inicio
Viernes 15 de diciembre de 2017
10/03/2015
preparar para imprimir

Cuatro sencillos pasos para convertirte en el hijo perfecto antes del Día del Padre

Se acerca el día del padre y llega el momento de hacer balance y analizar cómo va la relación con nuestro progenitor para saber si cumplimos los preceptos del buen hijo. Como lo importante es llegar a esa fecha con el camino más o menos andado, The Glenrothes te ofrece un breve y efectivo manual de instrucciones para cuidar el tiempo que compartís juntos: la materia prima de cualquier relación de calidad.  

  1. Escucha sus anécdotas como si te las contara por primera vez

Si algo tienen en común casi todos los padres es, sin duda, la mili. No se cansan de repetir una y otra vez las vivencias de aquellos largos meses fuera de casa en los que se forjaron grandes amistades, historias que has escuchado, sin duda, una y otra vez. Aunque te las sepas de memoria -incluso mejor que él- no se lo recuerdes, disimula y mírale fijamente con cara de interés (aunque en realidad estés pensando en la nueva coctelería en la que disfrutar de tu The Glenrothes este fin de semana). 

  1. Comparte sus aficiones, aunque sea una vez al mes

Comprar unas entradas para ver un partido de fútbol –aunque no te guste o no consigas entender qué es un fuera de juego-, que te enseñe a jugar al mus o ayudarle a completar su colección de monedas son pequeños detalles que, aunque no les des demasiada importancia, conseguirán sacarle una sonrisa. Si la última vez que pasasteis tiempo juntos fue cuando te enseñó a montar en bicicleta y te quitó las ruedas traseras, es hora de dar un volantazo y tomar las riendas del asunto para volver a pasar más momentos unidos. 

  1. Recopila la música de cuando era joven

Desde que tienes memoria, ha tarareado hasta la saciedad aquellas canciones de sus primeros bailes, pero no ha vuelto a escucharlas. Aprovechando que los vinilos vuelven a despertar pasiones, dadle vida juntos al tocadiscos y disfrutad de sus grandes temas mientras saboreáis un destilado de la calidad de The Glenrothes. 

  1. Ten (mucha) paciencia y explícale (una vez más) los secretos de su Smartphone

Desde que los móviles son táctiles le cuesta hasta contestar llamadas, pero no ha querido quedarse atrás y la tarifa de internet también ha llegado a su Smartphone. Le has explicado cómo mandar fotos al grupo de Whatsapp de la familia, y todavía te estás arrepintiendo de ello, pero aún y todo sigue teniendo dudas a la hora de navegar por internet. Respira hondo, siéntate otra vez a su lado y repasa todos los pasos, uno por uno, como cuando te enseñó por primera vez el abecedario y te escuchaba repetirlo sin impacientarse. 

Si resulta que el calendario se te ha echado encima y llegas a las puertas del 19 de marzo sin poder cumplir los preceptos del manual, The Glenrothes te ofrece la solución perfecta con la que conseguirás lucirte con un destilado único:

El Vintage 1968, madurado en barrica de roble durante 45 años y embotellado al alcanzar su momento de perfección en 145 únicas botellas con un diseño exclusivo.

 

Tallada a mano e inspirada en la icónica botella del whisky The Glenrothes, el tapón de la botella del Vintage 1968 está confeccionado con la madera de la barrica original. Sin duda, un regalo exclusivo que marcará la diferencia y te encumbrará con una Matrícula de Honor. Además, de forma excepcional, se ha colocado la etiqueta alrededor del cuello de la botella, firmada a mano por Gordon Motion, el Malt Master, numerada y fechada. Y para que pueda presumir de hijo y de joya, incluye un pedestal de madera como expositor. Porque este año el regalo debe ser inigualable, ya que como marca la filosofía de The Glenrothes es “Cuestión de madurez, no de edad.

 

Acerca de The Glenrothes

The Glenrothes es un whisky single malt de Speyside de excelente calidad, producido en la destilería The Glenrothes, fundada en 1879. The Glenrothes sólo se embotella cuando está listo, maduro y en su punto de máxima perfección.

De ahí nuestra filosofía y la verdad de nuestro producto: "Cuestión de madurez, no de edad". Esa es la razón por la cual, históricamente, The Glenrothes se embotella por añadas, no por edad.

Una añada es un whisky de The Glenrothes que se destila en un solo año y que se embotella solo cuando ha alcanzado su punto máximo de perfección (en términos de madurez). Esto no ocurre a una edad predeterminada ni lo marca el calendario. A veces, el malta está listo en tan sólo 10 u 11 años, y a veces no antes de 20.La gama disponible en España es el Vintage de 1998, Vintage 1991, Vintage 1987, Vintage 1975, Vintage 2001 y Select Reserve (un matrimonio de diferentes The Glenrothes maduros sacados de las añadas más significativas de nuestra casa).



BUSCAR EN ESTA SECCIÓN
Introduzca unas palabras para realizar la búsqueda en la sección "Al día". Si lo desea puede limitar los resultados por periodos de tiempo.
Desde:
Hasta: