Al día

Luis Planas anima a impulsar la calidad, la sostenibilidad y la imagen de marca para incrementar el valor añadido de los vinos españoles

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha expresado la necesidad de trabajar de manera conjunta con el sector vitivinícola para generar mayor valor añadido a nuestras producciones. Según ha recalcado, España es el tercer país productor mundial de vino y líder en volumen de exportaciones, “pero debemos impulsar la calidad, la sostenibilidad y la imagen de marca” para incrementar la presencia y el valor de los vinos españoles en todo el mundo. 

Luis Planas ha participado hoy en la presentación de la Estrategia del Sector Vitivinícola Español 2022-2027, de la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE), informe que ha contado con las aportaciones del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en la fase inicial de análisis. 

En su intervención, Planas ha apuntado que el sector vitivinícola tiene actualmente a su disposición más y mejores instrumentos para hacer frente a los retos de futuro, tarea para la que ha ofrecido todo el apoyo del Gobierno de España.

En este contexto, Planas ha animado a la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) a aprovechar su papel fundamental en la autorregulación del mercado para liderar la respuesta del sector a sus principales desafíos, como reequilibrar la oferta y la demanda, adaptarse al cambio climático, responder a las nuevas demandas de los consumidores, generar mayor valor añadido y lograr una mayor sostenibilidad en los ámbitos ambiental, social y económico.

Según ha puntualizado, la importancia del sector vitivinícola hace que sea estratégico para nuestro país, que cuenta con el mayor viñedo del mundo, con más de 945.000 hectáreas. Asimismo, España es el tercer productor mundial de vino y el primero en volumen de exportaciones, con 23,6 millones de hectólitros en 2021 y un valor cercano a los 3.000 millones de euros, con una balanza comercial positiva de unos 2.700 millones, además de generar más de 427.000 empleos directos e indirectos.

Su valor económico se complementa por su importancia como elemento vertebrador de muchas zonas rurales, su contribución a la conservación del paisaje y su gran aportación a la gastronomía y el turismo.

Dado este potencial, el vino ocupa un lugar destacado en las políticas de apoyo del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, con especial énfasis en la promoción de un consumo moderado y responsable. Así, el ministro ha citado las campañas “El país más rico del mundo” o “Spain food nation”, donde el vino tiene un papel destacado, además de la medida de promoción en terceros países del Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola (PASVE). Según ha recalcado, “la promoción es clave, no solo para abrir nuevos mercados, sino para incrementar el valor y la competitividad”.

Entre las medidas de apoyo al sector, el ministro ha destacado la importancia del PASVE, que cuenta con más de 200 millones de euros anuales, de los que 48 millones se dedican a la promoción del vino en terceros países, cantidad que aumentará hasta los 55,6 millones en el próximo periodo de programación.

Además, el PASVE destina más de 53 millones de euros anuales a incentivar inversiones para la modernización de bodegas y cooperativas. Y para modernizar explotaciones, entre 2019 y 2021 se han destinado más de 178 millones en ayudas; sin olvidar las medidas que este programa ha puesto en marcha para hacer frente a la situación coyuntural derivada de la Covid-19.

 

EL VINO EN LA NUEVA PAC

El ministro ha apuntado que, a partir de 2024, el Plan Estratégico de la nueva Política Agraria Común (PAC) incluye una Intervención Sectorial Vitivinícola, que contará con algo más de 202 millones de euros anuales y destinará un 5 % de gasto obligatorio para la protección del medio ambiente. Según ha explicado, esta medida contribuirá a mejorar la competitividad de nuestras explotaciones.

También ha indicado otros beneficios de la nueva PAC para el sector, como el mantenimiento del sistema de autorizaciones de viñedo otros 15 años más, la incorporación de toda la superficie de viñedo a la Ayuda Básica a la Renta para la Sostenibilidad, a través de la Reserva Nacional, o la posibilidad de acogerse a 3 de los 7 ecorregímenes establecidos.

De igual forma, ha mencionado las posibilidades que ofrece al sector del vino el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, a través de las inversiones en agricultura de precisión, aprovechamiento de energías renovables y apoyo a la digitalización e innovación.