Al día

Ribera del Duero y el Museo Thyssen se unen para emocionar

La capacidad de trasmitir  y despertar emociones del vino de Ribera del Duero y del arte; el trabajo minucioso, pausado y delicado del enólogo y el restaurador; la pasión, el talento, el respeto y la dedicación para elaborar un gran vino o devolver el brillo a una obra histórica; la satisfacción al saber que has hecho algo único, auténtico, inimitable, con alma… creado para emocionar.

Son los valores y el leitmotiv que comparten la Denominación de Origen Ribera del Duero y el taller de restauración del Museo Thyssen que han unido sus caminos en la nueva campaña creativa que el Consejo Regulador presentó ayer a sus bodegas.

La agencia Havas es la responsable del diseño de esta nueva imagen creativa que se responde a la necesidad de presentar al consumidor la realidad de los vinos de la Denominación de Origen: vinos con personalidad, irrepetibles, con espíritu, que generan sentimientos. Vinos que son artesanales, que requieren para su elaboración de una materia prima de calidad y de un enorme compromiso.

Como la esmerada labor de restauración que realiza el equipo de grandes profesionales del Museo Nacional Thyssen Bornemisza, una de las pinacotecas más importantes del mundo, que expone más de mil obras de arte. Una colección permanente exquisita y única que traza la historia de la pintura europea desde la Edad Media hasta finales del siglo XX. Por las manos de sus restauradores han pasado obras imprescindibles de valor incalculable, como “Bailarina basculando” de Edgar Degas, “Plaza de San Marcos” de Canaletto, “Amazona” de Monet, “Santa Catalina de Alejandría” de Caravaggio, obras que aparecen precisamente en el nuevo spot de la DO.

Esa  analogía entre dos mundos muy diferentes, mundos que comparten los mismos valores, es el argumento de una campaña creativa que gira en torno al argumento “elaborar una emoción lleva tiempo”. Porque el trabajo de enólogo de la Denominación de Origen Ribera del Duero y del restaurador del Museo Nacional Thyssen Bornemisza “exige paciencia, rigor,  y un profundo respeto por lo que tienes delante”.

Un pensamiento compartido que ha dado lugar a una alianza creativa que se rubrica en una frase que lo define todo, el vino y el arte: “creado para emocionarte”.

La nueva imagen de Ribera del Duero proyecta el #EspírituRibera, una forma de vivir el vino de la Denominación de Origen ligada a una actitud creativa, que el Consejo Regulador ha llevado a acciones del ámbito de la moda, la cultura, el ocio, el arte y la música. El Consejo Regulador pone ahora en marcha una campaña de comunicación en distintos soportes para presentar su recién estrenada imagen a los consumidores españoles. 

Enrique Pascual señalaba “esta nueva imagen creativa es el reflejo de la actual realidad de Ribera del Duero, de nuestras bodegas y viticultores, de nuestra forma de vivir y entender el vino, del #EspírituRibera. Es un pensamiento en el que se basa también el trabajo del equipo de restauradores del Museo Thyssen, un referente absoluto. Unirnos a ellos es un lujo, nos sentimos honrados y agradecidos”.

 

 

Sobre el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero es el organismo responsable de velar por la autenticidad de los vinos de esta región, asegurando que cada botella que lleva su contra etiqueta ha superado rigurosos controles de calidad.

Cerca de 300  bodegas forman parte de esta demarcación situada en la cuenca del río Duero y seleccionada como Mejor Región Vitícola del Mundo en 2012. Los vinos de la DO Ribera del Duero se caracterizan por su gran calidad, producción limitada y una fuerte apuesta por la innovación. El afán de superación, la experiencia y una actitud creativa, junto con la dedicación, tradición y talento de sus viticultores y bodegueros, convierten a los vinos de Ribera del Duero en únicos.