Al día

2021, un año decisivo para Caviar Riofrío: nuevo proyecto de pesca deportiva (y mucho más)


El 14 de septiembre de 2018, en torno a las 16:30 horas, llovió torrencialmente en Riofrío y el Arroyo Salado, desbordado, cubrió con lodo la piscifactoría norte de Caviar Riofrío. En apenas unos minutos, murieron más de 11.000 esturiones y la capacidad productiva sufrió una merma de casi el 80%. El equipo de la empresa granadina sigue recordando la fecha con lágrimas en los ojos, pero 2021 abre una nueva etapa. Es el año en el que se concluye la reconstrucción de dicha superficie y en septiembre, previsiblemente, se inaugurará el proyecto de pesca deportiva en una de las nuevas balsas, que además favorece la vida de la característica flora y fauna.

La trágica riada convenció a los nuevos propietarios, Carlos Cadenas y Antonio Romero, que falleció en septiembre de 2020, para seguir adelante con la compra de la empresa que en 1963 fundó el médico navarro Luis Domezain. Decidieron recuperar el espíritu de la firma en torno a la trazabilidad y el origen español del que es el primer caviar del mundo certificado en ecológico, The World’s First Organic Caviar.

Con una inversión que supera los dos millones de euros y durante los últimos dos años, se ha reconstruido la piscifactoría norte, que data de 1972. Las piscinas son ahora más amplias y se ha levantado un muro de contención  que eleva la protección. El respeto al entorno natural ha guiado también la construcción de una turbina en aras de la autonomía energética. Esta vocación sostenible y a favor de la protección del medio natural, ha inspirado asimismo el proyecto de pesca deportiva que se inaugurará previsiblemente en septiembre. Se espera atraer a un perfil internacional de aficionado a la pesca deportiva. En una nueva balsa, vivirán ejemplares de esturión que, una vez capturados sin sufrir, regresarán a su hábitat.

Experiencias en torno al esturión y el caviar

El proyecto de pesca deportiva se enmarca en la apuesta de la empresa por el turismo sostenible y las experiencias en torno al esturión y el caviar. Hoy por hoy, la oferta es amplia y las actividades se realizan con las máximas medidas de seguridad. Desde visitar las instalaciones y hasta bañarse junto a los peces, de forma segura y respeto hacia ellos.  

En el apartado gastronómico, además de diferentes tipos de cata de caviar, se puede ampliar la experiencia con un almuerzo campero en el que, por supuesto, se deguste carne de esturión e incluso contar con el llamado ‘chef del caviar’, Diego Gallegos, del restaurante Sollo (1 estrella Michelin), quien demuestra toda la versatilidad del que es considerado el mejor caviar del mundo.

 

Expansión internacional

2021 también es el año en el que se presenta el rediseño global de la marca, obra del estudio de Loja Buenaventura y se intensifica la expansión internacional, especialmente en Europa, y se prevé dar el salto al mercado estadounidense, Canadá, México, Oriente Medio, Asia y África. Tanto en los mercados en los que está presente como en los nuevos, la estrategia de la firma es la calidad de su producto, de origen 100% español y exhaustiva trazabilidad. Y es que el 70% del caviar que se consume hoy en el mundo tiene su origen en piscifactorías de China. No es ruso, ni iraní y por supuesto no es salvaje.

Por otro lado, y teniendo en cuenta que la producción, siempre de la mejor calidad, es limitada y ajustada al ciclo natural de los esturiones, se espera aumentarla y alcanzar las dos toneladas de caviar en 2022, y llegar a las cinco toneladas en los siguientes ejercicios.

En la actualidad, Caviar Riofrío cuenta con más de 54.000 metros cuadrados de piscinas. La piscifactoría primitiva se encuentra apenas a unos metros del manantial de la sierra de Loja del que mana el agua, pura y con unas propiedades únicas que determinan la calidad. Se crían más de cien mil peces en diferentes estadios; el ciclo completo se produce en Riofrío y es un producto elaborado en un lugar visible y controlable. Se elaboran tanto las recetas tradicionales –rusa e iraní- como la ecológica, que es la más demandada. También se preparan distintos derivados del caviar y la carne de esturión, atendiendo siempre a la excelencia, la tradición y la elaboración artesanal.

Por último, señalar la inversión de más de medio millón de euros para adquirir un millar de ejemplares de esturión Beluga y Osetra, que ya viven en Riofrío y que supone la apuesta por recuperar el ciclo de vida tal y como este pez vivía en los ríos de la Península Ibérica.