inicio
Sábado 16 de noviembre de 2019
17/10/2019
preparar para imprimir

La primera fragancia registrada de la historia se reformula como tratamiento facial

 
 
  

Fundamentado en la Queen of Hungary Water, este mist trata nuestro rostro e incluye en su historia tanta realidad como leyenda

Cuando se crea un nuevo producto de belleza, si además de sus beneficios detrás hay una bonita historia, todo adquiere un sentido mucho más mágico. Esto ocurre con esta bruma facial que, aunque es de creación relativamente reciente, su esencia nos traslada hasta el siglo XIV, a la era medieval en la bella Hungría. Es por aquel entonces cuando se creó la HUNGARY WATER, considerada como la primera fragancia registrada y sobre la cual se asientan miles de leyendas, entre las que destacan especialmente dos: era la fragancia de la reina Isabella de Hungría (aunque las fechas no terminan de encajar) o, aunque realizada en Hungría, puede que fuera diseñada para la reina Isabel de Polonia, consorte del rey Casimiro. Entre los objetivos de su creación, también hay diferentes versiones: puede que se creara únicamente con la intención de ser un perfume exclusivo para ella, denotando así una mayor diferenciación sobre los demás miembros de la corte; se cree también que pudo surgir como una fragancia que combatía el reumatismo; o, incluso, puede que fuera un remedio para prevenir la famosa peste negra que, por entonces, asolaba Europa.

 

DE LA FRAGANCIA A LA BRUMA FACIAL

Fue mucho tiempo después cuando, ya en nuestra época, el matrimonio formado por Stephen y Margaret de Heinrich crea Omorovicza. Esta firma lleva en sus arterias la historia de Budapest gracias a sus aguas termales, sus ingredientes de fama milenaria o el propio Spa Racz, legendario espacio de bienestar perteneciente a los Omorovicza, familia directa de Stephen. Con esa visión al pasado, Omorovicza reformula los beneficios del agua termal para hacerla biodisponible para nuestra piel y crea combinados lujosos que renuevan nuestro rostro a partir de minerales y piedras preciosas como el oro o la plata coloidal y el polvo de diamante. Así nace también Queen of Hungary Mist, una bruma que toma lo mejor del pasado y del presente. En su base está ese agua húngara, el primer perfume que un día llevara una reina, y se combina con la máxima innovación para dar como resultado una bruma que renueva nuestra piel.

Cómo es

Está planteada como una bruma facial refrescante, tonificante e hidratante de efecto instantáneo. Su aroma fundamental es una rica combinación de rosas y azahar.

Cómo usarla

Pulverizar sobre la cara de lejos, mañana y noche después de la limpieza, o cuando la piel necesite refrescarse.

Sus ingredientes

Lleva aguas de azahar y rosa que purifican y tonifican. Cuenta también con pectina de manzana para favorecer una hidratación de larga duración y restaurar la flexibilidad de la piel.

La clave es, además, su Healing Concentrate, patentado por Omorovicza. Una combinación de minerales de las aguas termales formulados mediante Hydro Mineral Transference, un proceso químico que los vuelve biodisponibles para que penetren mejor en la piel y podamos aprovechar mejor sus beneficios. 

Quién puede usarla

Cualquiera porque es apta para todo tipo de pieles, de las más secas a las más grasas

LO QUE MÁS NOS GUSTA

Su aroma y su comodidad. Es perfecto para despejar el rostro en cualquier momento, y su formato es ideal para llevar en el bolsillo. Un formato cómodo para tratar nuestro rostro on-the-go.

“Aunque esta bruma no está planteada como un fijador de maquillaje, sino como un tónico o una hidratante, muchos maquilladores lo utilizan de este modo, obteniendo grandes resultados, aportando jugosidad a la piel”

Bella Hurtado, directora técnica de Omorovicza

¿Dónde comprarla?

Perfumerías Nadia, en Madrid y en su web

Perfumería Eros en León

JC Apotecari

Precio: 65€



BUSCAR EN ESTA SECCIÓN
Introduzca unas palabras para realizar la búsqueda en la sección "Al día". Si lo desea puede limitar los resultados por periodos de tiempo.
Desde:
Hasta: