Al día

La práctica deportiva puede ayudar a aliviar los síntomas de la dermatitis atópica severa


La Copa COVAP, iniciativa deportiva y educativa infantil promovida por la Cooperativa Ganadera del Valle de los Pedroches (COVAP), y el Hospital Universitario Reina Sofía (HURS) de Córdoba, centro colaborador en la octava edición de este proyecto, destacan que practicar deporte de manera regular y moderada contribuye a aliviar los síntomas de la dermatitis atópica, una enfermedad cutánea crónica que en su forma más severa afecta en torno al 20% de los niños con edades comprendidas entre los 6 y 12 años. Esta prevalencia en la población infantil se refleja en una reciente investigación elaborada de manera conjunta por varios hospitales españoles, donde también se concluye que su incidencia es mayor en varones.  

En este sentido, la doctora Gloria Garnacho, especialista en Dermatología Pediátrica en el HURS, explica que “la actividad física adecuada sirve para potenciar el desarrollo del cuerpo en los más pequeños, les ayuda a sentirse mejor gracias a las endorfinas que se generan durante el desarrollo del ejercicio, libera todo el estrés que provoca la dermatitis y contribuye a eliminar el estigma y el miedo a sentirse juzgado por los signos o eccemas que presenta esta afección al trabajar la integración en actividades de equipo”.   

Aunque la dermatitis atópica suele tener una predisposición genética, existen bastantes factores desencadenantes de este trastorno cutáneo caracterizado por provocar enrojecimiento de la piel y picazón. “Las infecciones, el polvo, los jabones, la contaminación ambiental, el sudor, los cambios de temperatura o la ropa sintética son algunas de las causas que alteran la barrera cutánea”, agrega la especialista Gloria Garnacho.

Se trata de elementos que han contribuido a que la incidencia de la dermatitis atópica se haya triplicado a nivel global y que su prevalencia vaya en aumento, como sostiene un estudio sobre los factores de riesgo de esta patología publicado en la revista internacional ‘Annals of Nutrition and Metabolism’. Asimismo, también influyen otros factores de riesgo igual de importantes como tener antecedentes familiares de eccema, alergia o asma.

A lo largo de sus ocho ediciones, la Copa COVAP ha desempeñado una completa labor educativa sobre la importancia de mantener hábitos de vida saludables en más de 25.000 niños y niñas de 10 y 11 años y 50.000 familiares a través de charlas pedagógicas impartidas por un equipo de psicólogos y nutricionistas en paralelo a las competiciones deportivas de fútbol y baloncesto. Como explica Manuela Pozuelo, responsable del proyecto de la Copa COVAP, “se hace hincapié en los beneficios del deporte a la hora de aumentar la motivación y confianza en los menores”.

 

Los niños atópicos también pueden hacer deporte

Aunque está demostrado que el 75% de los casos leves de dermatitis que se dan en la infancia desaparecen después de la pubertad, se trata de una enfermedad que es compatible con la práctica deportiva. En este sentido, desde la Copa COVAP y el Hospital Reina Sofía se ofrecen una serie de recomendaciones especiales para realizar deporte con esta afección cutánea, como:

 

  • Beber agua periódicamente y vaporizarse la piel con agua de espray para el sudor.
  • Utilizar ropa preferiblemente de algodón y no muy apretada, y zapatos que transpiren.
  •  
  • Tras hacer deporte se debe enfriar la piel con una ducha de agua templada y aplicar un poco de jabón con la mano (sin esponjas ni manoplas). Es aconsejable secarse sin frotar y, con la piel aún húmeda, usar una crema hidratante.
  • Utilizar los medicamentos indicados por los dermatólogos, tanto las cremas (hidratantes o emolientes) como las pastillas o jarabes.
  • En caso de picor intenso, no rascarse con las uñas sino apretarse con una toalla mojada, aportar frío, airear la zona y aplicar crema para las molestias. Respirar relajadamente.
  • Seguir una alimentación sana, equilibrada y cardiosaludable.

 

Del mismo modo, el carácter preventivo con el que cuenta el ejercicio estimula a los padres a la hora de inculcar a los más pequeños el hábito de realizarlo, ya que los progenitores “juegan un papel primordial cuando se trata de planificar tanto la educación como las actividades diarias de sus hijos”, especifica la doctora Gloria Garnacho.  

 

http://www.copacovap.es.