Al día

La disminución de la preocupación por la pandemia provoca la vuelta en masa a las tiendas físicas

Retomar nuestra vida anterior a la pandemia implica, entre otras muchas cosas, volver a las calles y recuperar ciertas rutinas como es la vuelta a las tiendas físicas de nuevo. Un hábito que parece muy común en nuestro día a día pero que se ha visto muy impactado por el Covid, debido a que mucha gente percibía un riesgo alto de contagio en este tipo de espacios. Ipsos, a través de su estudio Essentials, ha ido analizando desde el principio de la pandemia cómo se comporta la población y cómo evolucionan ciertos aspectos según avanza la situación sanitaria con el levantamiento de restricciones y la vuelta paulatina a la normalidad.

En este sentido, según los datos del estudio, un 70% de la población española, manifiesta que ya acude a las tiendas físicas para realizar sus compras, lo que la sitúa entre los europeos que más lo están haciendo, solo por detrás de la ciudadanía francesa (76%). Además, ya no se limita el tiempo que pasan dentro de ellas, como ocurría anteriormente, debido sobre todo a que la percepción de riesgo de contagio en estos espacios ha disminuido considerablemente. Ese sería el caso de España, que se sitúa como el segundo país europeo que percibe menos peligro de poder contraer el virus yendo de compras (25%), solamente superada por la confianza de los italianos en este aspecto (21% advierte peligro de contagio en las tiendas).

 

La pandemia ha consolidado la omnicanalidad

Pero esta vuelta a la normalidad y a las tiendas físicas no significa que se esté dejando de comprar a través de Internet. Este hábito, que fue un boom durante los meses de restricciones más duras, continúa una vez levantadas gran parte de las restricciones, lo que ha propiciado que la omnicanalidad sea ya una realidad en el proceso de compra, combinando el canal físico con el online para conseguir una experiencia más satisfactoria a la hora de adquirir productos y servicios.

A este respecto, existe un gran número de personas que suelen visitar la tienda física para ver, tocar y testar el producto previamente a realizar su compra online desde la comodidad de su casa. En ese marco, de los países europeos analizados en la muestra, España aparece como el país que más practica la omnicanalidad en su proceso de compra: el 80% declara que compra online eligiendo la opción de entrega a domicilio y el 43% elige la compra online con recogida. Además, el 68% también consulta online los establecimientos que están abiertos o cerrados más próximos a ellos; y un 40% consulta el stock online de lo que quiere comprar o ver, antes de ir a la tienda.

“La omnicanalidad ya existía antes de la Covid-19, pero como en otros muchos aspectos, la pandemia ha supuesto un acelerador, principalmente porque en los meses más duros, durante el confinamiento domiciliario, la compra online se convirtió en casi la única forma de adquirir ciertos productos y servicios, rompiendo así con muchas barreras, miedos y creencias que los propios compradores tenían prefiriendo el canal físico para sus compras. En la actualidad, tras casi dos años viviendo en pandemia, la omnicanalidad ya es una realidad. El proceso de compra integrado se ha naturalizado y se vive más que nunca como una experiencia de marca única en la que no se distinguen canales.  quienes compran aprovechan las fortalezas de cada canal para tener una experiencia más satisfactoria y completa de la compra en función de cada momento y sus necesidades, pero también dependiendo del producto o servicio a adquirir”, señala Cecilia Acevedo, experta en shopper de Ipsos en España.

 

Sobre el estudio

Estos son los resultados de una encuesta de Ipsos realizada del 9 al 12 de septiembre de 2021 en la plataforma online Global Advisor entre 11.500 adultos de 18 a 74 años en Canadá y Estados Unidos y de 16 a 74 años en Australia, Brasil, China, Francia, Alemania, Italia, España, India, Japón, México, Rusia, Sudáfrica, Corea del Sur y Reino Unido.

La muestra de este estudio está formada por unos 1.000 individuos en Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, India y Japón, y 500 en los otros 9 países. Las muestras de Alemania, Australia, Canadá, Corea del Sur, España, Francia, Italia, Japón y EE.UU. pueden considerarse representativas de la población adulta general de estos países mayor de 16 o 18 años (EE.UU. y Canadá) y menor de 75 años.

La muestra de Brasil, China, India, México, Rusia y Sudáfrica es más urbana, más educada y/o más acomodada que la población general y debe considerarse que refleja las opiniones del segmento más "conectado" de la población. Los datos se han ponderado para que la composición de la muestra de cada mercado refleje lo mejor posible el perfil demográfico de la población adulta según los datos del censo más reciente. 

Los resultados de este informe no están ponderados por el tamaño de la población, lo que sería necesario para presentar un total mundial representativo. Además, grandes partes de la población mundial están excluidas de este estudio por diversas razones. Por ello, en lugar de informar de un total global o mundial, hemos utilizado la terminología "Media global de los países", es decir, la puntuación media de todos los países que participaron en la encuesta.

Cuando los resultados no suman 100 o la "diferencia" parece ser +/-1 que la real, esto puede deberse al redondeo, a las respuestas múltiples o a la exclusión de las respuestas "no sabe" o "no responde". La precisión de las encuestas en línea de Ipsos se calcula utilizando un intervalo de credibilidad con un sondeo de 1.000 personas con una precisión de +/- 3,5 puntos porcentuales. 

Para obtener más información sobre el uso de los intervalos de credibilidad de Ipsos, visite el sitio web de Ipsos (www.ipsos.com).