Al día

Las DOP, IGP y ETG del jamón, garantía para todos

• En 2019, se produjeron en España 19,1 millones de piezas de jamón bajo las figuras de calidad diferenciada • España cuenta actualmente con 5 DOP, 2 IGP y 1 ETG, que pronto se convertirá en una nueva IGP

Además de estar reconocidos en todo el mundo como productos seguros, nutritivos y de calidad, algunos alimentos producidos en Europa cuentan con una garantía adicional: las figuras de calidad diferenciada. Este listado, de más de 1.400 productos en toda la Unión Europea, recoge bajo los sellos Denominación de Origen Protegida (DOP), Indicación Geográfica Protegida (IGP) y Especialidad Tradicional Garantizada (ETG), aquellos productos que, por su calidad especial, propiedades y elaboración tradicional, son alimentos únicos y fuertemente ligados al territorio donde se producen.

Los productos agroalimentarios españoles cuentan actualmente con 192 de estas denominaciones, de las cuales, 7 corresponden a un alimento tan valioso y característico de la gastronomía española como el jamón. Así, el jamón ibérico cuenta con cuatro Denominaciones de Origen Protegidas: Guijuelo en la provincia de Salamanca, Los Pedroches en la provincia de Córdoba, Jabugo en la provincia de Huelva y Dehesa de Extremadura en las provincias de Cáceres y Badajoz. Por su parte, el jamón blanco cuenta con la Denominación de Origen Protegida Teruel y con dos Indicaciones Geográficas Protegidas: Trevélez en la provincia de Granada y Serón en la provincia de Almería.

En la actualidad y de acuerdo con los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de 2019, últimos datos disponibles, en España operan 174 industrias bajo estas figuras de DOP e IGP que producen más de 590.000 piezas de jamón, lo que representa un valor de más de 89 millones de euros. Del total de piezas de jamón comercializadas bajo estas figuras de calidad, se estima que el 32% corresponden a IGP y el 68% a DOP.

La producción ganadera y la industria cárnica asociadas a las DOP, IGP y ETG, así como la industria auxiliar y de servicios que las rodea, logra generar empleos que contribuyen a fijar la población y generar economía en zonas rurales que, de otro modo, se verían más seriamente afectadas por el despoblamiento.

Estas figuras de calidad proporcionan al consumidor información clara sobre las características y origen del producto, protegen la denominación para evitar el fraude y aseguran una remuneración justa por un producto con un alto valor añadido.

Jamón Serrano, una ETG que se convertirá en IGP

El jamón serrano, por su parte, cuenta actualmente con el reconocimiento de una Especialidad Tradicional Garantizada, que se encuentra en proceso de convertirse en una Indicación Geográfica Protegida; una figura que aumentará sus garantías y evitará que otros países puedan comenzar a producir este alimento, que representa a España alrededor del mundo.

Actualmente, dentro de esta ETG, hay 196 empresas, que producen 18,6 millones de piezas por un valor de 910 millones de euros.

El Congreso Mundial del Jamón aborda todos los años la situación de estas figuras de calidad diferenciada y 2021 no será una excepción, ya que representan más del 40% del jamón que se produce en España y son altamente valoradas por los consumidores. Además, representan la excelencia en la elaboración de este producto, distinguido y reconocido dentro y fuera de nuestras fronteras.