Al día

‘Arteria coronaria’ es el cóctel con el que Tequila Curado, cuyo símbolo es el Alebrije, celebra el Día de Muertos


El Alebrije es un animal fantástico que representa el espíritu innovador y el alma creativa de Oaxaca, y que conecta con el lema de la festividad: ‘Viva la vida, viva la muerte’

Elaborado con una de las tres referencias de la gama de Tequila Curado: Tequila Curado Espadín, infusión de agave cocido en Tequila 100% puro de Agave y Tequila Blanco

 

Tequila Curado Espadín, uno de los tres integrantes de la gama de Tequila Curado, celebra el Día de Muertos con el cóctel ‘Arteria coronaria’, una mezcla de suavidad ahumada junto con Tequila Blanco de los Altos de Jalisco.

Los días 1 y 2 de noviembre son una fecha señalada, una celebración popular para honrar a los difuntos y celebrar la vida de los antepasados. Por este motivo, el cóctel ‘Arteria coronaria’, de sangre roja y brillante, invita a brindar por ellos, por lo que fueron y por su legado.

Fiel a su esencia mexicana, la botella de Tequila Curado Espadín refleja en su cuidada etiqueta un Alebrije, que precisamente conecta con el imaginario mexicano dado que es una artesanía de arte popular en forma de animal fantástico. Representa la región de la que proviene el agave, en el caso de Tequila Curado Espadín es el Puma Oaxaqueño, de alas furiosas y colores vivos, que representa el espíritu innovador y el alma creativa de Oaxaca.

Reflejando el color y la vitalidad propia de México, esta bebida de infusión 100% pura de agave, es perfecta para celebrar de forma genuina el Día de Muertos. Porque beber y buscar la calidad para generar experiencias memorables en un día tan especial van de la mano. 

 

Receta de ‘Arteria coronaria’:

  • 40ml Tequila Curado Espadín 
  • 15ml fino sherry 
  • 15ml zumo de limón 
  • 15ml zumo de frambuesas 
  • 15ml sirope de frambuesas 

 

Método de elaboración:

  1. Mezclar todos los ingredientes y agitarlos vigorosamente con hielo.
  2. Volcar todo el contenido (incluido el hielo) sobre un vaso alto o copa amplia.
  3. ¡Disfrutar en buena compañía!

 

En definitiva, brindar con ‘Arteria coronaria’ supone un viaje entre latidos: la vida y la muerte. El pasaje guiado por figuras artísticas y literarias como lo son los Alebrijes. 

¡Viva la vida, viva la muerte!