inicio
Sábado 16 de diciembre de 2017
23/12/2015
preparar para imprimir

El KH-7 Epsilon Team quiere hacer historia en el Dakar 2016

 

• Jordi Juvanteny y José Luis Criado buscarán su 13º triunfo de 6x6 a bordo del primer camión español que afronta el Dakar con sólo dos tripulantes. • “Ser sólo dos en esta edición es un verdadero desafío para nosotros pero también una enorme motivación y un valor añadido”, reconocen. • Ambos compiten juntos desde 1995, aunque el copiloto Criado es el español con más Dakar a sus espaldas: un total de 25, cifra que Juvanteny igualará en la próxima edición. • La marca líder en limpiadores de cocina ha despedido hoy a sus dakarianos Laia Sanz, Nani Roma y la inseparable pareja de camioneros.

Un año más, el KH-7 Epsilon Team volverá a formar parte de la caravana del Dakar. La pasada edición conquistó su victoria número 12 en la división 6x6 y la segunda plaza de Producción. Esta vez, el equipo se ha marcado un reto inédito: completar la prueba con sólo dos personas en la cabina del camión. Serán el piloto Jordi Juvanteny y el copiloto José Luis Criado que corren juntos desde 1995. En su caso, y nunca mejor dicho, la experiencia es un grado ya que entre ambos suman la friolera de 49 ediciones disputadas.

Criado se lleva la palma con 25 participaciones consecutivas, cifra que le convierte en el español con más Dakar a sus espaldas. Hoy ha sido uno de los protagonistas del acto organizado por KH-7 para despedir a todos sus pilotos dakarianos: Laia Sanz, Nani Roma y los tripulantes del camión.

“Ser el primer camión español en afrontar el Dakar con sólo dos tripulantes es un verdadero desafío para nosotros pero también una enorme motivación y un valor añadido. Tanto Juvanteny como yo deberemos ser multidisciplinarios, pero nos conocemos desde hace casi 30 años y esa sólida amistad nos ayudará a superar todos los problemas que se nos presenten por el camino”, explica el experto José Luis Criado.

La ausencia del navegante Enric González -miembro del equipo los últimos tres años- obligará a sus habituales compañeros de fatiga a realizar un esfuerzo extra durante las dos semanas de competición por Argentina y Bolivia. “Deberemos asumir las funciones del tercer tripulante. A mí, además de copiloto, me tocará ejercer la labor de navegante. Será un reto, aunque estamos absolutamente convencidos de poder superarlo”, afirma Criado.

Este notario andaluz afincado en Catalunya reconoce ser un adicto al Dakar: “Llevo 26 años participando y no me canso. Mantengo la misma ilusión y espíritu dakariano del primer día, porque es la aventura de mi vida. Esta edición, además, llevaremos nuestro mejor camión de los últimos tiempos y esperamos poder ganar por fin la categoría de Producción que se nos está resistiendo”.

El encargado de pilotar el MAN con los colores de KH-7 será Jordi Juvanteny, quien cumplirá sus ‘bodas de plata’ dakarianas. “Tengo muchas ganas de volver a vivir esta aventura, aunque somos conscientes de la dificultad añadida que significa ser uno menos en el equipo. Lo que hemos perdido a nivel humano lo ganamos a nivel mecánico y confiamos que, con las mejoras introducidas en el camión, podamos superar el reto un año más”, explica el piloto.

Dichas mejoras se centran principalmente en el motor y la centralita, traduciéndose en un incremento de 150 caballos. Juvanteny explica que “el aumento de potencia nos permitirá ir más desahogados y afrontar las zonas difíciles con mayor confianza. Pero, eso también es un arma de doble filo, ya que al ir más rápidos los percances pueden ser más graves y eso nos exigirá mayor concentración”.

En 2015 estuvieron a punto de abandonar al quedarse atrapados en las dunas de Copiapó. “Fue un momento crítico precisamente por la falta de prestaciones del camión. Pero aprendimos de la experiencia y salimos reforzados. Esperamos no volver a pasar por una situación así este año, ya que con un componente menos en el equipo cualquier operación será más complicada, como un simple pinchazo ya que una rueda pesa 150 kilos y tendremos que moverla sólo entre dos”, apunta el piloto de Sant Feliu de Llobregat.

Un año más, el KH-7 Epsilon Team compaginará la competición con las labores de asistencia rápida en carrera del Team De Rooy, circunstancia que no impide a Jordi Juvanteny marcarse objetivos ambiciosos: “Nos gustaría volver a ser el primer 6x6 clasificado y también nos hace ilusión ganar la categoría de Producción, aunque sabemos que nos tocará luchar muy duro por el nivel de nuestros rivales 4x4 y por la dureza del recorrido, con una parte totalmente desconocida para nosotros, ya que por primera vez los camiones competiremos en Bolivia”.

Juvanteny y Criado llegan preparados para sortear todos los escollos que se les presentarán durante el Dakar 2016, a celebrar del 3 al 16 de enero en Sudamérica, con más de 9.000 kilómetros. La pareja de KH-7 buscará su 13ª corona en la categoría 6x6 y cuarta consecutiva, después de la conseguida hace un año cuando concluyeron 37º en la general de camiones y segundos en la categoría de Producción.

Triple presencia de KH-7 en el Dakar

La marca líder en limpiadores de cocina volverá a tener triple presencia en el Rally Dakar. Por sexto año consecutivo, KH-7 contará con representación en los apartados de coches con Nani Roma, motos con Laia Sanz y camiones con el KH-7 Epsilon Team de Jordi Juvanteny y José Luis Criado.

Laia Sanz hizo historia la pasada edición al convertirse en la primera mujer que logra acabar esta prueba tan exigente entre los nueve mejores pilotos de motos. La de Corbera del Llobregat quiere seguir con su progresión en su sexto Rally Dakar y el primero que disputará como piloto oficial KTM Factory Rally Team, el equipo ganador en las últimas 14 ediciones. Llega mejor preparada que nunca al haber tomado parte en los raids TransAnatolia Rally, el Rally de Marruecos y el Merzouga Rally,  además de la Baja Aragón. Está pletórica de moral después de conquistar su cuarto título mundial de enduro y el número 17 de su carrera deportiva.

Nani Roma es toda una leyenda en el Dakar. Debutó en 1996 sobre una moto cuando la prueba se disputaba en África y, dos décadas después, sigue al pie del cañón como candidato a lograr el título de coches en Sudamérica. Hace dos años, se convirtió en una de las tres únicas personas capaces de lograr la victoria del Dakar tanto en dos ruedas (2004) como en cuatro (2014), junto al de otros dos nombres legendarios: Hubert Auriol (1992) y Stéphane Peterhansel (2004). Ahora, afronta su 20º aniversario dakariano con el deseo de volver a saborear las mieles del triunfo dentro de la estructura del potente equipo alemán X-raid, al volante de un Mini ALL4 Racing copilotado por Álex Haro.

 

 

 

 



BUSCAR EN ESTA SECCIÓN
Introduzca unas palabras para realizar la búsqueda en la sección "Al día". Si lo desea puede limitar los resultados por periodos de tiempo.
Desde:
Hasta: