Al día

La lata de bebidas en 2018 alcanzó una tasa de reciclado en España del 86%


Todas las latas de bebidas son igual e infinitamente reciclables, independientemente del material, color, diseño, formato o tamaño.

Gracias al esfuerzo de ciudadanos, municipios y empresas recicladoras, más de 118.000 toneladas de latas de bebidas de acero y aluminio fueron recicladas en la producción de todo tipo de productos metálicos (incluido latas), evitando la extracción de materias primas y generando importantes ahorros energéticos, en un claro ejemplo de economía circular.

Según ARPAL, la tasa de reciclado de latas de bebidas de aluminio aumentó el año pasado hasta el 71%, mientras que la de latas de bebidas de acero se mantuvo por encima del 95%.

La Asociación de Latas de Bebidas quiere agradecer su gesto a los millones de españoles que, tras consumir su lata, la aplastan y la depositan en los contenedores amarillos. Ello garantiza su reciclado y permite que ese material pueda volver a sus manos en forma de una nueva lata de bebidas, u otro tipo de producto metálico, en un período aproximado de 60 días.

Estos buenos resultados reafirman el compromiso del sector con el objetivo de alcanzar una tasa de reciclado de latas de bebidas del 100%. Por ello, los miembros de la Asociación y sus proveedores confían en que dicha tasa española y europea seguirá aumentando en la próxima década gracias a la mejora de los sistemas municipales de recogida, la continuada implementación de sistemas de separación magnética de mayor eficacia, a iniciativas divulgativas y de recuperación voluntaria, como nuestro programa europeo Cada Lata Cuenta.

La historia del metal es también la historia del reciclado

Los metales se utilizan por la humanidad desde hace casi 12.000 años, y desde entonces se vuelven a fundir una y otra vez para obtener nuevos productos. Son materiales permanentes, es decir, se pueden reciclar un número infinito de veces sin pérdida de calidad ni de cantidad. Al reciclar un material permanente se puede volver a fabricar el mismo producto con las mismas propiedades o cualquier otro producto metálico. De hecho, gracias al reciclaje, el 75% del metal producido por la humanidad a lo largo de su historia está todavía en uso.

Otras mejoras medioambientales de la lata de bebidas

La lata de bebidas ha experimentado grandes avances en términos medioambientales, como por ejemplo una reducción de importante de uso de material -pesa la sexta parte de lo que pesaba hace 50 años- y la mejora en la eficiencia de su fabricación en los últimos 10 años ha permitido reducir un 35% el consumo de electricidad.

Este mismo año, Metal Packaging Europe, la asociación de productores europeos de envases metálicos rígidos y sus socios de la cadena de suministro, completaron una nueva evaluación del ciclo de vida (ACV) de las latas de aluminio para bebidas (25, 33 y 50 cl). Utilizando los últimos datos disponibles (2016), el estudio cubrió el ciclo de vida de las latas de aluminio para bebidas producidas en Europa, desde la extracción de materias primas pasando por la fabricación y hasta el final de su vida útil. En comparación con los datos de 2006, el estudio registró reducciones significativas en las emisiones de CO2 equivalente. La huella de carbono se redujo en un impresionante 31% en promedio, lo que confirma el compromiso de la industria de reducir las emisiones de carbono y de disociar el crecimiento de la producción de su huella ambiental.

Los principales factores que han hecho posible este progreso fueron: las continuas mejoras en los procesos de fabricación del aluminio, la reducción en el peso de la lata; y el aumento en la tasa de reciclaje.

Asociación de Latas de bebidas: www.latasdebebidas.org 
Cada Lata Cuenta: www.cadalatacuenta.es