inicio
Lunes 19 de noviembre de 2018
31/01/2018
preparar para imprimir

“Varsovia” ahora muestra su cara más divertida con una carta divida en tres apartados

 
 
      

Esta coctelería tan singular propone una divertida carta en la que los   bartenders Borja Cortina y Jorge Oliva junto con el resto del equipo dan rienda suelta a la imaginación.

Dividida en tres apartados -los imprescindibles de la clientela, los cócteles a examen y los sin alcohol más atractivos- prometen tragos todavía más fascinantes.

 

La maestría de un bartender es resultado de una mezcla perfecta entre talento, creatividad y pasión por el oficio. No es nada fácil alcanzarla, pero sí reconocer a los singulares alquimistas que la han hallado. Se les distingue porque sus creaciones respiran vida propia, como las de Borja Cortina y Jorge Oliva, que capitanean el equipo de la coctelería Varsovia (Calle Cabrales, 18. Gijón. Asturias. 984196842. www.varsoviagijon.com).

Su divertida carta cuenta con atractivas propuestas y formatos absolutamente sorprendentes. Y, además, ahora, se divide en tres apartados: los “imprescindibles” de la clientela, los “cócteles a examen” y unos “sin alcohol” muy especiales.

Apartado 1. “Los imprescindibles”.

El primer apartado recoge aquellas creaciones que más apasionan a la clientela, los best-sellers de Varsovia.  Entre ellos se encuentra el siempre fascinante Tokyo Blues -se hace con ginebra Jinzu, vermouth Noilly Prat rouge, Grand Manier, sirope de cereza, almendra y sake- o  el irresistible Ginger Rum Old Fashioned -con ron, azúcar moreno, naranja y jengibre entre sus ingredientes-.

 

Apartado 2. Los “Cócteles a examen”

En esta sección los carismáticos Borja Cortina -Mejor Bartender de España 2015 por la World Class Competition- y Jorge Oliva -semifinalista nacional en la Bacardí Legacy Cocktail Competition 2016- se han centrado en democratizar la alta coctelería a través de creaciones muy divertidas impregnadas de su especial sello. Por eso han apostado por formatos impactantes y sabores muy originales que sorprendan, pero que la clientela pueda entender.

Estos cócteles son cercanos y rompedores a partes iguales, y conquistan con sus ingredientes… y también con su historia. Como el dulcemente amargo El aire sabe a veneno, inspirado en una canción de Revólver con sabor a desamor (y a tequila); el Lolailan, genial versión flamenca del Long Island elaborada con fino y servida en una copa de vino vestida de sevillana; Cucurrucucú Paloma, que por supuesto lleva tequila además de bitter de habanero y lima; o el mítico Ticket to the American Dream, pasaporte de Borja al triunfo en la World Class Competition 2015.

La clientela estaba deseando probar esa intensa y suculenta mezcla de Bulleit Bourbon, sirope de cebolla, zumo de limón, salsa de queso cheddar y salsa barbacoa presentada en una caja de palomitas. ¡Y por fin podrán hacerlo!

 

Apartado 3. Los Sin Alcohol.

También hay un apartado especial para aquellos que no puedan beber alcohol o que quieran cuidarse. Los “sin alcohol” de Varsovia son sorprendentemente apetecibles, y tan divertidos como el Mocochinchi, inspirado en una bebida boliviana y preparado con orejones de albaricoque, canela, clavo, pimienta jamaicana, azúcar y soda. O el refrescante I wanna be Americano, con vermouth rojo desalcoholizado.

Para descubrir las demás sorpresas que depara la Varsovia más canalla no hay nada mejor que acercarse al impresionante espacio que ocupa -un edificio modernista de Manuel del Busto con vistas al mar- y dejarse seducir por la alquimia más tentadora. Abren todos los días de 16.00 h. a 03.30 h. (servicio en mesa hasta las 03.00 h.).



BUSCAR EN ESTA SECCIÓN
Introduzca unas palabras para realizar la búsqueda en la sección "Al día". Si lo desea puede limitar los resultados por periodos de tiempo.
Desde:
Hasta: