Al día

7 consejos para comprar online de forma segura

Actualmente, realizar compras online es más fácil que nunca. Los españoles somos conscientes de ello y utilizamos cada vez más el e-commerce para adquirir múltiples servicios: desde alquilar una película en nuestra plataforma de streaming favorita, hacer la compra semanal o pedir comida a domicilio.

Los datos evidencian esta tendencia. Según un informe elaborado por la Asociación Europea de Ecommerce*, en 2019 el número de usuarios que realizaron compras online se incrementó en un 20% en España. Asimismo, la tarjeta de débito o crédito se situó como el medio de pago preferido por los españoles para realizar compras online.

A medida que las compras online ya forman parte de nuestros hábitos, es fundamental asegurarse de que éstas se realizan de forma 100% segura. Visa, la tecnológica líder en métodos de pago, y las entidades financieras con las que colabora, se esfuerzan por garantizar la seguridad en las compras. Para ello, utilizan múltiples capas de seguridad con el fin evitar el fraude, proteger los datos y ayudar a recuperar el dinero en el caso de que se haya utilizado la tarjeta de forma fraudulenta.

Además, existen diversas medidas de seguridad que uno mismo puede aplicar para prevenir posibles fraudes:

 

1- Utiliza una forma segura, rápida y fácil de identificarte. La nueva regulación europea establece que los bancos comenzarán a aplicar más medidas de identificación cuando se realicen compras online, con el fin de asegurarse de que el pago proviene del titular de la tarjeta y no se trata de una estafa. Siempre que sea posible, introduce métodos como la huella dactilar o el reconocimiento facial en el móvil y en las aplicaciones bancarias. Estas medidas te facilitarán comprar online de una forma rápida y segura.

 

2- Busca la "s". En la web donde quieras realizar la compra, comprueba la URL para asegurarte de que comienza con "https://". La "s" al final garantiza una conexión segura.

 

3- Conoce los retrocesos de los cargos, también conocidos como "disputa". Estos contracargos son una forma que tiene tu banco de reclamar fondos a la entidad emisora de un comercio cuando no obtengas los bienes o servicios por los que has pagado con la tarjeta de débito o crédito Visa. Por ejemplo, si un vuelo pagado con Visa ha sido cancelado o la camiseta que has pedido te ha llegado tres tallas más pequeña y la tienda no acepta la devolución, puedes contactar con tu banco y realizar una reclamación de devolución de cargo. Los contracargos no son un derecho legal y, por tanto, no existen garantías, pero es positivo saber que esta opción está disponible y Visa requerirá al banco que, al menos, evalúe la reclamación de forma justa.

 

4- Ojo con las estafas de phishing. Cuidado con los correos electrónicos o llamadas telefónicas no solicitadas y de origen sospechoso. Pueden intentar robarte información personal como el número de cuenta, nombre de usuario y contraseña. En caso de duda, no hagas clic en ningún enlace ni descargues archivos que provengan de una fuente desconocida.

 

5- Actualiza el sistema y las aplicaciones. Instala el software más reciente en tu ordenador, tablet o móvil. Las compañías tecnológicas trabajan para mantener la seguridad de los usuarios y la actualización de tu software les ayuda a protegerte de las vulnerabilidades.

 

6- Activa las alertas de pago, ya que te permiten ver en tiempo real cuándo tu cuenta ha sido utilizada para una compra.  Avisa a tu banco si detectas pagos inusuales que creas no haber realizado. Visa cuenta con una política de "cero responsabilidad" que puede ayudarte a recuperar el dinero si alguien más ha utilizado tu tarjeta de forma fraudulenta.

 

7- Utiliza "tokens" y servicios de un solo clic para pagar de forma segura y fácil. Cuando introduzcas tu número de tarjeta en el móvil y en algunas aplicaciones de compra online, los datos de tu tarjeta a menudo se sustituyen por un "token" digital, lo que significa que los datos de tu tarjeta no se almacenan, manteniéndolos aún más seguros. En algunos comercios puedes utilizar pagos con un solo clic, lo que significa que sólo tienes que configurarlo, demostrar que eres el titular de la tarjeta y ya puedes comprar online fácilmente sin necesidad de insertar los datos de tu tarjeta en cada compra.