Al día

Cómo evitar el desperdicio y sacar la máxima rentabilidad a los alimentos

29 de septiembre Día Internacional de Conciencia de la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos

En la gestión de los restaurantes hay dos grandes aspectos que pueden marcar la diferencia en la cuenta de resultados: la planificación y la gestión del stock. Según datos de Too Good To Go, un bar desperdicia unos 3.000 € en comida al año, y a nivel medioambiental y social, también son cifras preocupantes: ocho millones de toneladas de comida acaban en la basura anualmente en nuestro país.

El 29 de septiembre se celebra el Día Internacional de Conciencia de la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos, precisamente para ser conscientes del impacto que tiene el despilfarro sobre tantas áreas y actores. Edenred, empresa creadora de Ticket Restaurant, y Too Good To Go, app que lucha contra el desperdicio de alimentos dando salida al excedente de comida diario de  restaurantes y otros comercios, recogen diez medidas para sacar el máximo partido a los alimentos a través de una mejor gestión en los restaurantes:

  • Amplía las opciones en cuanto al tamaño de las raciones y refléjalo en la carta. Indica si es posible pedir media ración o tapa, cuántas porciones se incluyen, si hay opciones de tamaño infantil... De esta forma, los comensales pedirán de acuerdo a su apetito y podrán calcular si van a consumir o no toda la comida.

 

  • Prueba y error: ¿qué es lo que más gusta? Fíjate en cómo vuelven los platos a la cocina, si se repite algún ingrediente, si no se consume la guarnición… Esto te ayudará a redefinir el plato y evitar que sobren alimentos. Es importante que el comensal sepa todo lo que va a encontrar en el plato y valore si hay ingredientes que quiere descartar.

 

  • Analiza las tendencias en alimentación. Según el Barómetro FOOD, que cada año pregunta a restaurantes y consumidores sobre sus preferencias en alimentación, más del 75 % de los restaurantes ha visto aumentar la demanda de menús y alimentos saludables en sus establecimientos. También ocurre con opciones vegetarianas, ecológicas o que prescinden de determinados ingredientes. Conocer estas tendencias te permitirá optimizar y adecuar la planificación en el medio y largo plazo.

 

  • Aprovecha productos de temporada. Son más frescos, más baratos y aportan más sabor. Emplea productos estacionales en distintas recetas y utiliza diferentes técnicas de cocinado para ofrecer variedad en la carta.

 

  • Elige proveedores de confianza y proximidad. De esta forma, te aseguras de que los alimentos vienen directamente del productor y tendrás más tiempo de conservación del producto.

 

  • Etiqueta los productos en el momento en el que entran a tu cocina. Así podrás dar salida a aquellos que lleven más tiempo y estén a punto de caducar. Utiliza en el menú diario los ingredientes perecederos que estén cerca de la fecha de vencimiento.

 

  • Ofrece la posibilidad de hacer reservas. Te permitirá optimizar la gestión de stock y hacer un estimado de la compra que debes realizar para cada día. Además, conociendo la hora exacta a la que va a consumirse, puedes ajustar los tiempos de preparación.

 

  • Apóyate en la tecnología. Hay aplicaciones que pueden ayudarte a marcar una gran diferencia en la gestión de los productos. Desde aquellas que te permiten tener controlado el stock, a otras que te ofrecen maneras de dar salida a los alimentos no consumidos.

 

  • Permite a los comensales llevarse a casa aquellos platos no terminados. Se trata de productos que, de otro modo, acabarían en la basura. En la medida de lo posible, opta por envases biodegradables o reciclables: son más respetuosos con el medio ambiente y contribuyen a reforzar la imagen de sostenibilidad de tu negocio.

 

  • Dedica tiempo a formar a tus empleados en técnicas de aprovechamiento de alimentos. Cada producto tiene una forma óptima de manipulación para aprovecharlo al máximo: cómo cortarlo, conservarlo, presentarlo…

 

Poner fin al despilfarro de alimentos es responsabilidad de todos y supone un importante ahorro para tu restaurante. Con estos pequeños cambios, los restaurantes podrán ver una importante diferencia en sus cuentas mes a mes.