Sanosil S100 Agri; el desinfectante-fungicida que aumenta la producción agrícola

Sanosil, empresa con más de 38 años de experiencia en el sector de la desinfección y presente en más de 40 países, trabaja constantemente en productos óptimos en apoyo al sector agrícola. Uno de sus productos pilares es Sanosil S100 Agri, un desinfectante agrícola y fungicida ecológico que, además, contribuye a aumentar la producción agrícola.

Qué hace distinto a Sanosil S100 Agri
El peróxido de hidrógeno, ampliamente conocido en el sector de la agricultura como agente desinfectante, es un producto germicida muy efectivo en los procesos agrícolas, además de contar con otras aplicaciones: prevenir las plagas, actuar como fungicida, oxigenar los sustratos y raíces, o acelerar el proceso de germinación y crecimiento. Pero presenta un problema: es inestable y, por tanto, su efecto dura muy poco. En Sanosil han solucionado este hándicap combinando el peróxido de hidrógeno (H2O2) con iones de plata (Ag).

Estos dos agentes juntos – explica Isabel Falgás, directora comercial de Sanosilaumentan hasta un 1.000% la capacidad germinicida de cualquiera de los dos por separado, incrementando hasta cinco veces la duración de todos sus efectos. Por eso, es ampliamente utilizado en la desinfección del agua y los sistemas de riego, eliminando problemas como los biofilms, las algas y depósitos calcáreos. Esto, por sí solo, supone un plus para la agricultura, tanto como preventivo contra las enfermedades como para el mantenimiento de las explotaciones”. “Con Sanosil S100 Agri -añade- hemos conseguido optimizar la acción del peróxido de hidrógeno aportando muchos beneficios para el sector agrícola, no solamente el efecto fungicida, sino que también aumenta la vida postcosecha hasta en un 45%”.
 
Hacer que las plantas crezcan más rápido; acción fertilizante
Uno de los valores que Sanosil aporta a la agricultura es la aceleración de la germinación.
 
Para crecer de manera sana, las raíces necesitan disponer de oxígeno, ya que es un elemento utilizado por las plantas en muchos procesos metabólicos: procesar los hidratos de carbono, reducir los nitratos o renovar proteínas, entre otras. Por un lado, las plantas utilizan el oxígeno liberado por la descomposición del peróxido de hidrógeno. Dicho proceso de oxigenación ayuda también a que las semillas se agrieten. Pero es que, además, Sanosil oxida ciertos compuestos que privan la germinación favoreciendo que ésta se produzca más rápido, a la vez que disminuye la ABA, una hormona que mantiene a las semillas ‘dormidas’.
 
Cuando el peróxido de hidrógeno que contiene Sanosil reacciona con material orgánico -explica Falgás- se descompone en oxígeno y agua. Eso ocurre tanto en el agua, como en el suelo y/o los sustratos usados en agricultura. El oxígeno elemental liberado es utilizado por las raíces en sus procesos metabólicos, lo que aumenta las actividades fotosintéticas de plantas y su tolerancia al estrés”.
 
 
Otro gran pilar de S100 Agri, la sostenibilidad
Se trata de uno de los grandes retos actuales en el sector agrícola: reducir el uso de fertilizantes contaminantes. Gracias a la combinación de peróxido de hidrógeno con iones de plata, Sanosil consigue con S100 Agri un producto que no deja residuos tóxicos y es 100% degradable (S100 Agri está certificado por la CAAE como Insumo Ecológico).
 
El uso de esta formulación en la agricultura, al tener un impacto ecológico muy bajo, ayuda a disminuir el uso de plaguicidas tóxicos, uno de los principales problemas agrícolas y fuente de contaminación.
 
Sanosil patentó la fórmula de peróxido de hidrógeno estabilizado con plata como alternativa a las formulaciones existentes basadas en el cloro, bromo, amonio cuaternario y alcohol, entre otras. Ya son casi 4 décadas en las que la sostenibilidad productiva y social es uno de los principales valores de la compañía.
 
 
Aplicaciones en la agricultura
Es un agente ampliamente utilizado en el sector agrícola por sus propiedades desinfectantes; Sanosil termina con hongos, bacterias, virus y esporas. Se aplica en procesos de riego, poda, aplicación foliar y tratamientos postcosecha.

En ocasiones, durante el proceso de regado, el sustrato pierde los huecos de aire, lo que puede resultar en que las raíces se ahoguen por falta de oxígeno. Añadiendo Sanosil al agua de riego, no sólo la desinfecta, sino que, al reaccionar con la materia orgánica, el producto libera oxígeno que penetra en el sustrato, llenando de aire las aberturas. Esto favorece la recuperación del suelo, disminuyendo a la vez la contaminación microbiológica y ambiental.

Sanosil -apunta Falgás- impide que los gérmenes desarrollen tolerancia porque funciona mediante reacción oxidativa. Esta propiedad le convierte en el mejor agente para prevenir la aparición de cepas resistentes”.
 
Asimismo, la fórmula (H2O2+Ag) ofrece excelentes resultados como agente preventivo. En el sector agrícola también se utiliza para desinfectar el agua, previene y elimina la formación de biopelículas, y se emplea para desinfectar las herramientas de trabajo.