¿Conoces el impacto medioambiental de tu alimentación?

El sector alimentario es responsable del 30% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero[1]. Sin embargo, solo el 9% de los españoles admite entender completamente cómo se vinculan las emisiones de estos gases con la producción de alimentos, según una encuesta elaborada por Violife, líder mundial en alternativas veganas al queso. Con motivo del Día Mundial de la Alimentación, desde la marca analizan el impacto climático de los alimentos de origen vegetal y animal, para concienciar sobre la importancia de nuestras decisiones en alimentación para proteger el planeta y las personas que lo habitan.

Si el conjunto de la sociedad española siguiera una dieta basada en vegetales durante un año, podrían ahorrarse alrededor de 1,7 billones de litros de agua, 10 millones de hectáreas de tierra y más de 62 millones de toneladas de CO2 al año, según el informe “Más allá de la carne” de ProVeg. En concreto, de acuerdo con un estudio del Foro Económico Mundial, la carne de vacuno y cordero se sitúan como uno de los alimentos que más contaminan, seguidos por la carne de cerdo, pollo y los huevos.

Este mismo estudió situó también la producción de queso lácteo como uno de los alimentos con mayor impacto de gases de efecto invernadero. Las variedades más populares de queso lácteo como manchego, cheddar, mozzarella, feta y parmesano producen entre 6,4 y 13,3 kg[2] de dióxido de carbono (eq) por kilo durante su ciclo de vida, según el estudio de la consultora de sostenibilidad Quantis. En comparación, los impactos climáticos de las alternativas veganas como Violife son sustancialmente más bajos y generan un 50% menos de emisiones de CO2.

Otro ejemplo es el de las margarinas vegetales. Upfield, la compañía de alimentación plant-based más grande del mundo analizó el ciclo de vida de sus margarinas vegetales como Tulipán, revelando que esta cuenta con un 81% menos de impacto climático en comparación con la mantequilla animal. Es decir, que por cada kg de Tulipán que se consume en lugar de mantequilla animal, se ahorran 18 kg de emisiones de CO2.

Por último, el desperdicio de alimentos es otro de los factores con mayor impacto, dificultando la consecución de una alimentación más sostenible y respetuosa a todos los niveles. Según recogen los últimos datos del Informe del Desperdicio Alimentario cada español tiró de media a la basura 28,21 kilos/litros de alimentos en el año 2021. Como consumidores podemos adoptar pequeños hábitos que luchen contra el desperdicio, nos permitan ahorrar y disminuir el impacto ambiental ejerciendo un consumo más responsable. La planificación del menú semanal, el reaprovechamiento de sobras o realizar la compra semanal con consciencia, analizando etiquetas y fechas de caducidad, son sólo algunos de los hábitos que podemos adoptar.

 

[1] Fuente: FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura)

[2] Violife 100% vegan alternative to cheese vs. dairy cheese in Europe, UK, US, Canada and Japan Life Cycle Asessement Technical Summary, abril de 2022, p. 5