Al día

Olvida la K-Beauty, ahora se lleva la K-Food

En la alimentación también está la clave. Arroz, verduras fermentadas, sopas… Son los protagonistas de una dieta balanceada K-Food que cuenta con beneficios tanto para la piel como para el cuerpo.

La dieta coreana puede ser igual de efectiva como la famosa rutina de cuidado de la piel en diez pasos. Para ello, Kaiku Sin Lactosa -la gama más amplia de lácteos sin lactosa del mercado- comparte las claves para adentrarse y familiarizarse en la cocina coreana y conseguir así una piel más cuidada.

  

LOS FERMENTADOS

La K-Food es una de las culturas gastronómicas más saludables debido a su bajo aporte calórico. El kimchi, un alimento milenario, es uno de los platos más icónicos de Corea cuyos principales beneficios son su alto contenido en vitaminas A, B y C, su aporte antioxidante y sus cualidades probióticas que ayudan mantener las defensas altas y el equilibrio en las bacterias intestinales.  

Un producto que es tendencia en gastronomía tanto por sus propiedades como su sabor picante se elabora, principalmente, a base de col fermentada.

La técnica de fermentar verdura se aplica también a otros productos en la cultura coreana evitando las calorías que se producen con otras elaboraciones como la fritura. Además, es una manera de evitar los ultraprocesados, uno de los enemigos para conseguir una piel perfecta.

 

EL PICANTE, NUEVO ALIADO EN LA COCINA

No es un protagonista en la dieta mediterránea pero el picante es un must en la K-Food. Una cualidad casi siempre presente en sus sopas, verduras, pescados… Pero, que además de por el sabor, la comida picante ayuda a acelerar el metabolismo y quemar lo que tomamos de manera más rápida.

 

COCINAR AL VAPOR

Otra de las técnicas presente en esta cocina además de la fermentación es cocinar al vapor. Una manera práctica y saludable en la cual no se pierde el sabor ni la textura de los alimentos conservando sus propiedades y vitaminas. En la K-Food se combinan diferentes platos en pequeñas raciones con kimchi, verduras al vapor, pescado o arroz.

 

BEBER MÁS AGUA E INFUSIONES

El cuidado de la piel no consiste sólo en usar ciertos productos, también es vital cuidar nuestro interior. Uno de los secretos para tener una piel hidratada y resplandeciente es beber agua. Los coreanos lo saben bien y toman hasta tres litros de agua al día.

 

BANANA MILK

En la gastronomía coreana la presencia de los lácteos es bastante discreta pero no por ello menos importante. Una de las bebidas que hace furor entre sus habitantes es Banana milk, una bebida de leche con sabor a plátano.

Una manera saludable de disfrutar de esta típica bebida en casa es mezclar en una licuadora Leche Semidestanata Kaiku Sin Lactosa, ligera y equilibrada, con dos plátanos maduros y un toque de canela si se quiere endulzar algo más.