Al día

Paradores propone recorrer España a través de sus tapas


La tapa es uno de los grandes símbolos de la cultura española que se ha convertido en un atractivo turístico de primer orden. En Paradores se siente devoción por estas pequeñas joyas gastronómicas tan representativas de la gastronomía española. Por ello, la hotelera pública se suma, una vez más, a la novena edición del Día Mundial de la Tapa, que este año tendrá lugar el próximo jueves 23.

Paradores quiere dar a conocer entre sus clientes la riqueza y variedad de las tapas españolas a través de un recorrido por las más emblemáticas de cada región o comunidad autónoma. Así, por ejemplo, en los paradores asturianos se servirán “chorizos a la sidra”, en Castilla La Mancha “asadillo manchego con bonito”, “patatas revolconas” en los de Castilla y León, “empanada” en los gallegos o “migas de pastor en Extremadura”.

Esta es la relación de todas las tapas:

PARADORES

TAPA

ANDALUCIA

BOQUERONES EN VINAGRE Y ENCURTIDO

ARAGÓN

MAGRAS CON TOMATE

ASTURIAS

CHORIZO A LA SIDRA

CANARIAS

PAPA ARRUGADA CON MOJO

CANTABRIA

RABAS

CASTILLA LA MANCHA

ASADILLO MANCHEGO CON BONITO

CASTILLA Y LEÓN

PATATAS REVOLCONAS CON TORREZNILLO

CATALUÑA

COCA DE ESCALIVADA

CEUTA Y MELILLA

PINCHO MORUNO

EXTREMADURA

MIGAS DEL PASTOR

GALICIA

EMPANADA GALLEGA

LA RIOJA

CHISTORRA CON PIMIENTO

MADRID

CALLOS MADRILEÑA

MURCIA

MARINERA

NAVARRA

PIMIENTO PIQUILLO RELLENO DE BACALAO

PAIS VASCO

CROQUETA DE BACALAO

C. VALENCIANA

PATATA CON ALI OLI

 

Las tapas se servirán gratuitamente en los servicios de almuerzo y cena del próximo jueves, dentro del tradicional aperitivo de bienvenida con el que Paradores recibe en la mesa a sus clientes, y también como aperitivo en sus cafeterías. Un recorrido por la gastronomía española a través de sus tapas.

 

Paradores, la seguridad lo primero

Paradores ya tiene abiertos todos sus hoteles y espacios gastronómicos. Los establecimientos han permanecido cerrados desde el 15 de marzo ante la pandemia de coronavirus. La hotelera ha aprovechado los meses de cierre para reforzar todos sus protocolos de higiene y seguridad. Los procedimientos de Paradores siempre han sido muy rigurosos, pero ahora se han extremado yendo más allá de las recomendaciones oficiales. El objetivo de la cadena pública es convertirse en el destino turístico más seguro para velar por la seguridad de sus empleados y clientes.

La compañía pública hotelera ha sido siempre un referente en materia de calidad y fiabilidad y, ahora más que nunca, va a extremar las medidas de limpieza y desinfección en todos sus establecimientos. 

Los nuevos protocolos de seguridad se aplican en las zonas de trabajo y en las áreas que utilizan los clientes. En las recepciones, mamparas de distanciamiento, procesos más ágiles de check in y check out, desinfección de llaves y corners higiénicos con gel hidroalcohólico y mascarillas. En habitaciones, limpieza reforzada en los mandos a distancia de la televisión -que se estuchan tras ser desinfectados para cada nuevo visitante-, teléfonos, pomos de puertas, grifos o mandos de ducha.

En cuanto a los espacios gastronómicos, se han redoblado los controles en cocina y restaurantes, reduciendo los aforos para ampliar la distancia entre mesas y los cubiertos de cada comensal se disponen estuchados y previamente desinfectados. Las mercancías se limpian a su llegada al Parador en un punto de higienización y se desinfectan diariamente los. Así mismo, se piden declaraciones responsables a todos los proveedores de Paradores con el fin de garantizar que se han llevado a cabo los necesarios controles de seguridad en el origen y en el transporte de las mercancías.