Bowmore y Aston Martin lanzan la edición limitada de whisky Bowmore® Masters’ Selection


La tradición, artesanía e innovación que caracterizan la producción de whisky, unido a las cualidades que definen el mejor diseño automovilístico son responsables de la creación de Bowmore® Masters’ Selection, el primer whisky de malta puro edición limitada que ha sido elaborado por Bowmore junto a Aston Martin.

Bowmore Masters’ Selection es una bebida que ha sido diseñada y concebida bajo la dirección de dos maestros creativos, por un lado, el maestro mezclador de whisky de Bowmore, Ron Welsh, y por otro, el vicepresidente ejecutivo y director creativo de Aston Martin, Marek Reichman. A través de esta colaboración se ha conseguido unir dos sectores totalmente distintos, el whisky y los coches. Las caves de esta creación han sido la confianza y respeto mutuo, así como el aprendizaje recíproco entre estos dos profesionales.

Marek Reichman ha destacado con frecuencia cómo el proceso creativo de Aston Martin está basado en la proporción áurea. De esta manera se entiende la relación matemática que tiene su origen en la perfección de la naturaleza, y la capacidad para crear composiciones estéticamente perfectas. Sólo cuando se logra la relación perfecta en toda la proporción del diseño del coche, se consigue la belleza absoluta.

Reichman ha destacado que: “La proporcionalidad define de manera precisa cada uno de los detalles en el diseño de Aston Martin. Tratamos de buscar siempre el número áureo y las proporciones óptimas en los diseños para crear la belleza absoluta. Para lograr esto, combinamos habilidad, pasión y experiencia. Cuando empecé a colaborar con Ron, abordamos esta idea desde una perspectiva completamente nueva, algo que nos motivase e inspirase enormemente. Este whisky nos une con perfecta armonía para crear un equilibrio bello a la vez que poderoso”.

Para Bowmore, las proporciones definen el carácter y modelan las combinaciones de sabores; desde la selección de las barricas hasta la maduración y la mezcla. Ron Welsh, maestro mezclador de Bowmore, ha explicado que: “Por primera vez con este whisky, y con el apoyo de Marek y su equipo, hemos adoptado la proporción áurea propia de los diseños de Aston Martin para que cada uno de los elementos aporte sus propios y singulares sabores, y para seleccionar las barricas óptimas con las que forjar el carácter deseado.  Trabajar con Marek nos ha dado una nueva perspectiva con la que explorar la elaboración de whisky.  Esta bebida es un homenaje a la unión del conocimiento y experiencia de ambas marcas”.

Para entender el proceso desde un enfoque técnico, este whisky está compuesto por un 61,8 % de whisky Bowmore de 21 años, madurado en barricas de Jerez de Pedro Ximénez y de Oloroso. Las partes restantes de su mezcla se encuentran en proporciones exactas unas con otras, estando así en línea con la teoría del número áureo presente en los diseños de los coches de Aston Martin.

Los creadores han logrado un contraste absoluto basado en un equilibrio y proporciones perfectas en sus ingredientes, haciendo un guiño así a Aston Martin. Potente, complejo y entrañable son algunos de los atributos con los que podemos definir esta edición limitada de whisky. Con el guiño a Aston Martin como base de su creación, este brebaje rezuma sofisticación y complejidad, prometiendo a aquellos que lo deleiten una experiencia capaz de impregnar todos los sentidos.

Algunas de las notas de esta bebida son la potencia y elegancia entre dulce y especiado, entre sherry y café, pasando por miel y pimienta: las proporciones perfectas que crean una profundidad y equilibrios absolutos.

Bowmore Masters’ Selection ya se encuentra disponible en los principales mercados internacionales, incluido Reino Unido, Alemania, Canadá, EE. UU. y China, a un precio de 300 dólares (IVA y tasas excluidas).

https://www.drinksmart.com/reducing-drunk-driving-or-drink-driving

 

Notas de la cata:

COLOR: Caoba

OLOR: Dulce y de frutos secos con notas de miel de Manuka y jarabe de arce con praliné y avellanas asadas; se combinan con ricos aromas de cuero recién curtido, tabaco de puro, raíces de regaliz, tomillo seco y flor de brezo.

GUSTO: El rico y elegante jerez se fusiona con la turba cruda de Islay, mientras que el chocolate negro amargo, la pimienta negra y la salsa de caramelo se unen con la vainilla y los granos de café. Al mismo tiempo que un toque afrutado se define por las guindas y un toque de papaya.

ACABADO: Dulce, especiado y cálido en boca, con notas de especias de roble, crema de castañas y coco persistentes.