inicio
Jueves 14 de diciembre de 2017
07/04/2015
preparar para imprimir

El Hotel Ritz de Madrid ofrece por primera vez en el mundo un copa a copa del mítico champagne Krug Clos du Mesnil

 
 
  

Clos du Mesnil, “el champagne que Dios ofrecía a los ángeles cuando habían sido excepcionalmente buenos” (Paul Valéry)

Ampliamente reconocido como un icono y uno de los mejores vinos del mundo, Krug vuelve a justificar su reputación con la apertura de su propio bar dentro del Hotel Ritz de Madrid, un lugar donde poder disfrutar de la excelencia de Krug Clos de Mesnil por copa.  

El hotel Ritz by Belmond es el escenario perfecto: un palacio barroco situado en el corazón de Madrid el cual, pasados cien años de su apertura, continúa ofreciendo orgullosamente a sus clientes sólo productos de gran calidad, con un servicio excepcional y un lujo exquisito.   

El marco idóneo para acoger al Krug Bar, el primer bar en España del champagne de champagnes, en el que la Maison pone al alcance de sus Krug Lovers la posibilidad de degustar una copa de Krug Clos du Mesnil sin necesidad de tener que adquirir una botella de este insuperable champagne. Una ocasión única en la que por primera vez a nivel mundial y de forma temporal, se podrá disfrutar del excepcional Clos du Mesnil por copa, a un precio de 150€.  

El concepto del lujo, del buen hacer, de la importancia de los detalles y de lo artesanal se unen para crear esta experiencia al más puro estilo de la Maison Krug.  Decía Paul Valery, escritor y poeta francés, que Krug era el “champagne que Dios ofrecía a los ángeles cuando habían sido excepcionalmente buenos”. En esta ocasión, La Maison Krug y el Hotel Ritz by Belmond ofrecen la posibilidad de transportar al cielo a aquellos que beban una copa de este delicado líquido dorado.  

De esta forma, la legendaria Maison de champagne refuerza el vínculo con sus admiradores permitiendo que todo aquel que desee vivir una experiencia única e indescriptible para el paladar, pueda disfrutar de una copa de Clos du Mesnil en el mejor de los ambientes: el Krug Bar del Hotel Ritz by Belmond.  

 

Clos du Mesnil  

Krug encarna la excelencia aristocrática de Champagne. En su perfeccionismo, resume los principales fundamentos de un vino de arte y de ciencia. Su Clos du Mesnil es un champagne de auténtica leyenda, elaborado a partir de las cepas de Chardonnay que crecen en un viñedo de apenas 1,85 hectáreas, situado en el corazón del pueblo de Mesnil-sur-Oger, uno de los más renombrados de la región de Champagne. Para poder preservar su estilo y sabor incomparable, la Maison Krug selecciona las mejores y más exquisitas uvas de este singular jardín.   

Krug Clos du Mesnil es único en todos los sentidos. Es la excepción a la regla del “assemblage” de Krug: producto de una sola cepa, una sola añada y un solo viñedo histórico.   

La pureza de la Chardonnay y los aromas minerales de este pequeño jardín se equilibran con un sugerente gusto a miel, característica particular de este champagne, siendo un preludio de frescura que palpita en el paladar y seduce a los sentidos. Complejo, fino, equilibrado, eterno... Los adjetivos no alcanzan para describir la magia de este champagne celestial que sólo se elabora en añadas absolutamente extraordinarias.  

 

La Maison Krug  

La única Maison que elabora sólo champagnes de Prestigio todos los años desde 1843. Los champagnes de Krug se caracterizan por la absoluta atención al detalle y la artesanía en el proceso de elaboración. 

La historia de la casa Krug ilustra la hermosa aventura de un visionario, Joseph Krug, quien entendió que la esencia del Champagne es el placer, ofreciendo a sus clientes lo mejor de cada añada, independientemente del impacto climático del año, evitando la espera de una buena cosecha para elaborar un gran champagne. 

La elaboración de los Champagnes de Krug se basa en un método absolutamente único en Champagne, marcado por la obsesión en el detalle y la búsqueda permanente de la excelencia.   

Un respeto absoluto por la individualidad de cada viñedo, una filosofía al servicio de la altísima calidad, la mezcla de vinos conocida como "assemblage", y el larguísimo tiempo de maduración de los champagnes Krug, son los elementos del proceso de elaboración artesanal de Krug desde 1843. 

No suelo hacer promesas, pero hay una que hago sin reservas ni duda alguna: nadie olvidará nunca la primera vez que probó Krug. Oliver Krug 

 

Hotel Ritz by Belmond   

Construido en 1910 y situado en el Triángulo de Oro de Madrid, este icónico hotel parte de la exclusiva colección Belmond, cuenta con 125 habitaciones y 42 suites, cada una de ellas con un diseño distinto y equipadas con todo lujo de detalles como sábanas de lino, alfombras realizadas a mano o baños de mármol. 

Un hotel de lujo que ofrece en el restaurante Goya, ubicado junto al hall del Hotel, una gastronomía del más alto nivel basada en las recetas más tradicionales de la cocina española con influencias de la cocina vasco francesa, un enorme respeto por una materia prima estacional y la perfección en el servicio. Al frente de la cocina se encuentra desde 2005 Jorge González, chef abierto al léxico culinario mundial, y, como responsable de su bodega, la enóloga Gemma Vela, ganadora del Premio Mejor Sumiller de la Real Academia de Gastronomía.   

 



BUSCAR EN ESTA SECCIÓN
Introduzca unas palabras para realizar la búsqueda en la sección "Al día". Si lo desea puede limitar los resultados por periodos de tiempo.
Desde:
Hasta: