Boortmalt y BASF juntas para promover una agricultura climáticamente inteligente

La División de Soluciones Agrícolas de BASF y Boortmalt, el mayor proveedor de cebada maltera del mundo, han anunciado un programa conjunto para reducir las emisiones de CO2 asociadas a la producción de cebada en Irlanda. El proyecto piloto, el primero a nivel mundial que involucra toda la cadena de valor de la cebada maltera, ha empezado durante la campaña de 2022 y cuenta con 50 agricultores irlandeses seleccionados.

Boortmalt y BASF están proporcionando conjuntamente herramientas y plataformas que promueven prácticas para una agricultura climáticamente inteligente. De esta manera, las dos compañías están ayudando a los productores irlandeses de cebada a reducir sus emisiones de CO2 e incrementar las cantidades de carbono secuestrado para descarbonizar la agricultura y así contribuir a combatir el cambio climático.

Durante las actividades comerciales con sus agricultores, Boortmalt promoverá prácticas innovadoras que los productores podrán implementar como parte del Programa Carbono global de BASF y gestionar todos los datos relacionados. Al mismo tiempo BASF está desarrollando una plataforma digital conectada con xarvio® FIELD MANAGER. El objetivo de esta plataforma es recopilar todos los datos agrícolas necesarios y organizarlos de una forma que puedan cumplir con los requerimientos de los mayores organismos certificadores sobre carbono del mundo, como por ejemplo Gold Standard. De este modo la plataforma permitirá a los productores irlandeses de cebada generar certificados de carbono acreditados, que podrán comercializar libremente y así generar un flujo de ingresos adicional gracias a las prácticas sostenibles realizadas en sus explotaciones.

Los primeros resultados serán publicados durante el 2023 y se usarán para valorar oportunidades parecidas con otros agricultores en Irlanda y en más países.

El objetivo del proyecto piloto es impulsar la participación de los agricultores en la generación de certificados de carbono presentándola como un incentivo económico adicional para reducir las emisiones de CO2 en sus explotaciones. Boortmalt quiere comercializar los certificados generados junto con la cebada “baja en CO2” y reducir así sus emisiones a lo largo de la cadena de valor. La cebada cultivada de forma sostenible es malteada posteriormente en la destilería Waterford, situada en el sureste de Irlanda, y usada para producir un whiskey con una huella de carbono reducida galardonado con muchos premios.

“Gracias a la agricultura climáticamente inteligente y a sus prácticas resilientes o que permiten reducir las emisiones generadas en las explotaciones, podemos mitigar los efectos del cambio climático,” comenta Dirk Voeste, Senior Vice President Regulatory, Sustainability & Public Affairs de BASF. “Nuestra colaboración con Boortmalt demuestra cómo contribuir a mitigar los efectos del cambio climático es compatible con la generación de valor para la agricultura y representa un paso importante de nuestro Programa Carbono global, al que seguirán más.”

“Trabajamos constantemente para reducir nuestras emisiones de Alcance 3[1] en nuestra cadena de valor, objetivo que podemos conseguir solo a través de colaboraciones adecuadas,” afirma Inge de Winne, Chief Sustainability and Supply Chain Officer de Boortmalt. “En BASF hemos encontrado un partner innovador que ayuda a los agricultores a incrementar sus cosechas de forma sostenible, reducir sus emisiones de CO2 y mejorar la calidad de sus cultivos.”

Ambas compañías han fijado objetivos ambiciosos para ayudar a los agricultores a reducir las emisiones de CO2 derivadas del trabajo en sus explotaciones. La División de Soluciones Agrícolas de BASF, en su estrategia 2030, se ha comprometido a impulsar una agricultura sostenible, siendo uno de sus objetivos apoyar a los agricultores para que lleguen a reducir en un 30% las emisiones de CO2 por hectárea de cultivo producido. Boortmalt se ha comprometido a reducir en un 30% sus emisiones de Alcance 3 a lo largo de su cadena de valor hasta el 2030.

 


[1] Las emisiones de Alcance 3 son emisiones indirectas que afectan a la cadena de valor y que se producen por la actividad del emisor, pero que son propiedad y están bajo el control de un agente ajeno al emisor que informa sobre las emisiones Más información aquí.