Al día

Internacionalización de las PYMEs: cómo el ratoncito Pérez conquistó Europa


Las exportaciones cada vez tienen mayor peso en la economía española. Según cifras oficiales, el 26,99% del Producto Interior Bruto (PIB) del año pasado provino de la venta al exterior. Un porcentaje que se traduce en más de 325.000 millones de euros generados a través del comercio fuera de nuestras fronteras. Sin embargo, las PYMEs, que representan hasta el 99,8% del tejido empresarial del país, sólo suponen el 51,1% de las ventas en el extranjero en España.

¿A qué se debe esta tendencia? Una de las principales razones es la falta de recursos con los que cuentan estas empresas de menos de 250 empleados, a menudo más limitadas que las grandes empresas o multinacionales. No obstante, gracias a la transformación digital del sector, estas diferencias entre empresas se están salvando. Esta es la base de Packlink PRO, la plataforma de logística líder en Europa, una herramienta que ha conseguido que más de 36.000 empresas europeas tengan acceso a una red logística que les permite operar en toda Europa.

“Nuestro principal objetivo es simplificar la actividad de las pequeñas y medianas empresas. Gracias a nuestra herramienta Packlink PRO, un autónomo puede gestionar todos sus pedidos tanto en el mercado local como internacional a través de una sencilla interfaz. Queremos ayudarles a que desarrollen todo su potencial y eliminar cualquier traba a su crecimiento”, señala Noelia Lázaro, Directora de Márketing de Packlink.

 

Cómo el ratoncito Pérez conquistó Europa

Un ejemplo a la hora de derribar estas barreras es La Puerta Mágica. Este proyecto, creado por Gerard Molins y Magalí Jorba en 2018, ha conseguido implantarse en menos de cuatro años en cinco mercados, y todo ello, con una misión muy clara: “la felicidad de todos los niños”. Después de crear en 2018 una pequeña puerta para que el ratoncito Pérez pudiera visitar a sus hijas en casa, conocidos y amigos de la familia empezaron a solicitar el producto, y de ahí a lograr colarse en miles de hogares de toda Europa.

“Diseñé para mis hijas la puerta del ratoncito Pérez, para que pudieran adentrarse en el mundo de la magia, con una postal personalizada para ir pintando sus dientecitos. Cuando otras familias lo conocieron, les encantó la idea, así que empecé a vender algunos modelos en Wallapop, luego en Amazon, y hoy estamos doblando facturación cada año y presentes en cinco mercados, señala Gerard Molins, co-fundador de La Puerta Mágica.

Un proyecto unipersonal, creado en la pequeña localidad barcelonesa de Sant Quirze del Vallès, que actualmente ha aumentado su catálogo de productos, adaptándose a los diferentes socios del ratoncito Pérez en Europa, como es el caso del Hada de los Dientes en el mundo anglosajón. Una línea de productos que ha sido incluida en la Guía Anual de juguetes más innovadores, elaborada por el Instituto Tecnológico de Productos Infantiles y Ocio (AIJU).

“Packlink ha sido clave en nuestro crecimiento, tanto a nivel nacional como internacional. A través de un solo click podemos importar todos los pedidos, seleccionar operador logístico, generar automáticamente las etiquetas, y todo con una única factura mensual y con unos precios que ningún operador puede igualar. Tratándose de un proyecto unipersonal, esta simplificación de la labor logística me ha permitido desarrollar nuevos productos y aumentar el número de distribuidores entre las tiendas de decoración y juguetería de Europa”, concluye Gerard Molins.