en 2008. Hasta la vuelta de LA SALVE al mercado, Euskadi carecía de una empresa cervecera que arañara un porcentaje significativo de ventas del mercado que se llevan las empresas que están fuera de Euskadi. El incremento sostenido en ventas de LA SALVE, la extensión geográfica y el modelo de competitividad permite a la economía vasca ser de nuevo partícipe de este mercado en auge.

Tal y como se extrae del estudio, el consumo de cerveza está fuertemente unido a las relaciones sociales, ya que el 73,48% de los consumidores lo hace en los bares, el lugar cervecero por antonomasia, y el 63,51% declara hacerlo con amigos. Además, cuatro de cada cinco encuestados (79,3%) declara consumir cerveza con frecuencia (diariamente o varias veces a la semana); y la cerveza, con un 28,41%, aparece como la segunda bebida preferida por los consumidores para acompañar las comidas por detrás del agua (43,94%), superando ampliamente al vino (12,5%) y a los refrescos (2,5%).

Respecto a la época del año, el 51,39% confiesa consumir más cerveza en verano, aunque el 41,29%, un porcentaje relevante, bebe la misma cantidad de cerveza a lo largo de todo el año. Esto arroja una pista importante acerca del auge del sector cervecero.

Hábitos de consumo de cerveza:

 

Tendencias de consumo

Los 2.064 participantes del estudio, un 64,02% de hombres y un 31,06% de mujeres, de diferentes lugares salpicados por la geografía de Euskadi, emitieron también su opinión acerca de cuestiones relacionadas con la evolución de la economía y su incidencia en el consumo. De esta forma, el 54,67% declaró gastar lo mismo que el año pasado en cerveza y el 29,80% consideró que actualmente gasta más. Acerca de la situación económica personal, el 52,40% está “igual que hace un año”; el 22,60% considera que está “mejor que hace un año” y el 14,90%, peor.

Respecto a los hábitos de consumo en las salidas de ocio, el 37,37% gasta más en comida; el 43,31% más en bebida y un 6,19%, más en espectáculos. Esto demuestra la importancia del reto al que se enfrenta la industria alimentaria: adaptarse a las tendencias de un consumidor cada vez más exigente y más preocupado por su salud y su bienestar; que invierte cada vez más en este sector y que busca diferencia y calidad.

De hecho, cuando los consumidores de cerveza encuestados fueron preguntados acerca de lo que más tenían en cuenta a la hora de elegir una cerveza en concreto, las respuestas no dejan lugar a dudas: un 56,69% elige en base a la calidad. Le sigue un 24,12% que elige su marca favorita; un 9,47% valora que proceda de su entorno y un 13,89%, que la receta sea diferente. Un 8,84% elige en base al precio; y, por último, un 6,94% basa su elección en que se trate de una marca conocida.

Distribución del gasto en las salidas de ocio:

A la hora de consumir cerveza ¿en qué te fijas?

Resultados de LA SALVE

Los encuestados fueron preguntados además por lo que más valoran a la hora de elegir una cerveza. Los términos con mayor representación fueron “la variedad”, “el sabor”, “la calidad”, “el precio”, “la diferencia” y “que sea artesana”.

En cuanto a qué les sugiere LA SALVE, cuando los consumidores fueron preguntados qué palabras utilizarían para definir la cerveza bilbaína, las más reiteradas fueron “de Bilbao”, “diferente”, “local”, “histórica” o “sabor”.  Con respecto a lo que diferencia LA SALVE de otras marcas, las respuestas más repetidas fueron “cambia y se adapta al momento, tiene personalidad”; “El sabor es de los mejores que he probado”; “Se trata de una cerveza local a la que la gente de Bilbao le tenemos cariño”; “Sus ingredientes son kilómetro 0” o “Se nota que le ponen mimo y cuidado en la elaboración”.

LA SALVE: fábrica en Bilbao

LA SALVE inauguraba el pasado mes de marzo su fábrica en Bilbao. Se trata de la tercera fábrica que LA SALVE pone en marcha contando la que nació en 1886 en la Campa de La Salve y la posterior en la calle Artasamina. La puesta en marcha de lo que es el mayor centro productivo de cerveza de Euskadi ha conllevado una inversión de 2 millones de euros y supone el arranque de la producción de LA SALVE en Bizkaia. La nueva fábrica ha comenzado produciendo a un ritmo de 200.000 litros de cerveza km0 al año; cerveza generadora de valor, en unas instalaciones a la vanguardia de las fábricas cerveceras de Europa y con la idea de aumentar la producción paulatinamente.

LA SALVE es la segunda cervecera más antigua del país en activo y cuenta en su accionariado con la contribución de Mahou San Miguel, que posee un 42,7% en la cervecera bilbaína. Esta relación ha sido clave para reabrir la fábrica en la capital vizcaína, que ha supuesto una inversión cercana a los dos millones de euros. Con la puesta en marcha de estas instalaciones, LA SALVE recupera la producción local después de que su antigua fábrica cerrase sus puertas en 1977.

 

Acerca de LA SALVE

LA SALVE nace en 1886 de la mano de José Schumann y Cordés, hijo de un cervecero alemán, que instala una fábrica destinada a la elaboración de cervezas y bebidas gaseosas junto a la Ría. La fábrica original se ubicó en sus orígenes en la Campa de La Salve y de ahí heredó su nombre. Posteriormente se trasladó a poca distancia, al inicio de la calle Artasamina, pero siempre mantuvo un puesto de venta de cervezas en la Campa donde nació.

Desde 1910, LA SALVE estuvo en manos de la familia Pérez-Yarza, que regentaba en Bilbao numerosos negocios de alimentación y hostelería, entre ellos los cafés Boulevard y Arriaga, el Bar Carabanchel y el Hotel Excelsior. Cuarenta años después de su cierre en 1978, vuelve a Bilbao para convertirse en un referente en el sector, convirtiéndose así en la segunda cervecera más antigua del país en activo desde su puesta en marcha en 1886.



BUSCAR EN ESTA SECCIÓN
Introduzca unas palabras para realizar la búsqueda en la sección "Al día". Si lo desea puede limitar los resultados por periodos de tiempo.
Desde:
Hasta: