Al día

Grand Siècle por Laurent-Perrier en las celebraciones navideñas. El arte de servir el champagne a la francesa


“¡Pop! o ¡pshhh!: el dilema a la hora de descorchar la botella”

Verdadero homenaje al Art de vivre francés, Grand Siècle par Laurent-Perrier destaca por su concepto: recrear la añada perfecta, iteración tras iteración, mediante el ensamblaje de tres vendimias con perfiles enológicos complementarios.

Las iteraciones de Grand Siècle n°23, añadas 2006, 2004 y 2002, y Grand Siècle n°25, añadas 2008, 2007 y 2006, son la ocasión perfecta para rememorar los puntos a tener en cuenta a la hora de servir el Champagne en las mesas más elegantes de este fin de año.

Precio público recomendado, IVA incluido:

Grand Siècle nº23, 150cl: 380,00 € Grand Siècle nº25, 75cl: 171,00 €

Grand Siècle nº25, 75cl Metal Jacket: 199,50 €

Pop! o ¡pshhh!: el dilema a la hora de descorchar la botella

Los más finos abrirán la botella dejando escapar un ligero susurro. La botella se mantiene inclinada a 45 grados, cerca del pecho, con una mano sujetando el corcho con el alambre previamente aflojado, y la otra mano girando la base de la botella.

¿Copa “Gastby” o flauta de toda la vida?

Admitimos que es fácil perderse entre el glamour de la copa “Gatsby” y la flauta de toda la vida.

La más recomendable es la copa tulipán: bastante parecida a la copa de vino, es ligeramente más estrecha. Su cáliz abombado permite que se expresen y se concentren los aromas.

Es muy importante recordar que siempre se sujeta por el tallo para que la mano no temple el vino.

Abrir los aromas con la temperatura ideal

El champagne se degusta idealmente entre 8 y 10°C. 30 minutos en una cubitera con hielo y agua, o 4 horas en una nevera permitirán alcanzar la temperatura perfecta.

En cambio, champagnes tan puros como Grand Siècle, que gozan de más de 10 años de envejecimiento en bodega, se revelan con dos grados más, entre 10 y 12°C. De esta manera, se abren todos los aromas más complejos, en este caso frescura, estructura y fineza.

Servir el champagne, o cómo convertirse en un maestro de destreza

Servir el champagne es un juego de destreza: la mano derecha inclina la botella sujetándola por la base, mientras que la mano izquierda inclina la copa.

Este fin de año, Laurent-Perrier viste de gala a Grand Siècle con la nueva Metal Jacket Lumière. Una prenda de luz con reflejos plateados, que hace brillar más que nunca a un vino de delicados aromas de la uva Chardonnay, fusionados con la potencia y maestría de la Pinot Noir. Además de irradiar luz a las cenas navideñas, asombrará a todos los invitados por su elegancia y su delicadeza.

Los secretos de la conservación del champagne

Una botella de champagne se conserva durante varios años en posición horizontal y en la oscuridad de una bodega a 10°C.

Una vez abierta, ninguna cuchara ni remedio de la abuela permitirá conservar el champagne como un tapón hermético. Es tan fácil conservar la botella abierta como taparla con un tapón adecuado, y mantenerla en frío.

Inspiraciones para maridar el champagne

El champagne es un vino, por lo que es el compañero perfecto tanto de los aperitivos como del resto del menú. Las iteraciones Grand Siècle nº25 y nº23 acompañan productos de alta calidad y platos refinados, asociaciones tierra- mar, mariscos y pescados nobles, como un rodaballo asado, un bogavante o una pularda trufada.