Al día

Profesionales de la nutrición debaten sobre la alimentación saludable para prevenir la obesidad en el ámbito laboral

Según una encuesta[1] realizada por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) sobre hábitos de alimentación y bebida en el entorno laboral, las personas que afirman tener un trabajo sedentario (el 51,7% de los consultados) son las que realizan menos actividad física (un 63% hace deporte menos de dos veces a la semana) y las que califican en mayor medida sus hábitos alimentarios como “algo o nada saludables” (un 76,4%). Por el contrario, el 82,4% de aquellos que definen su trabajo como activo, además, afirman que sus hábitos son entre “algo y muy saludables”.

Dicha encuesta ha sido presentada hoy a los endocrinos y nutricionistas miembros de SEEDO a través de un webinar en el que han participado el Dr. Manuel Gargallo, especialista en Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Infanta Leonor y de la Fundación Jiménez Diaz, y el Prof. Jesús Román Martínez, Profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y Presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA). Además, han debatido acerca del documento “Recomendaciones para prevenir la obesidad en el ámbito laboral” [2], elaborado por SEEDO, y las controversias actuales de las bebidas fermentadas en la dieta.

Las claves de cara a mantener unos hábitos saludables en el trabajo, según el Dr. Gargallo, son “una vida activa, un desayuno compuesto por lácteos, cereales y frutas, la presencia de las verduras como integrante fundamental en los platos y, dentro de la hidratación, la posibilidad de tomar cerveza sin alcohol ya que es una bebida fermentada con pocas calorías.” “Gran parte del consumo diario de alimentos y bebidas se realiza en el entorno laboral, por lo que los hábitos que haya serán determinantes para tener un peso adecuado y una buena salud a nivel nutricional y general”, añade.

La guía “Recomendaciones para prevenir la Obesidad en el Ámbito Laboral”[3] recoge varios consejos para seguir un estilo de vida saludable en el ámbito laboral entre las que se incluyen ir caminando al trabajo, utilizar las escaleras, priorizar el consumo de frutas y verduras o dormir las horas necesarias.

El Dr. Gargallo se apoya en la evidencia científica para exponer unos buenos hábitos de alimentación y bebida en el entorno laboral, entre los que defiende que el agua es la bebida principal a la hora de hidratarnos y aconseja beber entre uno y dos litros diarios. Pero admite también la posibilidad de tomar una cerveza en su versión sin alcohol como una alternativa, ya que está elaborada en un 90% por agua y además contiene pocas calorías y una baja composición en sodio.

El Prof. Martínez, por su parte, ha señalado que, según diferentes estudios, en España “quienes consumen cerveza de forma moderada mantienen con más frecuencia un patrón de dieta mediterránea. Por otro lado, este consumo en cantidades moderadas no repercute en un aumento de peso dado el bajo aporte calórico.” Se considera como consumo moderado de cerveza entre 10-12 g/día para las mujeres y 20-24 g/día para los varones, o lo que también correspondería a 200-300 ml para ella y 400-600 ml para ellos[4],[5],[6].

Foro para la Investigación de la Cerveza y Estilos de Vida 

El Foro para la Investigación de la Cerveza y Estilos de Vida (FICYE) es una entidad que pretende ahondar en el conocimiento de la cerveza, impulsando y compartiendo la investigación científica sobre el producto, su consumo moderado y su relación con el estilo de vida; recordando siempre que el consumo abusivo de alcohol es perjudicial y, por lo tanto, no tiene cabida en un estilo de vida saludable. Para más información, consultar nuestra web: http://www.ficye.es  

 


[1] “Estudio hábitos alimentarios en el ámbito laboral” – Encuesta elaborada por Alpha Research sobre una muestra de 2.000 hombres y mujeres que se encuentran actualmente trabajando.

[4] Cambou JP. A practical approach to the evaluation of excessive alcohol drinking. Ann Cardiol Angeiol. 2002;51:321-6

[5] Rimm E.  Alcohol and cardiovascular disease. Curr Atheroscler Rep. 2000;2:529-35

[6] Padro, T.; Muñoz-García, N.; Vilahur, G.; Chagas, P.; Deyà, A.; Antonijoan, R.M.; Badimon, L. Moderate Beer Intake and Cardiovascular Health in Overweight Individuals. Nutrients 2018, 10, 1237.