Al día

Más de 2.000 puntos de venta se suman a la nueva campaña de fogonero noruego


Comienza la temporada de fogonero noruego fresco, un pescado blanco, salvaje, procedente de las frías y cristalinas aguas del norte de Europa que cada vez tiene más aceptación entre los consumidores españoles. De sabor característico y más intenso que el de otras especies, destaca precisamente por su excelente relación entre el sabor y el precio, muy asequible.    

Cada año se pescan en las costas de Noruega 300.000 toneladas de este pez de captura salvaje, que desde 2018 comenzó a exportarse a España con buenos resultados. Este año, con el objetivo de popularizar su consumo en España, el Consejo de Productos del Mar de Noruega pone en marcha, desde el mes de septiembre, una campaña de promoción a la que se han sumado más de 2.000 puntos de venta, entre pescaderías tradicionales y cadenas de distribución alimentaria.

“En un mercado como el español, en el que aún existe margen de crecimiento para el pescado blanco, creemos que el fogonero ha encontrado un hueco en el que afianzarse y sabemos que a medida que crezca su reconocimiento, los consumidores españoles que prueben el fogonero noruego lo incluirán como una opción más, sabrosa, saludable y asequible para sus platos del día a día”, afirma Bjorn-Erik Stabell,  director del Consejo de Productos del Mar de Noruega en España.    

 

Un poderoso nadador a contracorriente

El fogonero noruego se distingue de otras especies por la línea en la piel que recorre longitudinalmente ambos lomos. Es un pescado que nada contracorriente en las aguas de Noruega, justo al norte del círculo polar ártico, donde se encuentra la corriente por marea más fuerte del planeta: los remolinos del estrecho de Saltstraumen, por lo que desarrolla una poderosa musculatura. Así, su carne es magra y tiene una textura firme y color gris claro.

El fogonero noruego es especialmente rico en proteínas, vitaminas D y B12 y aporta, también, selenio y yodo, indispensables para un buen funcionamiento del metabolismo.

Tiene un sabor característico, que lo diferencia de otros pescados blancos y lo hace apropiado para combinarlo con sabores fuertes, y en España se puede encontrar fresco a un precio muy asequible, lo que hace que sea una muy buena opción para la cocina del día a día en las preparaciones clásicas como el horno, rebozado, a la plancha, al vapor o en guisos.

Además, procede de compañías pesqueras certificadas con el sello azul MSC, que indica que es pescado de captura salvaje certificado como sostenible, y cuanta además con la garantía de los productos del Mar de Noruega.

www.mardenoruega.es