Al día

Los españoles consumen menos pero gastan un 8,7% más que hace un año en alimentación

Los hábitos alimenticios de los españoles se encuentran en constante cambio y cada vez se orientan más al consumo de productos saludables. Más concretamente, el volumen de consumo de alimentos en el hogar ha caído un 8,8%, mientras que el consumo de productos catalogados como saludables se mantiene estable en el último año.  

Así lo releva un estudio realizado por la firma de referencia en el ecommerce de fit-food, FITstore.es, que señala cómo el consumo de alimentación saludable se ha estabilizado con una bajada inferior al 0,6% en este primer semestre. El análisis también remarca el crecimiento de algunas categorías de productos como los complementos alimenticios, que se disparan un 28% más en comparación con los seis primeros meses de 2022. 

Por otro lado, los últimos datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en su Informe de Alimentación 2022 muestran un descenso del 8,8% del volumen de consumo de alimentos en el hogar respecto al año anterior. Esta bajada contrasta con el incremento del coste del carrito de la compra, que de media ha sido un 8,7% más caro en 2022, impulsado por la inflación desbocada de los últimos meses y la apuesta de los españoles por productos de calidad, algo más caros. Es decir, compramos menos productos, pero nos fijamos más en sus propiedades nutricionales y lo saludables que son. 

Consumimos menos pero productos más caros 

En total, los hogares de nuestro país invirtieron cerca de 74 millones de euros en la cesta de la compra para un consumo total que roza los 27 millones de kg/L. 

Para entender esta coyuntura del mercado agroalimentario, el estudio de FITstore.es hace especial hincapié en el cambio del perfil del consumidor. En la actualidad vivimos con más rapidez pero queremos tener unos mejores hábitos. De hecho, dedicamos cada vez menos tiempo a preparar los desayunos, y ya dominan los que podemos dejar listos en menos de 10 minutos. En esta línea, también es importante remarcar que, según datos estatales, durante el año 2022 dentro del hogar se realizaron una media de 22,3 ingestas por persona a la semana, es decir, algo más de una ingesta menos a la semana que en el año previo. 

Otro detalle es que los españoles cada vez se preocupan más de cuidar su alimentación escogiendo productos saludables y lo combinan con un estilo de vida en el que dedican más horas a hacer ejercicio y al cuidado de su cuerpo. Sin embargo, para garantizar el éxito de estos nuevos hábitos es vital prestar una especial atención a las dietas seguidas y a su encaje con el deporte realizado. 

La moda de los suplementos alimenticios  

Así, en una tendencia del volumen de consumo a la baja, complementos alimenticios para que los beneficios del esfuerzo físico se vean multiplicados están en alza, subiendo un 28% en este semestre. Un estudio reciente de FITstore.es sobre los hábitos alimenticios en España, indica que el consumo de proteínas en polvo en España se ha disparado un 43,7% en los últimos años, mientras que la adquisición online de productos ricos en proteínas como yogures proteicos o incluso panes donde destacan esta cualidad ha escalado un 157%. En definitiva, una fiebre por los suplementos que no ha frenado ni la inflación que ha afectado al resto del consumo y que sigue una tendencia ascendiente debido al contexto socioeconómico de sus consumidores.  

“En los últimos años se aprecia una especialización por parte del consumidor en lo que compra. Si tiene la oportunidad de consumir un producto que aparentemente es más sano que otro, no le va a importar gastarse algo más para adquirirlo. Esto es un arma de doble filo ya que las estrategias comerciales pueden confundir al consumidor con claims de venta cuestionables.  Comer sano es posible y la sociedad cada vez es más consciente de ello, pero es importante poner atención no solo a los valores nutricionales sino también a los ingredientes” reconoce Luis Cañada, fundador de FITstore.es