Al día

Las empresas españolas registran un gran progreso en sus políticas de sostenibilidad, mientras se preparan para la futura ley de diligencia debida

Las empresas españolas son las cuartas que más progresaron a nivel europeo en los distintos ámbitos de la sostenibilidad entre 2015 hasta 2020. Las pymes son las principales responsables de la mejora, según indica el informe Medición del desempeño en sostenibilidad de las empresas europeas realizado por EcoVadis en colaboración con Le Médiateur des entreprises, el mediador de relaciones comerciales del gobierno de Francia. Los ámbitos en los que más se ha avanzado son el medioambiental, el ético, y el de políticas laborales y de derechos humanos, mientras las compras sostenibles se han mantenido a pesar del difícil contexto global.

“Las empresas españolas han mostrado un creciente compromiso con la sostenibilidad en los últimos años, algo que se refleja en nuestras evaluaciones, donde los resultados han mejorado de forma constante”, explica Giulia Borsa, ejecutiva de cuentas estratégicas de EcoVadis en España. “Las organizaciones son conscientes de su responsabilidad y de la importancia de sus acciones para garantizar el futuro. Las políticas sostenibles son cada vez más habituales, con las compañías buscando ampliarlas más allá del ámbito interno para maximizar el impacto y asegurar el cumplimiento de las futuras leyes de diligencia debida que se están desarrollando en Europa”.

 

El progreso en sostenibilidad de las empresas españolas, por encima de la media europea

Entre las más de 90.000 evaluaciones realizadas por EcoVadis a casi 50.000 empresas, España se sitúa en cuarta posición en cuanto a progreso en sostenibilidad, solo por detrás de Grecia, Noruega e Italia. Sobre el máximo de 100 puntos, la media española se sitúa en 52.9 en 2020, lo que supone un avance de 8 puntos respecto a los datos de 2015. Así, el país se posiciona séptimo en el ranking de EcoVadis de desempeño en sostenibilidad global.

La mejora se refleja también en la evolución de las empresas españolas dentro de los niveles de EcoVadis. Un 21% se situaron en el rango “ejemplar” en 2020, con más de 65 puntos, cuadriplicando la cifra del 5% registrada en 2015. El rango “bueno”, con empresas que superan los 45 puntos, creció hasta llegar al 68% de las compañías analizadas gracias al progreso de las compañías que se situaban en el tramo “medio” inferior, con menos de 44 puntos.

“Las pymes son las grandes responsables del avance, con una mejora de 8.7 puntos en este período de 6 años, que se complementa con el avance de 3.1 puntos de las grandes empresas”, detalla Giulia Borsa. “El medio ambiente, las prácticas laborales,  los derechos humanos y la ética son los ámbitos en los que más mejoran las empresas españolas, que todavía tienen una tarea pendiente en cuanto a compras sostenibles. Por ello esperamos poder ayudarlas a conocer mejor sus cadenas de suministro e implicar a sus socios en sus políticas de sostenibilidad”.

 

La nueva legislación española sobre sostenibilidad, en el horizonte

La sostenibilidad es una prioridad en Europa, como demuestra la Directiva sobre la diligencia debida de las empresas en materia de sostenibilidad propuesta por la Comisión Europea. Múltiples países ya han aprobado medidas legislativas complementarias para impulsar el impacto de las organizaciones en el medio ambiente y la sociedad. En España, el Gobierno publicó una propuesta de ley sobre diligencia debida que requerirá a las empresas nacionales y a las multinacionales que operen en el país que “prevengan, eliminen, mitiguen y corrijan las violaciones de los derechos humanos y ambientales” a lo largo de sus cadenas de valor.  Esta ley incluye un sistema de sanciones que actuará contra las compañías que no la cumplan y garantiza el acceso a la justicia para aquellos afectados por las actividades corporativas.

“La nueva norma tiene potencial para impulsar a las grandes empresas a mejorar sus prácticas sostenibles, tanto en sus operaciones directas como a lo largo de sus cadenas de suministro. Implicar a todo el tejido empresarial del país es esencial para conseguir un impacto real a nivel global y garantizar el progreso de la sostenibilidad”, concluye Giulia Borsa desde EcoVadis.

www.ecovadis.com